Kiosco

El Periódico Extremadura

ENTREVISTA Juan Carlos Moreno Director de la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste

30 años de la Fundación Yuste: "La Fundación ha contribuido a la construcción europea"

Juan Carlos Moreno, director de la Academia de Yuste. EL PERIÓDICO

Dirige la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste desde el 2016. Tras cumplir 30 años, afronta el futuro convencido de los valores de tender puentes entre Europa e Iberoamérica.

¿Para qué se crea la Fundación en el año 1992, con qué propósitos?

La Fundación se constituyó el 9 de abril de 1992 con el deseo de contar en Extremadura con una Academia que, al modo de lo que ocurría en la Grecia clásica, fuera un foro que acogiera a personalidades de reconocido prestigio intelectual y cultural para que reflexionaran sobre Europa y su futuro y, a la vez, pudieran transmitir sus enseñanzas y vivencias, atesoradas a lo largo de una vida, a las jóvenes generaciones. Y para ello se eligió el Monasterio de Yuste, un lugar de memoria europea. Durante estos treinta años, la Fundación ha sido una de las muchas instituciones que ha contribuido al proceso de construcción europea mediante numerosas acciones en los ámbitos de la cultura, la investigación, la educación y el compromiso social para tratar de conseguir el sueño perseguido durante siglos: una Europa en paz, próspera, estable, libre, democrática, solidaria con los más débiles y respetuosa con la diversidad; una Europa organizada y viva que, conociendo y asumiendo las grandezas y errores de su pasado, se dirija confiada al futuro como un tiempo de convivencia pacífica.

 Acaba de cumplir 30 años. ¿Esos propósitos iniciales se han cumplido?

Europa es un proyecto en continua formación, al igual que lo es la Fundación. Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto sino gracias a numerosas realizaciones concretas que creen una solidaridad de hecho, afirma la Declaración Schuman, y eso mismo ocurre con la Fundación: hemos recorrido mucho camino y estamos orgullosos de lo hecho hasta ahora pero igualmente pensamos que queda mucho por hacer. Ojalá podamos decir un día que la Fundación carece ya de sentido por haberse alcanzado los objetivos que perseguimos. De lo hecho hasta ahora podemos destacar que en Yuste hemos reunido a algunos de los intelectuales más importantes de las últimas décadas: escritores e historiadores como Umberto Eco, José Saramago, Paul Preston y Carmen Iglesias; intelectuales y científicos como Margarita Salas, Valentín Fuster y Hans Küng; personalidades políticas españolas e internacionales como Václav Havel, Gaston Thorn, Federico Mayor Zaragoza, Marcelino Oreja, Ramón Jáuregui, Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Rebeca Gryspan; artistas como Antonio López y Mstislav Rostropovich. Todos ellos han pasado por Yuste y han transmitido sus enseñanzas a miles de jóvenes de todo el mundo que se han desplazado hasta Extremadura para aprender de ellos. También explicamos a los niños y niñas de Enseñanza Secundaria qué es el proceso de construcción europea, qué razón de ser tiene la Unión Europea y la cooperación necesaria entre Europa e Iberoamérica.

¿Cómo contribuye la Fundación a la unión de Europa e Iberoamérica?

Extremadura es la región europea más americana y —me atrevería a decir— la región americana más europea. Nuestra doble vocación viene recogida en nuestro Estatuto de Autonomía que expresa el deseo de Extremadura de ser una región solidaria con cada rincón del planeta. En 2017, la Fundación, que sólo era de ámbito europeo, se fusionó con el Centro Extremeño de Estudios y Cooperación con Iberoamérica, creando una potente fundación perteneciente al sector público fundacional de la Junta de Extremadura que bajo la presidencia de honor de Su Majestad el Rey tiene como misión ser lugar de encuentro entre Europa e Iberoamérica para contribuir a la promoción de la democracia, el respeto a los derechos humanos, el fomento de la paz y la concordia internacional y a procurar el desarrollo integral, armónico, equilibrado y sostenible de todos los pueblos y naciones, especialmente mediante la promoción de la cultura, la investigación, la difusión del conocimiento, la integración social y la promoción del multilingüismo. Desde entonces, todas nuestras actividades están enfocadas a relacionar esas dos regiones del mundo que lejos de ser opuestas son complementarias. Por ello resulta lógico que la Fundación tenga dos de sus sedes en los monumentos históricos que más representan el carácter euro-iberoamericano de Extremadura: el Monasterio de Yuste y el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe.

"Nuestra principal apuesta es tender puentes entre Europa e Iberoamérica"

decoration

¿De qué forma ha puesto a Extremadura en el mapa internacional?

La Fundación Yuste es una fundación extremeña pero también es una fundación internacional. Tenemos cuatro sedes en Extremadura y una quinta en Bruselas. Durante todo el año mantenemos numerosos contactos con universidades e instituciones de toda Europa e Iberoamérica y fruto de esas relaciones es la afluencia de alumnos y de profesores a Extremadura. Durante el último año se matricularon más de mil alumnos universitarios, procedentes de 27 países y de 47 universidades, para asistir a los cursos impartidos por 209 profesores europeos y americanos. Así mismo, el Premio Europeo Carlos V, por su gran prestigio, sitúa a Extremadura, cada 9 de mayo, en los medios de comunicación internacionales.

¿Cómo cree que ha contribuido la Fundación al desarrollo de la región y de la comarca de La Vera en particular?

