La consejera de Educación y Empleo de Extremadura, Esther Gutiérrez, ha asegurado este viernes, en relación al calendario escolar del próximo curso, que se adelanta al 6 de septiembre, que se dan las circunstancias para poder probar un nuevo modelo y avanzar, además de que cree que funcionará "bien".

Esther Gutiérrez ha respondido así a las críticas recibidas desde algunos sindicatos de profesorado sobre la "imposición" de este nuevo calendario.

La consejera cree que "es el momento de dar una vuelta al calendario escolar, porque las condiciones son diferentes" a las de otros cursos y ha remarcado que se cumple con la normativa de los 175 días lectivos.

A su juicio, hay varios motivos para adoptar esta decisión, entre ellos el que desde el curso pasado los interinos se incorporan a sus centros de destino el 1 de septiembre, "algo que anteriormente nunca se daba", además de que la evaluación extraordinaria antes siempre era en septiembre y ahora es finales de junio, por lo que justifica el adelanto para poder terminar antes las clases y celebrar esa evaluación extraordinaria.

La consejera ha subrayado que también se acompasa el calendario escolar al inicio de las clases de primer ciclo de Educación Infantil 0-3 años y que se ha consultado a asociaciones de padres y madres de alumnos que entienden que "a nivel de conciliación es un beneficio".

"Son condiciones diferentes a las que se daban en otros cursos", ha insistido Gutiérrez, que ha destacado que Extremadura siempre ha sido una de las comunidades que ha empezado más tarde.

Además, cree que los días 6 y 7 son días de encuentro, que permite hacer las presentaciones, con flexibilidad horaria, a lo que se suma el que habrá un puente por el Día de Extremadura, con lo que el día 12 "ya se puede comenzar total normalidad y con todo hecho".

La consejera señala que le ha sorprendido la reacción de algunos sindicatos porque en la Mesa Sectorial no todos estuvieron en contra de la propuesta y, por tanto, no ha habido una oposición unánime, y ha rechazado que vaya a conllevar problemas de organización porque, ha insistido, los interinos están en los centros desde el mismo día 1 de septiembre.