Kiosco

El Periódico Extremadura

Proyecciones de la oficina estadística europea (Eurostat)

La edad media de los extremeños rozará los 55 años en dos décadas

Las dos provincias de la región estarán dentro del 10% de territorios europeos más envejecidos en 2045. Cáceres será ese año la octava provincia española con una mayor pérdida proporcional de población acumulada

La edad media de los extremeños rozará los 55 años en dos décadas Luis Tejido

Una pérdida de más de 126.000 habitantes, un 12% de su población actual, y unas edades medias que rondarán los 57 años en la provincia de Cáceres y los 53,6 en la de Badajoz. Es el sombrío panorama demográfico que dibujan para Extremadura en el horizonte de poco más de dos décadas las proyecciones de la oficina estadística europea (Eurostat).

En 2045 la edad media de los extremeños se situará de esta forma muy cerca de los 55 años, y ambas provincias quedarán incluidas dentro del 10% de territorios europeos más envejecidos. Estos dos datos son solo parte del desalentador escenario que se abre para la comunidad autónoma si continúan en ella las mismas tendencias de crecimiento vegetativo (nacimientos y muertes) y de saldos migratorios porque, de acuerdo a las proyecciones de Eurostat, la región estará en permanente sangría demográfica durante todo lo que queda de siglo. Quinquenio tras quinquenio, irá perdiendo población sin tregua y para 2100 quedará ya por debajo del umbral de los 640.000 habitantes, después de perder un 40% de la población que tenía al comenzar este año. O lo que es lo mismo, más de todas las personas que viven a día de hoy en la provincia de Cáceres.

Es precisamente en ella donde las previsiones son menos halagüeñas. Para 2045, solo Zamora (62,1 años de media), León (60,1), Asturias (59,2), Ourense (58,9), Lugo (58,6), Salamanca (58,3), Palencia (58,0) y Ávila (57,8) tendrán un censo más envejecido que el de la provincia de Cáceres. Además, habrá perdido un 15,5% de su población en 2020, pasando de 390.720 a poco más de 330.000 personas, un porcentaje que de nuevo solo superan otras siete provincias españolas: Zamora, León, Ourense, Ávila, Palencia, Ciudad Real y Asturias. En el puesto 17 aparece Badajoz, con un 10,8% menos de residentes. Si en 2020 tenía 670.356, dos décadas y media después serán 597.979.

Para 2100, la región habrá perdido un 40% de su población de seguir la tendencia

decoration

El impacto que tendrá este envejecimiento generalizado sobre la economía es evidente, con una proporción cada vez mayor de extremeños jubilados y menor de los que están en edad de trabajar. En este sentido, las tasas de dependencia son otros de los indicadores que ofrece Eurostat. Si la que se toma como referencia es la que calcula la proporción que representan los habitantes con 65 o más años cumplidos sobre el número de aquellos que se mueven en la horquilla que va de los 15 a los 64, Cáceres pasará de la tasa de dependencia del 35,6% que tenía en 2020 a un 81% al atravesar el ecuador de la centuria. En ese mismo lapso, en Badajoz se incrementará del 29,7% al 69,4%. 

La disminución de la población no será uniforme en todo el país, conforme a estas estimaciones. De hecho, España ganará población hasta el 2045, cuando acariciará los cincuenta millones de habitantes (49,5 millones), si bien a partir de ese momento irá perdiendo progresivamente residentes, para cerrar el siglo algo por debajo de los 45,8 millones.  

Las evoluciones más pesimistas se concentran sobre todo en provincias de Galicia y Castilla y León. Por contra, los dos territorios insulares, Canarias y Baleares, están a la cabeza entre los que experimentarían mayores ganancias poblacionales. Con comportamientos esperados positivos aparecen igualmente Madrid y Barcelona, que entre 2020 y 2045 habrán aumentado un 18,8% y un 15,3%, respectivamente, además de varias provincias costeras: Almería (13,4%), Málaga (10,8%) y Girona (10,6%). Navarra, con un 9% de auge y Murcia (8,5%) contabilizarán asimismo alzas significativas.

Región envejecida, pero de las que tienen menor esperanza de vida

Extremadura es una de las comunidades autónomas más afectadas por el envejecimiento poblacional a pesar de que no es ni mucho menos uno de los territorios españoles con una mayor esperanza de vida. Es lo que revelan las estadísticas de Eurostat, pero también los datos de un reciente informe publicado por la Fundación Mapfre, que sitúa a Extremadura como la tercera autonomía con una menor esperanza de vida al nacer, con 81,81 años, por encima solo de Andalucía y Castilla-La Mancha. Baleares, Navarra y Galicia son las regiones donde es mayor, en los tres casos superando los 83 años. Algo similar sucede si lo que se considera es el promedió de años que se espera que viva una persona a partir de los 65 años, que en Extremadura es de 19,85 años, el segundo menor del país. Galicia, es donde este parámetro es más elevado, con 21,55 años.

Compartir el artículo

stats