La Fundación Yuste es un dinamizador intelectual y económico. En cuanto a lo primero, son miles los alumnos que han completado parte de su formación académica en Yuste. Mención especial merecen los que culminaron sus tesis doctorales aquí, seleccionados entre los mejores expedientes académicos de Europa, y que hoy, miembros de la Red Alumni de Yuste, trabajan en algunas de las instituciones europeas más prestigiosas. Siempre tienen un recuerdo a lo mucho que Extremadura contribuyó en la culminación de sus estudios de postgrado. Y económicamente dinamiza La Vera por la cantidad de visitantes que acuden al Monasterio, en especial con motivo de la entrega del Premio Europeo Carlos V, agotando a veces la oferta hostelera de La Vera.

¿Cree que los valores y el trabajo de la Fundación llegan a la ciudadanía?

El hecho de que las actividades de la Fundación se dirijan preferentemente a la población universitaria no quiere decir en modo alguno que cualquier persona no tenga acceso a las mismas. A través de la página web de la Fundación retransmitimos en directo nuestras actividades. Es tan sencillo como seleccionar qué actividad pasada o presente le interesa a cada cual. Y lo mismo ocurre con nuestro Boletín de la Academia de Yuste, que recoge artículos de opinión y que se distribuye mensual y gratuitamente a quienes lo solicitan. Ese es el trabajo que realizamos. Estamos abiertos a todos los ciudadanos y quien quiera participar en cualquiera de nuestras actividades lo tiene muy sencillo y lo puede hacer desde su casa. Y los alumnos que deseen asistir presencialmente durante una semana de verano a nuestros cursos internacionales, puede solicitar una de nuestras becas. 

"La Fundación Yuste es un dinamizador intelectual y económico"

decoration

El premio Carlos V es sin duda la actividad de mayor repercusión internacional y la categoría de los premiados ha aumentado su prestigio, ¿es la principal apuesta de la Fundación?

Pienso que el Premio Europeo Carlos V, junto con el Premio Carlomagno que se entrega en Aquisgrán, son los dos galardones más prestigiosos de Europa de los que tienen por finalidad premiar a personalidades e instituciones que se hayan distinguido por su contribución al conocimiento general y engrandecimiento de los valores culturales e históricos de Europa o al proceso de integración europea. El Premio lo han recibido algunas de las personalidades europeas más relevantes del último cuarto de siglo. Por orden cronológico, Jacques Delors, Wilfried Martens, Felipe González, Mikhail Gorbachev, Jorge Sampaio, Helmut Kohl, Simone Veil, Javier Solana, José Manuel Durão Barroso, Sofía Corradi —Mamma Erasmus—, Marcelino Oreja, Antonio Tajani, los Itinerarios Culturales del Consejo de Europa y Angela Merkel. El próximo 11 de mayo lo recibirá el Foro Europeo de la Discapacidad. Me gustaría destacar que parte de la dotación económica del Premio se destina a la concesión de diez becas a alumnos de doctorado de cualquier universidad europea que estén investigando sobre el tema que proponga la persona o institución premiada, lo que posibilita reunir en Yuste cada año a diez excelentes doctorandos europeos que no se conocen, que están trabajando sobre un tema común y que conviven durante una semana junto con eminentes profesores en un entorno natural tan privilegiado como es el de La Vera. Para mí, el Premio Europeo Carlos V es el acto más relevante de la Fundación por su trascendencia, que abarca a toda Europa, pero sin embargo creo que la principal apuesta de la Fundación es la labor cotidiana de tender puentes entre Europa e Iberoamérica que lleva a cabo a través de numerosas actividades, más de cien al año, en el ámbito de la educación y la cultura.

¿Qué puede suponer para la Fundación la reciente candidatura del monasterio de Yuste al sello del Patrimonio Cultural Europeo?

El Monasterio de Yuste será el candidato de España a la concesión de este prestigioso sello que otorga la Comisión Europea. Hay que destacar que en el proceso de selección que ha realizado el Ministerio de Cultura se valora la belleza del monumento y su importancia histórica, pero especialmente se tienen en cuenta las actividades culturales y educativas relacionadas con Europa que se llevan a cabo en el mismo, y en este sentido el Monasterio de Yuste es insuperable. Quien organiza y gestiona todas esas actividades que dan vida al Monasterio es la Fundación Yuste. Yo lo comparo con la concesión de las estrellas Michelin en el ámbito de la gastronomía. Si te las dan tendrás más público pero a la vez te exigirán más esmero y trabajo. Esa excelencia es la que deberemos mantener si se concede al Monasterio de Yuste el Sello del Patrimonio Cultural Europeo, y si no se le concede mantendremos igualmente, y con idéntica ilusión, el trabajo en busca de la excelencia.

¿Qué retos se plantea de ahora en adelante, hacia dónde va a ir la Fundación?

Nuestro reto es el día a día. Hacer nuestro trabajo cada día mejor que el anterior. Somos un equipo relativamente pequeño, veinte personas, pero con una gran preparación y dedicación. Tengo el privilegio de dirigir a un equipo de auténticos profesionales que se desviven por su trabajo y gracias a su empeño consiguen que salgan adelante retos tan importantes como los que afrontamos. Estoy convencido de que el trabajo seguirá dando sus frutos, continuando con nuestra tarea de que Extremadura sea una auténtica bisagra que engarce a Europa e Iberoamérica.

Compartir el artículo

stats