Los cuatro grupos parlamentarios en la Asamblea han registrado un total de 1.304 enmiendas parciales al proyecto de presupuestos autonómicos para 2022 presentado por la Junta de Extremadura que de aprobarse, moverían un importe de 504 millones en las cuentas del próximo ejercicio. En concreto, el PP ha presentado 718 enmiendas parciales que mueven 155 millones de euros; Ciudadanos, 254 enmiendas parciales por 114 millones; Unidas por Extremadura, 279 enmiendas por alrededor de 200 millones, y el PSOE, 53 enmiendas que mueven 35 millones.

Los grupos de la oposición, que mostraron ayer su voluntad de «diálogo» y «consenso», esperan que no se veten enmiendas en la correspondiente Comisión de Hacienda y Presupuestos, y que todas lleguen vivas al debate de presupuestos, cuyo importe asciende a la cifra histórica de 7.000 millones de euros, que se celebrará los días 22 y 23 de diciembre.

El PSOE estudiará todas las enmiendas presentadas porque su deseo es que las cuentas «salgan adelante con el mayor apoyo posible», si bien pide que sean «realistas y constructivas», según el diputado Jorge Amado, quien explicó que las enmiendas socialistas «perfeccionan y fortalecen los ejes principales» de las cuentas. Entre las enmiendas socialistas destacan las encaminadas a una administración «más ágil», a «reducir aún más» el pago a proveedores que se sitúa en «una media de 14 días», a impulsar el tejido productivo con la mejora de la competitividad de las empresas, las escuelas de segunda oportunidad y favorecer el retorno del talento, además de actuaciones en la red de infraestructuras viaria, incluida la continuación de la EX-A1 desde Moraleja hasta Portugal.

Por su parte, el diputado del Grupo Popular Luis Alfonso Hernández Carrón precisó que en el importe de sus enmiendas, si se tuviesen en cuenta las «ampliaciones» y cuantías «plurianuales», en lugar de 155 millones, se moverían «290 millones de euros». Las enmiendas del PP son la «alternativa» a las políticas socialistas de «ruina para las familias, autónomos y pymes», intentan «amortiguar» los efectos de las mismas «priorizando la inversión, bajando los impuestos y fomentado la creación de empleo». Las propuestas de los populares pasan por garantizar «un reparto equitativo entre las dos provincias», la creación de un fondo de contingencia para localidades que entren en situación de quiebra técnica, una paga extra covid para sanitarios y un millón de euros para el ‘El Ejercicio Te Cuida’, entre otras.

Coincidencias

Coinciden algunas con las de Ciudadanos, como las referidas a la EX-A1 Moraleja-Monfortiho, la estación ferroviaria intermodal en Capellanía de Cáceres, la segunda fase del Hospital de Cáceres y el reconocimiento de los derechos laborales de los empleados públicos, como «la carrera profesional» y los «atrasos de la subida salarial del 2 %». El parlamentario José María Casares remarcó que las peticiones de la formación naranja pasan «por mejorar la vida de los extremeños, cambiar el modelo productivo» de la región y por un mayor «control de los fondos europeos».

La portavoz de Unidas por Extremadura, Irene de Miguel, explicó que sus enmiendas están dirigidas «a reforzar los servicios públicos esenciales, crear oportunidades laborales, especialmente para la juventud, y crear el mayor escudo social del país» en una región con una de las mayores tasas de pobreza. Se refirió a la subida del complemento autonómico de las pensiones no contributivas a 500 euros, una dotación de 34 millones para reforzar la Atención Primaria y la Atención Especializada, 10 millones para las plantillas docentes, y 8 millones para aumentar la red de centros públicos de 0 a 3 años, entre otras.