Extremadura sigue en nivel de alerta sanitaria 2 y con transmisión incontrolada del virus. No obstante, se atisba una bajada en la incidencia acumulada a los 14 días, «pero aún debemos esperar para sacar conclusiones». Este descenso es debido fundamentalmente a que está disminuyendo la tasa de positivos entre los jóvenes de 15 a 29 años. De hecho, ahora mismo en la región la edad media de los contagiados ha descendido hasta los 32 años. Asimismo, el 97% de los positivos detectados son asintomáticos.

Son algunos de los datos ofrecidos este miércoles por el consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta, José María Vergeles, los cuales dibujan la situación epidemiológica de Extremadura en estos momentos.

La peor cara

Y en esta quinta ola el virus vuelve a mostrar su peor cara en las residencias de mayores. Esta semana, en solo tres días, el covid ha dejado dos fallecidos y 32 contagios en estos centros. Las víctimas pertenecían a la residencia de Don Benito, el hogar Santa Terera Jornet. Son una mujer de 94 años que aparece en el parte sanitario de ayer miércoles y un hombre de 71 años notificado en el parte del pasado lunes. En este lugar, además, hay 19 personas afectadas.

En los pisos tutelados de Pescueza hay cuatro casos, en la residencia de Torrejoncillo tres, y en la residencia de Jaraíz de la Vera, seis.

En total son cuatro centros en los que ha vuelto a aparecer el covid. Una de las medidas que se están llevando a cabo son pruebas PCR a los trabajadores cada 15 días. De momento no se plantea la suspensión de visitas familiares, «aunque es un tema que preocupa y se ha puesto sobre la mesa en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud», subrayó Vergeles, quien añadió también que «ni mucho menos» la situación en las residencias es la misma que antes de empezar con el proceso de vacunación.

En este sentido, otro de los asuntos que trataron en el pleno de la Interterritorial fue la posibilidad de hacer estudios de inmunidad entre los usuarios de los centros de mayores. «Extremadura ha solicitado que la ponencia de vacunas y alertas atienda la petición de las residencias privadas de que se vea el estado de inmunidad de los residentes, que fueron los primeros en vacunarse», aseguró Vergeles.

"La medida funciona"

En cuanto a la utilidad o no de aplicar cierres perimetrales en municipios con alta incidencia, y tras las críticas de algunos alcaldes cuando se ha tenido que imponer esta restricción en su localidad, el titular extremeño de Sanidad presentó un «estudio retrospectivo llevado a cabo por el SES que pone de relieve la eficacia de estos cierres, con un descenso medio a la semana de adoptar esta medida de 206,64 puntos de incidencia a los siete días, que se eleva a los 348,15 puntos cuando se levanta la medida», afirmó.

Asimismo, añadió que en el 80% de las localidades donde se ha aplicado el aislamiento, han bajado los casos; en el otro 20% no se ha producido ese descenso pero tampoco se han incrementado los positivos y la tasa se ha contenido. 

Vara: «Exigir ahora el certificado covid es matar moscas a cañonazos»

«No debería ser exigible hasta que el conjunto de la ciudadanía pudiera tener acceso al mismo a través de la vacunación. Pedir ahora mismo el certificado covid es matar moscas a cañonazos», manifestó este miércoles el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. «Prohibir el acceso a un determinado lugar porque no se ha tenido opción de vacunarse no pasa por ningún tribunal», añadió. «Es matar moscas a cañonazos --insistió--, pero sobre todo haciéndolo sobre las espaldas de los derechos fundamentales, otra cosa diferente es cuando todo el mundo haya tenido la posibilidad de vacunarse».

De este modo, el presidente autonómico planteó que quien tiene mayor movilidad es la gente joven, «por lo que si se les exige el certificado covid para entrar en determinados lugares éstos no lo podrán aportar sencillamente porque no lo tienen».

Por ello, Fernández Vara recalcó que bien se haría en «no inventar, toda vez que ahora es más necesario que nunca tomar decisiones con rigor». «Que nadie nos obligue a tener que estar tomando todos los días alguna decisión», apostilló.

En este sentido habría que destacar que otras comunidades, como por ejemplo Andalucía, sí ha planteado que el certificado digital sea necesario para entrar en los locales de ocio, aunque desde el Gobierno andaluz dicen que están a la espera de recibir el visto bueno de la justicia para ponerlo en marcha.