Extremadura ya ha empezado a probar el sistema centinela que se utiliza para el seguimiento de otras enfermedades infecciosas, como la gripe, para su aplicación con el covid-19. Así lo desveló ayer el consejero de Sanidad, José María Vergeles, después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, planteara cambiar el método de seguimiento actual para empezar a tratar la enfermedad generada por el SARS-CoV-19 como una patología endémica. Esto supondría cambiar la forma de evaluar el coronavirus, usar otros parámetros diferentes a los actuales, pasar a tratarla como una enfermedad endémica y no dar datos diarios ni tan exhaustivos sobre su evolución entre la población. En su lugar, una red de vigilancia compuesta por médicos centinelas serían los que recogerían muestras sobre el covid y los que analizarían los datos y calcularían el comportamiento de la enfermedad. 

Y eso es lo que ya ha estado probando Extremadura. Vergeles señaló ayer en sus redes sociales que la comunidad está preparada para cambiar a esta nueva métrica para el coronavirus y que ya se han realizado simulaciones «en sombra» durante varias semanas epidemiológicas que han dado «buenos resultados».

El cambio de estrategia debe abordarlo primero el Ejecutivo con los responsables del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y, aunque de entrada hay alguna sociedad científica del colectivo médico que no lo ve con buenos ojos, en Extremadura se defiende el cambio. 

«Las cifras reales del covid están muy por encima de las cifras oficiales»

Guillermo Fernández Vara - Presidente de la Junta de Extremadura

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, abogó ayer por aplicar al covid el sistema de medición centinela que se ha aplicado «toda la vida a otras enfermedades infectocontagiosas, lo cual no tiene nada que ver con quitarle importancia a la variante ómicron del virus», dijo el presidente tras ser preguntado por periodistas en Mérida. El líder regional señaló que esta metodología es defendida por «muchos científicos y muchos expertos», ya que existe una manera de contar la incidencia de la enfermedad cuando estaba circunscrita a una parte de la población y otra para cuando está generalizada como ocurre en la actualidad.

Cifras de contagio por covid en Extremadura

En este sentido, precisó que a la cifra de contagios oficiales habría que sumar la de aquellas personas que se están realizando las pruebas y no están comunicando que son positivos, «con lo cual las cifras reales están muy por encima de las cifras oficiales».

Por ello, «para ser más objetivos», abogó por pasar a un escenario diferente de contaje muy basado en el sistema de vigilancia centinela que ya se aplica a otras enfermedades de transmisión infectocontagiosas. No obstante, aclaró que «eso no tiene nada que ver con quitarle importancia a ómicron», ni con reducir ninguno de los requisitos que hay que seguir respetando «para seguir cuidándonos y seguir cuidando», recoge Efe. 

Como ejemplo, citó que cuando se contabilizaban 35.000 contagios de gripe en algunos años, 15.000 fallecidos y 3.000 enfermos en UCI no era porque se fueran contando uno a uno cada día, sino porque existe «un sistema centinela absolutamente objetivo que te permitía sacar las conclusiones». Además, advirtió de que el conteo diario actual mete a los ciudadanos en un «bucle» en el que parece que solo existe la covid, condicionando «en gran medida» al sistema sanitario y evitando que pueda dar respuesta a otras patologías. «Hay que ir sacando del ambiente que el covid es el centro de nuestras vidas, porque no tiene que seguir siendo el centro de nuestras vidas», concluyó el presidente.