Las voces políticas recuperan el protagonismo en los actos del Día de Extremadura, cuya celebración ha comenzado este martes con un sencillo acto institucional en la Asamblea de Extremadura marcado por las restricciones sanitarias y el recuerdo a las 1.874 vidas que ha sesgado la pandemia. Los discursos, que el año pasado no se pronunciaron para dar todo el protagonismo a una sociedad civil marcada por la irrupción del covid-19, se han trasladado del hemiciclo al Patio de los Naranjos, un escenario más acorde a las nuevas normas sanitarias que impone la pandemia: mascarilla, aire libre y un aforo limitado de cien personas entre diputados, autoridades, representantes sociales y de instituciones y galardonados.

Allí han resonado las continuas llamadas al diálogo para que Extremadura alce la voz, como dice la letra del Himno compuesta por José Pinilla e interpretado en esta ocasión por la Joven Orquesta Ciudad de Mérida. El objetivo común, que la región de las promesas olvidadas no se quede atrás en el que es quizá el momento más importante de nuestra historia reciente. El reto demográfico, la oportunidad de los nuevos fondos europeos, el desempleo (sobre todo femenino y juvenil), el precio de la luz y por supuesto, un tren digno que nos conecte con el resto del país han sido los alegatos de los líderes políticos, que también han reivindicado el orgullo de ser extremeño.

“Extremadura está en las mejores condiciones. Solo falta que nos lo creamos”, ha dicho el presidente, Guillermo Fernández Vara, que ha reivindicado una financiación autonómica justa y equidad fiscal entre autonomías para una adecuada distribución de la riqueza. Porque “unos servicios fundamentales iguales para todos significa vidas iguales para todos”, ha dicho. Pero también ha hecho una llamada a inversión privada, que a su juicio es la que traerá prosperidad y riqueza. "Los fondos europeos no son la purga de Benito, son una ayuda, pero la ayuda fundamental está en nuestra capacidad de asumir que los tiempos han cambiado y ahora no tenemos más enemigo que nosotros mismos", ha asegurado.

Para acometer este camino de oportunidades, fruto también del trabajo de muchas generaciones durante los últimos 40 años (esas que ahora se han visto azotadas por la crueldad de la pandemia), Fernández Vara ha pedido a la oposición consenso y acuerdos a medio y largo plazo en materia de vivienda, empleo y financiación.

Respecto a la primera, ha señalado que debe ser “la quinta pata del Estado del Bienestar” y una potente arma para luchar contra la despoblación. Y sobre la creación de empleo, ha reiterado su oferta para alcanzar un gran pacto por la FP. Pese al lastre del paro femenino y juvenil, ha destacado que en el caso del desempleo masculino la región sí ha logrado converger con la media y ya presenta déficit de mano de obra en construcción, sector al que se sumarán en breve la hostelería y el campo.

En relación al precio de la luz, Fernández Vara ha reconocido que “lastra” la economía, las empresas y los hogares, y en ese sentido ha abogado por medidas estructurales como la apuesta que desde hace años mantiene Extremadura por las energías renovables. “Si somos capaces de ofrecer precios por debajo de los actuales, podremos ver la llegada de empresas”, ha dicho el presidente, que de nuevo sitúa a la región en la casilla de salida hacia la revolución verde y digital.

 

La oposición tiende la mano

El líder del PP, José Antonio Monago, ha tendido la mano para impulsar las “reformas urgentes” que requiere la región: frenar la despoblación, combatir la pobreza y revertir el paro, entre otras prioridades como el tren. “Todos tenemos que estar a la altura de un extraordinario nuevo tiempo. No podemos salir divididos ni solos: necesitamos más que nunca consensos veraces y el andamiaje del Gobierno de España”, ha dicho en un tono más conciliador de lo habitual.

Monago también se ha referido a la importancia de las infraestructuras “que nos han sido prometidas y relegadas tantas veces", y de la educación, que es "la mejor herencia para nuestros hijos". A su juicio, la región no puede caminar hacia atrás cuando se va a hacer un reparto histórico de fondos y, asegura, su partido no será un “freno” para asentar esta viabilidad que es tan necesaria.

 El portavoz del Grupo Ciudadanos, David Salazar, ha instado a "alzar la voz" para pedir más "porque somos los que menos tenemos". "Por el hecho de nacer en Extremadura tenemos muchas veces que superar más adversidades, y el reto como región debe ser lograr que cualquier niño que nazca en Extremadura tenga las mismos oportunidades que el resto de españoles”, ha afirmado.

En la que ha sido quizá la postura más crítica, ha afeado que el Gobierno vaya a destinar 3.000 millones de fondos europeos a la ampliación de los dos mayores aeropuertos del país sin que los extremeños tengamos todavía un tren digno. “Es injusto”, ha reiterado Salazar, al igual que el hecho de que los extremeños estén pagando la factura más alta de la luz cuando "más energía y más limpia generamos". Y también ha criticado "a aquellos que desde Madrid proponen que los salarios en Extremadura sean más bajos que en le resto de España por ley para perpetuar nuestra pobreza y el poder de los señoritos".

La portavoz de Unidas por Extremadura, Irene de Miguel, ha subrayado que "Extremadura lo tiene todo para ser la actriz principal de los nuevos tiempos" y convertirse en la locomotora de la transición ecológica. “Solo hay que dejarla ser. Extremadura puede escribir la historia de su puño y letra. No necesita tutela de los despachos de Madrid, Bruselas, Canadá o Australia”, ha dicho para referirse a "los que desangran nuestra tierra, secan nuestros pantanos y dinamitan nuestras sierras para extraer minerales"

La portavoz de Unidas también ha pedido mucha memoria y no olvidar por qué el 25 de marzo debería ser el Día Extremadura, por qué Torrejón el Rubio sufrió el mayor accidente laboral de la historia de España y sigue sin hacerse justicia o por qué 14 de agosto de 1936 la Plaza de Toros de Badajoz se llenó de sangre.

Por su parte, la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín, ha reivindicado en la apertura del acto el “orgullo de ser extremeño”, expresado en la figura del deportista cacereño Alberto Ginés y su oro olímipico, las de Sofía y Candela interpretando el Himno de Extremadura, la lucha por un tren “que nos hemos trabajado nosotros” o hechos como que la región haya sido una de las primeras con mayor porcentaje de población vacunada frente al covid-19, su sistema sanitario, educativo, o que se haya convertido en “visitada y no solo en visitante”. "Ese futuro es el que hace posible creer en un adelante Extremadura", ha reiterado Martín.

En el acto también ha tomado la palabra el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, que como dirigente de la capital autonómica, ha reclamado que una parte de los fondos de recuperación los gestionen directamente los ayuntamientos.