Los rezagados no lo van a tener fácil en este puente del Pilar. Es casi imposible conseguir una habitación en ciudades como Cáceres o Mérida y el turismo rural espera una ocupación por encima del 70%, lo que supone instalarse en valores próximos a los datos prepandemia en el primer puente sin restricciones de aforos o movilidad, que es además uno de los puentes que más espera el sector en Extremadura por las buenos datos que deja tradicionalmente. Las perspectivas están dando alas a los empresarios para este otoño y se muestran optimistas, dentro de la cautela que desde hace tiempo atraviesa cada estimación y más aún si no es a muy corto plazo. El puente del Pilar se espera muy bueno, el resto, «dependerá de cómo vaya evolucionando todo, de que no surjan brotes, de que no haya pasos atrás», subrayan. 

 De momento el panorama no tiene nada que ver con el de hace un año. Entones las perspectivas no eran malas, pero el viernes previo al puente se produjo una cascada de cancelaciones derivadas de la decisión de varias comunidades (entre ellas Madrid, de donde proceden buena parte de los turistas que llegan a la región) ante la escalada de contagios. Extremadura no limitó los movimientos, pero las restricciones en las otras regiones impedían a los clientes llegar a los alojamientos que tenían contratados y el puente se fue al traste, pasando de una previsión en torno al 80% a cifras por debajo del 50% y que estuvieron soportadas en gran medida por los extremeños que buscaron destinos dentro del límite regional. En los meses sucesivos la situación solo fue a peor en el sector con medidas que se fueron endureciendo en la región hasta que con la entrada en 2021 llegaron los cierres perimetrales de todos los municipios y las limitaciones de aforo de seis personas no convivientes y más tarde de cuatro personas en la región.

Cambio de escenario

Ahora el escenario es distinto. Empezando por que el 87,4% de la población diana en España está vacunada y la incidencia de casos de covid va cayendo ya por debajo de 50. Con ese marco, la previsión del sector turístico es que el cliente nacional seguirá avanzando en desbancar al extremeño en los establecimientos de la región y que las cifras se irán aproximando en general a las de un otoño sin pandemia. Ayer la plataforma digital de reservas Escapada Rural situaba en el 62% la ocupación de alojamientos turísticos rurales en Extremadura para el puente, lo que supone 25 puntos más que en 2020. El sector extremeño, en todo caso, eleva la previsión. 

«El puente viene muy fuerte y estamos muy contentos. A principios de semana la ocupación ya estaba en torno al 60% y la previsión para el fin de semana era superar el 70%», apunta Victoria Bazaga, presidenta de la Federación Extremeña de Turismo Rural (Fextur). No es solo que el nivel de ocupación sea alto sino que los establecimientos (tanto rurales como urbanos) empiezan a llenarse marcando ya los precios máximos propios de la fecha.

«Siempre prevalece el turismo rural en estas fechas, pero le urbano va a registrar muy buenos datos en Cáceres, Mérida, Badajoz y Plasencia, con cifras muy próximas al 2019», destaca Manuel Moreno, presidente de la Confederación Empresarial del Turismo en Extremadura (Cetex). Antonio Martínez, de Setex, destaca el impulso que supone para el sector «las ganas de salir. «Hay mucho movimiento y creo que tendremos buenos datos en lo que queda de año», asegura.

Todo a favor

Las empresas turísticas analizan que todos los factores juegan favor de este puente en Extremadura: Se juntan las ganas de salir, el primer puente tras eliminarse las restricciones por la pandemia en todos sitios y el primer fin de semana de caza, que mueve en torno al 60% del turismo en las zonas cinegéticas de la región. En enclaves como Cáceres, al tirón de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad, se unen además estos días el inicio del rodaje de la precuela de Juego de Tronos, que (junto a los equipos técnicos y artísticos) también se espera que atraiga a muchos seguidores de la saga en el próximo mes. «Hace una semana que no hay quien encuentre una habitación en Cáceres. Ha sido un buen verano, pero hace mucho tiempo que no se veía algo así», reconoce Alejandro Picardo, director del Extremadura Hotel en Cáceres.

