El Servicio Extremeño de Salud (SES) ha detectado los primeros casos de la variante ómicron silenciosa del covid-19 en Extremadura. El 100% de las muestras aleatorias secuenciadas pertenecen ya a la variante ómicron y dentro de esta, en la última semana se han detectado un 0,8% de casos que pertenecen al linaje denominado 'silenciosa o sigilosa'.

La secuenciación no tiene consecuencias clínicas, pero "hay que estar pendientes por si se generan nuevas mutaciones", ha explicado este jueves el consejero de Sanidad, José María Vergeles, en rueda de prensa. Las primeras evidencias apuntan a que esta variante es muy transmisible y a la vez difícil de detectar con determinadas pruebas diagnósticas ya que no cuenta con una mutación característica en un gen, de ahí su nombre de sigilosa o silenciosa.

Según Vergeles, tampoco parece que sea de mayor gravedad que la ómicron original, por lo que las previsiones de Salud Pública apuntan que la incidencia acumulada del covid-19 siga disminuyendo en Extremadura durante las próximas semanas.  

Pese a la generalización de los test de antígenos y las pruebas de autodiagnóstico en la sexta ola, Vergeles ha defendido la fiabilidad de los estudios que se realizan en España y Extremadura para conocer qué variantes del covid-19 están en circulación en cada momento.

Te puede interesar:

Se realizan, según ha explicado, a través de una PCR selectiva que detecta determinados elementos del virus de forma inmediata, entre ellos las mutaciones, y permite clasificarlas hasta que la secuenciación, que lleva un decalaje de dos semanas, consolida esos datos. "Estas PCR se hacen al azar, por lo que la solvencia estadística es importante y el margen de error pequeño", ha asegurado.