"Que le paguen 1.800 euros a un camarero y 3.000 a un cocinero que merezcan la pena, que sean productivos, verás como no hay problema. Pero claro, para eso hay que conseguir atraer a más clientes y facturar más. Debe existir un binomio entre trabajador y empresa. Ahora muchos están volviendo a la construcción, donde existe el mismo problema de cualificación: hay dos oficiales y 10.000 peones... Hay que formar a los trabajadores, cambiar el método». Así lo resume Antonio Martínez, presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Extremadura. Se refiere al problema que está viviendo ahora mismo la hostelería: la falta de mano de obra. Ocurre en todo el país, y en la comunidad el sector se resiente de la misma manera, sobre todo en localidades que donde el turismo es fuente de ingresos.

¿Cuáles son los ingredientes para llegar hasta ahí? La hostelería se convirtió en refugio del desempleo cuando empezó a quebrar la construcción, pero ahora el sector está repuntando a la vez que trabajar en bares y restaurantes se ha convertido en una situación inestable por el covid. 

«Cuesta entender cómo teniendo a 95.000 personas en el paro, falta de mano de obra»

Javier Peinado - Creex

Desde la Creex (Confederación Regional Empresarial Extremeña), su secretario general, Javier Peinado, explica:«Todavía queda gente en ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) en algunos locales, hay que recordar que ahora las terrazas están al 70%, que siguen las restricciones, pero es algo menor. Lo que cuesta entender es cómo teniendo a 95.000 personas en el paro, falta de mano de obra. Algo no se está haciendo bien. El problema de ausencia de personal está también en otros sectores (construcción, industria...) y es ahora cuando ha llegado a la hostelería. Y no se trata solo de que no haya camareros, es que no hay cocineros».

La réplica

A las declaraciones de Peinado responde Alejandro Alonso, de UGT: «La realidad es que se quieren hacer contratos de formación a profesionales. Y, claro, si vas a cobrar menos trabajando que en el paro, pues te quedas en el paro».

El secretario general de la Creex, esto es, la patronal, argumenta que los salarios que se abonan son los acordados por convenio, «son las condiciones que ese tipo de trabajos pueden ofertar». Además, subraya que el 70% de los desempleados que hay en Extremadura no tiene formación reglada obligatoria, «y eso afectada las condiciones laborales».

Situaciones de «fraude»

Asimismo, afirma que desde la Creex se persiguen y denuncian las situaciones de fraude (como horas extras no abonadas o pagadas en negro) y que en todo caso se trata de casos puntuales.

«Quieren hacer contratos de formación a profesionales o pagar salarios más bajos que el paro»

Alejandro Alonso - UGT

Pero desde UGT insisten en la «precariedad» y en que «agarrarse al convenio es solo una excusa». «Quieren esclavos, no trabajadores», lamentan. Y añaden: «Es un empleo que implica fines de semana, días festivos...».

También abundan en la idea de la «poca estabilidad» del sector tras la crisis sanitaria, «algunos de los que se refugiaron en la hostelería se han pasado ahora al comercio».

«Que le paguen 1.800 euros a un camarero y 3.000 a un cocinero que merezcan la pena, que sean productivos, verás como no hay problema»

Antonio Martínez - Asociación de Hostelería y Turismo de Extremadura

«No todo el mundo puede ser médico o abogado --apostilla el presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Extremadura--, también debe haber hosteleros, pero con formación y con condiciones laborales que sean atractivas».

En lo que todos coinciden es en la necesidad de cambio: «Algo estamos haciendo mal cuando la oferta y la demanda no cuadran», sintetiza Peinado.