Septiembre terminó con 381 parados menos en Extremadura. No es una caída histórica de la cifra de desempleados, pero sí lo es el hecho de que el descenso se produzca en ese mes, cuando desde el año 1996 que existen registros está ligado a datos al alza derivados del fin de las campañas agrícolas y también de la de turismo. El mes de octubre ha comenzado con 91.680 desempleados en Extremadura, lo que supone un leve descenso del 0,41% respecto al mes de agosto, del 13,5% en la comparativa interanual y el octavo mes de caída. El dato mejora también el del mes de septiembre previo a la pandemia: entonces había 97.404 desempleados.

El descenso es más acusado en todo caso a nivel nacional, con 76.113 parados menos (-2,28%) que en agosto y un descenso de 518.683 personas (13,73%) respecto al año anterior. Hay en total 3,2 millones de desempleados al cierre del verano.

A pesar del descenso en términos generales, hay un sesgo por sexos en los datos en Extremadura que penaliza también este mes a las mujeres, porque mientras que el desempleo cayó en 686 personas entre los hombres, se incrementó en el caso de las mujeres con 305 desempleadas más: hay 58.304 mujeres sin trabajo frente a 33.367 hombres. Parte de la explicación está en el comportamiento de los distintos sectores porque mientras que el desempleo se incrementó en la agricultura, la industria y el sector servicios, cayó en mayor medida en la construcción, que sigue siendo un sector muy masculinizado. Eso amortiguó, en todo caso, la caída general de la actividad que suele acompañar a septiembre, junto con la bajada en el colectivo sin empleo anterior. 

La temporalidad sigue dominando la contratación con solo un 4% de indefinidos en el último mes

Lo que no se recupera tampoco es la estabilidad en el mercado laboral, con un 96% de los contratos del último mes temporales: lo fueron 56.540, frente a los 2.334 indefinidos que hubo en septiembre. 

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, el dato del mes de septiembre empaña también el buen dato del desempleo con una caída del 0,83% que se traduce en 3.372 afiliados menos que en agosto (hay 404.900). Es el primer retroceso desde el mes de febrero, cuando la puesta en marcha de la vacunación y las primeras medidas de alivio en el comercio (y en menor medida en la hostelería) tras el parón por la tercera ola, marcaron la senda del repunte. La comparativa interanual sí registra un incremento del 2%, lo que suponen 8.000 afiliados más que en el septiembre del primer año de pandemia. Hay que tener en cuenta que estos datos incluyen a los 2.468 que aún están en ERTEs    (-255).

Hay aún 2.468 trabajadores en ERTE, lo que supone un descenso de 255 personas desde agosto

El secretario general de Empleo, Javier Luna, calificó la cifra de paro como «muy buena» porque «nos conduce a un cierre de año de manera positiva». Destacó además que se trata también de la mayor caída interanual en un mes de septiembre, «gracias a la recuperación» que han registrado en los últimos meses los sectores de la hostelería, el comercio, la construcción y la agricultura. 

Sindicatos y patronal

La secretaria regional de UGT, Patro Sánchez destacó el buen dato general aunque señaló dos problemas en el mercado laboral . «Nos preocupa el paro femenino y entendemos que hay que seguir apostando por políticas de empleo hacia la mujer porque aunque el paro bajó en los dos meses anteriores, ha vuelto a subir», incidió. Y junto a eso: «los contratos siguen siendo de 15 días, con lo que el mercado laboral no está estabilizado».

También desde CCOO valoraron que más allá del descenso de septiembre «persisten los viejos problemas de temporalidad, precariedad y desigualdad» cuya solución pasa, según señaló el sindicato «por derogar la reforma laboral».

Para el secretario de la Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex), Javier Peinado, el descenso del número de desempleados es «un elemento positivo», aunque señala como elemento negativo la caída de la afiliación: «Es muy preocupante, porque ese es el dato que marca realmente cómo está el mercado laboral y la evolución de la población activa». Junto eso incidió en otra cuestión que preocupa a los empresarios, como es las dificultades para cubrir sus ofertas de empleo «pese a que Extremadura cuenta con casi 92.000 parados».

Reacciones

PSOE: El portavoz de Empleo del Grupo Socialista en la Asamblea, Juan Antonio González, auguró que «lo mejor en esta tierra está por llegar» y lo vinculó con la «estabilidad y la seguridad» del ejecutivo regional. «No es casualidad que Extremadura lleve siete meses de creación de empleo ininterrumpida», dijo. 

PP: El portavoz de Empleo del Grupo Popular en la Asamblea, Javier Cienfuegos, lamentó que la región tendrá una recuperación «muy lenta» al bajar el desempleo el pasado mes de septiembre en 381 personas, lo que calificó como «leve descenso», a lo que unió que la afiliación ha descendido en 3.000 personas.

CS: «En esta región contamos con un gran problema que es el 50% de paro juvenil y femenino, a lo que se une que el Gobierno socialista no pone en valor la experiencia de los mayores de 50 años que se convierten en parados de larga duración», lamentó la diputada de Cs encarna Martin.

Unidas por Extremadura: El diputado de Unidas por Extremadura, Joaquín Macías destacó que se mantienen «problemas estructurales», como la contratación temporal y el paro femenino e instó por ello a aprovechar los fondos europeos, las inversiones del Estado, y propios presupuestos regionales para «reducirlo drásticamente».