Prudencia hasta saber qué dicen las autoridades sanitarias y cómo evoluciona el virus y, sobre todo, la nueva variante ómicron. Pero mientras tanto, la tendencia es plantear estas Navidades de una manera similar a como era la vida antes de la pandemia. Al menos es lo que está ocurriendo con la vuelta de los cotillones para celebrar por todo lo alto la última noche de 2021, otro año que ha estado marcado por el covid.

La Junta de Extremadura ha recibido hasta el momento oficialmente cinco solicitudes para organizar estos eventos por parte de locales de fiesta de Badajoz, Cáceres, Montijo, Alburquerque y Mérida. Aún no hay respuesta porque no saben qué contestar. La premisa es esperar a que desde la consejería de Sanidad se dicten las directrices (o no) de cara a las próximas fiestas.

Después del puente

De momento desde la Administración regional advierten de que si todos los años la respuesta a estas peticiones llegaba justo después del puente de la Constitución, esta vez probablemente se retrasará más. De manera que la versión que transmiten ahora mismo es que todo está en el aire.

Por su parte, de forma paralela, los locales de ocio preparados para estos eventos de Nochevieja ya están vendiendo sus entradas y en la mayoría de los casos agotándolas. Como ejemplo, el famoso cotillón de Aralia, establecimiento situado en el Complejo Álvarez, en Cáceres. Hace tres semanas abrieron la ventanilla y en pocas horas volaron los tíckets, a 50 euros cada uno, después de largas colas de jóvenes con ganas de ocio nocturno.

El ‘Plan de Navidad’

Habría que recordar el antecedente de 2020. Desde la consejería de Sanidad se aprobó un Plan de Navidad con el objetivo de flexibilizar las restricciones en el hostelería para, entre otros motivos, permitir las cenas de empresa algunos días.

Pero ni siquiera dio tiempo a que se pusiera en marcha; la Junta lo tuvo que retirar porque la incidencia del virus empezó a dispararse y hubo que volver a medidas más duras.

La situación ahora es muy distinta porque más del 95% de la población tiene la vacuna contra el covid y, aunque en los últimos días los casos han subido, no ha aumentado la presión hospitalaria. 

Muñoz Sanz: «Hay que decirle a la gente que no se meta en la boca del lobo»

«Es un incordio lo que está pasando, pero se debe actuar con prudencia y sentido común, y no sobra repetirlo hasta el hartazgo, no hace falta que las autoridades nos restrinjan, aunque hay muchos que ni aún así. Hay que decirle a la gente que no se meta en la boca del lobo». Así se expresó ayer en declaraciones a la agencia Efe el doctor experto en enfermedades infecciosas Agustín Muñoz Sanz. «El mes de enero será un reflejo fiel de lo que se haga durante diciembre», sentenció.

La petición ya está hecha: vía libre para los días 24 y 31

Libertad horaria para las noches del 24 al 25 de diciembre y del 31 al 1 de enero. Incrementar una hora el cierre de toda la hostelería los jueves 9 y 16 de diciembre; y que sean dos horas para los jueves 23 y 30 de diciembre. Y extender también esas dos horas extra todos los viernes y sábados desde el 10 de diciembre hasta el 2 de enero. Por último, que la noche del 5 al 6 de enero los bares también puedan estar abiertos dos horas más.

Esa es la petición que se ha hecho desde la Asociación de Hostelería y Turismo de Extremadura y desde la Creex (Confederación Regional Empresarial Extremeña). El secretario general de esta última, Javier Peinado, aseguró la semana pasada que los horarios ya estaban negociados con la Junta y aprobados, aunque no quiso decir cómo quedarían (posteriormente la Asociación de Hostelería mandó un escrito con la petición elaborada). Desde la Junta no se manifiestan al respecto y prefieren, de momento, continuar guardando silencio.

Siguiendo el calendario propuesto, este próximo jueves sería el primero en el que los establecimientos podrían abrir una hora más.