Kiosco

El Periódico Extremadura

Plan de ajuste del banco tras integrar a Liberbank

Unicaja retrasa cierres de oficinas que tenía previsto hacer este mes en Extremadura

La entidad ya se lo ha comunicado a los ayuntamientos de Valverde de la Vera, Torrecilla de los Ángeles, Perales del Puerto, Eljas o Navas del Madroño. En principio se pospone hasta junio

Protesta en Navas del Madroño, ayer, contra el cierre de su única oficina bancaria. EL PERIÓDICO

Unicaja Banco pospondrá el cierre de oficinas que tenía previsto realizar en el plazo de unos días en varias localidades extremeñas. La decisión, que no ha sido confirmada por la entidad, ya se le ha comunicado a ayuntamientos como los de Valverde de la Vera, Torrecilla de los Ángeles, Perales del Puerto, Eljas o Navas del Madroño. Fuentes sindicales apuntan que desde la empresa hay orden de no cerrar de momento en “ningún pueblo”, y que la medida podría afectar a las 26 sucursales que estaban incluidas en la segunda fase de reordenación de la red comercial que ha puesto en marcha Unicaja en el marco de la integración de Liberbank. La idea, se agrega, sería retrasar las clausuras hasta mediados de año, cuando estaba previsto materializar la tercera etapa del ajuste, que incluye otros 38 cierres en la comunidad autónoma. Las mencionadas fuentes criticaron asimismo el estrés al que se están viendo sometidos los trabajadores de estas oficinas a causa de los “bandazos” del banco.

“Es una buenísima noticia, de momento no se cierra la oficina”, señaló Esperanza Mayero, alcaldesa de Valverde de la Vera, después de recibir esta mañana la llamada de un responsable de la entidad, una novedad que iba a apresurarse a comunicar a sus vecinos “para que la gente no siga quitando cuentas”. La sucursal iba a dejar de estar operativa desde el próximo día 21 pero, en principio, seguirá abierta hasta junio, tras lo cual “posiblemente se agencie”, aventuró Mayero, ya que hay interés por hacerse cargo de ella. “Tiene que seguir abierta sí o sí. Si no, qué hacemos con la gente mayor que no sabe leer o escribir, o con la que no tiene tarjeta”, se preguntó. La razón que se le ha dado desde Unicaja para dilatar la medida es que de momento no se va a cerrar allí “donde no haya otra entidad bancaria” prestando servicio. En este caso, además de a Valverde de la Vera , se atiende a clientes a Viandar de la Vera y Talaveruela.

También hasta junio permanecerá la oficina de Unicaja en Torrecilla de los Ángeles, según resaltaron desde su consistorio, que cuenta ya con que a partir de ese momento “pasará a un agente colaborador”.

Unos 300 vecinos de Navas del Madroño salieron a la calle ayer para pedir que no cierre la única oficina bancaria que hay en este municipio, y que atiende dos días a la semana, martes y jueves. Hoy se les ha informado que “Se pospone, aunque no nos dan fecha”, aseguró Manuel Mirón, alcalde de esta población cacereña. Un cambio de planes que, al menos por ahora, evitará que tengan que recorrer veinte kilómetros en coche (diez de ida y otros tantos de vuelta hasta Brozas) para poder recibir atención presencial en otra sucursal, detalló Mirón, que contó emocionado cómo había recibido esta mañana la noticia una mujer mayor del pueblo. “Su marido ha fallecido, sus hijos no están aquí y los pocos ahorros que tiene están ahí”.

“Aquí prácticamente todo el mundo se ha cambiado ya a la agencia del Banco Santander”, detalló Antonio Bellanco, alcalde de Eljas. “Menudas colas se han estado formando los lunes y viernes, que es cuando vienen, para sacar las cuentas”, agregó. Esta mañana se le llamó desde Unicaja para transmitirle que “hasta mediados de junio” continuará abierta su oficina. La primera comunicación “oficial” que tiene del banco sobre sus planes, lamentó. 

Como “un parche”, calificó el aplazamiento del cierre “hasta el verano” Andrés Manzano, alcalde de Perales del Puerto, uno de los municipios más activos para exigir no quedarse sin oficina. “Lo ideal es que nos dijeran si van a seguir o no, pero esto no es una garantía real”, adujo, por lo que se seguirá con las gestiones para intentar que se instale en esta localidad otra entidad bancaria.

La de Alía era otra de las oficinas que estaba previsto clausurar este mes. Su alcaldesa, Cristina Ramírez, no ha tenido de momento ninguna comunicación por parte de Unicaja. Tampoco aguarda con interés la posible continuidad de un banco que “desde el primer momento se ha portado muy mal” y “nos ha engañado”. “No se puede tratar así a la gente”, aseveró Ramírez, que también indicó que se está en conversaciones con otras entidades.

Compartir el artículo

stats