 La perspectiva siempre es buena en otoño, pero más allá del puente las cifras de octubre se esperan también especialmente buenas y lo atribuyen al tirón del rodaje en marcha. «Es un colchón muy importante», dice Picardo. 

Hasta el 100%

En Mérida también celebran un puente que dará continuidad a los buenos datos del verano con el reclamo del Festival de Teatro Clásico y el Stone como complemento a la ciudad. «Las expectativas son muy positivas. Arrancamos en el 95% este viernes, para llegar al 100% el sábado y el domingo y lunes tener un 90%. Pero seguimos recibiendo peticiones de reservas», señala Daniel del Amo, vicepresidente de la Asociación de Hoteleros de Mérida y director del Parador. Madrid y Andalucía aportan el grueso de los visitantes, pero tanto en Cáceres como en Mérida celebran además el goteo de extranjeros que empiezan a llegar a ambas ciudades. «Es una muy buena noticia que vuelva a despertarse el interés de los extranjeros», valora Del Amo. 

Los buenos datos de reservas tienen además un efecto inmediato en el empleo: «Estamos recuperando puestos de trabajo, rescatando a trabajadores que no teníamos con las ocupaciones tan bajas», insiste el director del Parador de Mérida. 

Las reservas también tiran del resto de eslabones de la cadena del sector turístico y uno de los primeros en sentirlo son las empresas de actividades, que llenan la agenda de los clientes que no solo buscan el destino. «Para este puente tenemos un 95% de reservas en las actividades», apunta Eduardo Calzas, de la empresa Monfragüe Natural, que oferta rutas en 4x4 por el parque nacional y o el Valle del Jerte, rutas senderistas y algo de Kayak. La clientela ya procede principalmente de Madrid, Cataluña y Andalucía y, como en el turismo en general, aunque aún se mantiene parte del flujo de extremeños que sostuvo al sector el año pasado, va en retroceso. «No está normalizada la situación, pero estamos en el camino y se van recuperando los flujos», analiza. Y de momento el camino parece despejado.

Sin limitaciones, pero con muchas precauciones

No restricciones de movimiento y tampoco de aforo que pongan límites al sector turístico, pero la mayoría de los establecimientos si mantienen en pie los protocolos del Instituto de Calidad Turística y muchas precauciones más allá del uso obligatorio de la mascarilla que se mantendrá aún en vigor por un tiempo. 

«Pasan gran cantidad de clientes. Hay que ir abriendo, pero poco a poco sin dejar de cuidar la salud», dice el portavoz de los hosteleros de Mérida, Daniel del Amo. Por eso, la mayoría de establecimientos no agotan el 100% del aforo tal y como recomendó el consejero de Sanidad José María Vergeles tras anunciar el fin de las restricciones. «Este puente es la prueba de fuego», valora Manuel Moreno, de Cetex.

El filón turístico de la caza

No hay una estadística detallada pero en el sector turístico aseguran que la en zonas como la Sierra de San Pedro o las fincas del sur de Extremadura la temporada de caza que se inicia este fin de semana aporta el 60% de las pernoctaciones en las casas rurales y un buen puñado también en los hoteles de las principales ciudades. «El despegue del turismo rural nos ha afectado un poco, pero el turismo de caza siegue siendo un buen cliente de fin de semana», reconoce Alejandro Picardo del Extremadura Hotel. 

Y parece que los primeros cazadores ya están este fin de semana en Extremadura porque la campaña arranca este sábado y tras el fiasco de la anterior (frente a las 1.600 monterías que puede haber en un año normal no se alcanzó el millar) por las restricciones de movilidad hay muchas ganas. «Va a ser una magnífica temporada de caza. La gente está deseando salir y las empresas están deseando comenzar después de lo complicada que fue la campaña anterior. Además, el turismo internacional se está empezando a recuperar y eso es fundamental porque todos los años nos llegan clientes de toda Europa», apunta Nacho Higuero, empresario de caza y presidente Aprocex, la asociación que aglutina al sector. El 98% de las orgánicas ya tendrán las primeras monterías este fin de semana por toda Extremadura.