Llamada de atención de las organizaciones agrarias extremeñas ante la falta de agua en Extremadura. La organización agraria UPA-UCE Extremadura reclamó ayer a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) medidas urgentes ante la «fuerte sequía que registra la cuenca y que pone en peligro la campaña de regadío de este año», señala en una nota.

Tras el tanteo previo de reparto de agua que ofrece la CHG para la campaña de riego 2022, la zona «más perjudicada», según UPA-UCE, es la del Canal de Orellana, donde los usuarios de las cuatro comunidades que la integran deberán hacer frente a esta campaña de riego con tan solo el 20% de los 467 hectómetros cúbicos totales concedidos. Ante esta situación, esta organización agraria se ha reunido ya con agricultores de las Vegas Altas del Guadiana, quienes le han trasladado su desconcierto ante esta situación.

Desde UPA recuerdan que los regantes extremeños han hecho una importante apuesta por la gestión sostenible, eficiencia y modernización de los regadíos y «su esfuerzo debe ser reconocido». «Somos conscientes del momento por el que atravesamos debido a la falta de agua, pero aceptar esa situación es asumir que vamos a poner en jaque la economía y el empleo de más de 30 municipios de Badajoz y Cáceres», añade la organización, que recuerda que esta zona concentran 60.000 hectáreas de regadío y más de 6.000 agricultores.

Por ello, lamentan que a los problemas de los bajos precios y la subida de los costes de producción, a los regantes de esta zona se les plantea ahora «la incertidumbre de si habrá o no suficientes aportaciones a los embalses para llevar a cabo una campaña de riego normal». 

Por su parte, la organización agraria La Unión también alertó ayer de la situación y anunció que convocará una tractorada desde las Vegas Altas del Guadiana a Mérida para el 1 de febrero si no se constituye urgentemente la Mesa de la Sequía. En una nota de prensa, señala que tras las últimas lluvias caídas en la cuenca del Guadiana Occidental, los pantanos tienen un volumen de agua disponible para riego de 475,71 hm3 a fecha del 10 de enero de 2022, lo que supone el 36,79% del volumen de concesión de una campaña normal de riego.

Futuro muy difícil

La organización asegura que por lo avanzado del invierno y teniendo en cuenta las previsiones de lluvia será muy difícil que esta próxima campaña se pueda realizar una campaña normal de riego, sobre todos los regantes del canal de Orellana, que con una penalización de 258 hm3, van a ver como 44.050 has se van a quedar sin regar.

Por ello, La Unión, tras reunirse con comunidades de regantes y personal de la CHG, ha celebrado esta semana una asamblea informativa con agricultores representantes de los municipios de influencia del Canal de Orellana y llegó al acuerdo de convocar un acto de protesta en Mérida ante Presidencia de la Junta. El objetivo de convocar la Mesa de la Sequía es que se aprueben los criterios de reparto de agua, ayudas económicas a los agricultores afectados por no poder regar ante la falta de agua, apoyo a entidades asociativas agrarias por la falta de actividad como consecuencia de la escasez de agua para riego, permiso de riego de pozos en aquellas parcelas que existan y exención de impuestos a los agricultores y superficies afectadas por la sequía.