De los cinco millones que había disponibles en Extremadura para la reconversión y modernización del sector hortofrutícola en 2020 solo se aprobaron finalmente ayudas por 7.200 euros, lo que supone un 0,14% de la cuantía disponible; o lo que es lo mismo, que el 99,8% de esos cinco millones no llegaron a destinarse a la mejora y modernización de explotaciones agrarias mediante la realización de nuevas plantaciones de especies frutícolas en Extremadura, como pretendía la convocatoria que se lanzó a finales de 2020. Los datos los ha dado este martes el director general Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio Javier Gonzalo Langa, en la comisión de Agricultura, en respuesta a una pregunta del diputado de Ciudadanos, Fernando Baselga, quien criticó «errores de planteamiento» en el diseño de la convocatoria. 

«Las ayudas se consensuaron con el sector en todo momento», defendió Langa. Según explicó, las trataban de dar respuesta a las dificultades que atravesaban los productores de fruta por los bajos recios y la subida del salario mínimo. La Junta se sentó con el sector para evaluar sus necesidades y «entre las peticiones se habló de una reestructuración para que las variedades que no funcionaban en el merado fueran sustituidos por otras», ha señalado el director general, quien ha atribuido el escaso interés que suscitó después al convocatoria de ayudas al hecho de que se obligara a realizar un arranque previo de las variedades que se pretendían sustituir para evitar «una sobreproducción»; y también a las limitaciones que imponían los fondos europeos a los que estaban consignadas, puesto que al tratarse de fondos Feader ligados al plan de desarrollo rural, solo podían acceder explotaciones prioritarias, pero no otras como demandaba el sector. Abrirlo a otras explotaciones habría requerido de la autorización de Bruselas y «habría demorado más de un año las ayudas», explicó Langa.

Hasta 10 millones

El paquete de 5 millones de euros era la primera convocatoria de una ayuda de 10 millones que se aprobaron en 2020. La resolución del primer paquete de ayudas se publicó el pasado mes de febrero, y solo se concedieron dos ayudas por 7.200 euros de un total de 9 solicitudes que se presentaron. Hubo tres solicitudes 3 rechazadas por no alcanzar la puntuación exigida, otra por no cumplir con el requisito de edad, dos tuvieron calificación desfavorable y hubo una beneficiaria renunció.

El resultado «no fue el esperado» por la Junta, aunque el objetivo de las ayudas se consensuó con el sector

Para Gonzalo Langa el resultado «no ha sido el esperado» y como consecuencia puso de manifiesto las «dudas» de la Junta a sacar el segundo paquete de ayudas pendiente. Este iría al margen de las ayudas a la competitividad que se incluyen en los 19 millones de euros pertenecientes a los fondos Next Generation.

Desde el sector reconocieron ayer, a preguntas de este diario, que las ayudas se consensuaron «pero las directrices marcadas por Europa eran muy estrictas y no permitieron a muchos concurrir», señaló Miguel Ángel Gómez, gerente de la Asociación de Fruticultores de Extremadura (Afruex). «Confiamos en que haya una nueva convocatoria sujeta a otros fondos que no sean tan restrictivos», añadió.