El pleno de la Asamblea de Extremadura volverá a debatir mañana miércoles la disolución del Ayuntamiento de Alburquerque, en virtud de una propuesta de impulso presentada por Cs para dar una salida a la «caótica» situación que vive el consistorio, con trabajadores que llevan once meses sin cobrar. Además de esta propuesta de impulso, la formación naranja preguntará también al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, sobre si su ejecutivo va a tomar alguna resolución con respecto al ayuntamiento alburquerqueño, que sufre asimismo cortes de luz y agua por impago, lo que afecta a los servicios que presta a sus ciudadanos.

Al respecto habría que recordar que el pasado sábado la Junta de Extremadura manifestó que «hay que esperar» a que las acciones de tutela abiertas por el Ministerio de Hacienda den su fruto «antes de adoptar una decisión completamente excepcional» como es la disolución de la corporación local.

De hecho, esta medida, que sólo puede adoptar el Consejo de Ministros, a iniciativa propia y con conocimiento del Consejo de Gobierno de la comunidad correspondiente o a solicitud de éste y, en todo caso, previo acuerdo favorable del Senado, sólo se ha adoptado una vez en la historia de la democracia.