Kiosco

El Periódico Extremadura

El fin del símbolo de la pandemia

Respeto e ilusión en los colegios extremeños ante el fin de la mascarilla

Alumnos y docentes se pueden liberar ya de usar protección, pero muchos seguirán«Al principio puede impactar entrar en una clase con 25 alumnos sin mascarillas», dicen

Alumnos con sus padres se dirigen al colegio.

Hay sectores de la vida cotidiana que ya se habían acostumbrado a ver rostros sin mascarillas desde hace tiempo. Dentro de bares y restaurantes se venía haciendo ya poco uso de ellas entre los comensales o incluso en algunas oficinas han dejado de usarse durante toda la jornada laboral. Pero si hay un espacio donde no ha habido ensayos previos son los centros educativos, donde solo los menores de 6 años se han librado de llevar esta protección todo este tiempo. Y hoy acaba la obligación para todos los demás. La Consejería de Educación remitió la semana pasada un protocolo con la relajación de las medidas, que además del fin de las mascarillas, permite recreos sin separación y actividades como excursiones y graduaciones. ¿Cómo lo afrontan? «La verdad es que da cierto respeto después de tanto tiempo; al principio nos va a resultar impactante entrar en una clase con 25 alumnos sin mascarillas, pero nos adaptaremos y por supuesto cada familia, cada alumno y cada docente es libre», dice María Antonia Hernández, la directora del Colegio Prácticas de Cáceres. 

Hay respeto y cierta congoja, pero también esperanza e ilusión por retomar lo más parecido a la normalidad precovid. Es lo que se respira en el colegio Arias Montano de Badajoz, donde su director, Marcos Álvarez, recuerda que en los colegios ya se convive con alumnos que no han llevado en ningún momento mascarillas y también ya con una buen número de vacunados. «Con los de Infantil hemos visto que la incidencia ha sido mínima y tenemos esperanza de que sea así también con los de Primaria», señala. Además, hoy se acabará la separación en los recreos: «vamos a darles la opción a los alumnos de que se mezclen, al fin y al cabo no es más que lo que ya hacen en los parques», dice Álvarez. De todas formas, el director aclara que cada uno, según sus circunstancias, podrá seguir usando mascarillas si lo considera y que esto no debe suponer ningún problema: «Ya se pensaba con las vacunas que se iba a señalar a quien no se la pusiera y nada de eso ocurrió, ahora será igual».

A dos meses de fin de curso

Entre los adolescentes parece que hay ganas de liberarse y ayer ya fueron algunos al IES Hernández Pacheco de Cáceres sin mascarilla, pensando que la medida estaba en vigor. «Entre los docentes se palpa que muchos la seguirán usando, entre los alumnos pues seguro que cuando un grupo se la quite acaban quitándosela la mayoría, pero es una decisión personal. Se quita la obligatoriedad, pero no se prohíbe su uso», aclara el director de este instituto, Felipe Fernández, quien considera que quizás se podría haber aguantado con esta protección dos meses más hasta terminar el curso. 

En el IES Santa Eulalia de Mérida, por su parte, su director, Felipe Gómez, cree que hay que plantear este momento con «absoluta normalidad». «Toda la comunidad educativa ha dado un ejemplo en esta pandemia. De hecho, aunque en los recreos se puede estar ya sin mascarilla, la mayoría de los alumnos la han seguido llevando. A partir de mañana (por hoy) no sabemos qué hará cada uno, seguro que muchos la llevarán, pero la gente está concienciada». Gómez recuerda, además, que cada centro tiene su plan de contingencia y que seguirán potenciando la limpieza y la ventilación, «eso no va a desaparecer». Y recuerda que hay también cierta ilusión por recuperar en este último trimestre actividades limitadas hasta ahora como graduaciones y excursiones. 

Compartir el artículo

stats