El consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles, cree que "todos" recibiremos una tercera dosis de la vacuna frente al covid-19, que en cualquier caso debe aprobarse en el seno de la ponencia que reúne al ministerio y las comunidades autónomas. “Tiene pinta de que todos nos vamos a poner la tercera dosis, pero lo vamos a ir haciendo como se ha hecho en la Estrategia de Vacunación”, ha considerado este viernes en rueda de prensa.

Los mayores de 80 años, los residentes y los pacientes inmunodeprimidos son los que ya han comenzado a recibir el pinchazo de refuerzo, que esta semana se ha anunciado también para la franja de 60 a 69 años y el personal sanitario. Según Vergeles, en este último caso "se aprobará más pronto que tarde", todo apunta que la próxima semana. Con respecto al primer grupo, faltaría por inmunizar a un 25% y con respecto a los segundos, serían unos 165.000 extremeños.

El consejero ha explicado que esta dosis de refuerzo no se debe a que las vacunas pierdan eficacia: se ha observado que a los cuatro meses las defensas bajan al 50% frente al contagio, pero no así respecto a los casos graves y las muertes. “Hay que valorar que las dos dosis de la vacuna y la unidosis de Janssen siguen con unos altos porcentajes para evitar casos graves y mortalidad. Por esa cierta caída de lo que son los contagios es por lo que se recomienda esa tercera dosis”, ha asegurado.

En este sentido, ha explicado que actualmente el patrón de contagio en edades es muy alto en la franja de población no vacunada, coincidente con la edad pediátrica (entre los menores de 11 años la incidencia supera los cien casos por cien mil habitantes a 14 días), algo que repercute en la generación de sus padres y abuelos, que sí tienen posibilidad de complicaciones graves.