Kiosco

El Periódico Extremadura

Durante el primer mes de vigencia del nuevo marco establecido por la reforma laboral superaron los ocho mil

Seis de cada diez contratos firmados en Extremadura en abril fueron fijos discontinuos

Inspección de Trabajo pondrá en marcha una campaña para evitar fraudes en esta contratación. Los sindicatos subrayan los avances que supone respecto a los temporales

Seis de cada diez contratos indefinidos iniciales firmados en abril en Extremadura eran fijos discontinuos F. J. BENITO

Entre enero y abril se formalizaron en Extremadura casi 10.300 contratos de trabajo iniciales fijos discontinuos. La cifra multiplica por más de cinco todos los que se suscribieron de este tipo en la región durante el año pasado. Solo en abril (primer mes con el nuevo marco de contratación que estableció la reforma laboral en vigor), ascendieron a 8.058, seis de cada diez indefinidos formalizados ese mes. Además, otros 868 ya existentes se convirtieron a esta modalidad.

La fija discontinua es una contratación pensada para tareas que tengan un carácter estable pero intermitente. Está muy vinculada a sectores con un fuerte componente estacional como la agricultura (con las campañas de recogida y de poda, entre otras) o la hostelería, que tiene fuertes repuntes en los periodos vacacionales. Hasta ahora se recurría a esta fórmula de manera muy poco habitual pero el cambio normativo ha hecho que se dispare la frecuencia con la que utiliza. 

El pasado miércoles, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, anunció en el Congreso de los Diputados la puesta en marcha esta misma semana de una campaña de la Inspección de Trabajo para investigar posibles fraudes en este tipo de contratación. En respuesta a una pregunta planteada por la diputada popular Carmen Navarro, Díaz aseguró que «le preocupa mucho» el fraude que se pueda estar cometiendo en relación con los fijos discontinuos a la vez que recordó que la reforma laboral ha incrementado el importe de las sanciones, que en su grado máximo han pasado de 8.000 a 10.000 euros, y que ha individualizado asimismo su aplicación por cada trabajador en lugar de por empresa.

No obstante, la ministra hizo hincapié en que este es un contrato indefinido, «no es de carácter temporal» porque goza de plenitud de derechos, tiene todas las protecciones del contrato ordinario, idéntica protección por despido, devenga antigüedad y, en caso de ser despedido, es exactamente igual que el ordinario. «Está pensado para abordar la estacionalidad», apostilló, de forma que «los sectores estacionales pueden abordarse desde contratos estables».

«La norma lleva poquísimo en vigor, las empresas están todavía adaptándose»

Francisco Javier Peinado - Secretario general de la Creex

decoration

El control sobre este tipo de contratos no es algo nuevo. «Lo venimos haciendo todos los años», precisan fuentes de la Inspección de Trabajo en Extremadura, si bien puntualizan que lo que ha variado es que «años atrás teníamos muy poco volumen de fijos discontinuos y ahora hay muchísimos».

Estos empleados siguen formando parte de la empresa aun en los periodos en los que no están trabajando y tienen garantizado que se les volverá a llamar cuando la actividad de esta lo requiera. En los periodos de inactividad el contrato se suspende y el trabajador, si lo ha generado, tiene derecho a cobrar el paro. También puede trabajar en otras empresas.

La principal forma de fraude por esta vía, explican las citadas fuentes, es la de empleadores que «encubren con fijos discontinuos contratos fijos normales». «Tienen a un trabajador diez meses y medio u once y lo mandan un mes a su casa, que son las vacaciones, para no pagar el salario y la Seguridad social. Luego lo vuelven a contratar otros once meses», aclaran. Por ejemplo, añaden, «una empresa del sector de transporte de viajeros por carretera, que te dice que un trabajador está solo durante el curso escolar pero que luego está trabajando todo el año».

«No tenemos nada en contra de las campañas [de Inspección de Trabajo] si se hacen de una manera sensata, adecuada y coordinada. Pero con una norma que lleva poquísimo en vigor, esperamos que no se hagan con un afán sancionador y recaudatorio. Si son campañas de revisión y de información, bienvenidas sean porque ayudarán a todos», afirma Francisco Javier Peinado, secretario general de la Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex), para quien, a pesar del importante crecimiento que ha experimentado esta clase de contratos, los casos de fraude con ellos son «residuales». 

«Es un contrato con los mismos derechos y garantías que tiene un indefinido»

Francisco Morcillo - Secretario de Política Institucional y Empleo de UGT Extremadura

decoration

Subraya, eso sí, que esta modalidad ha pasado de tener un protagonismo muy secundario a «utilizarse muchísimo» en sectores como la hostelería y la agricultura –«Y en el comercio va a ocurrir lo mismo», avanza, cuando lleguen campañas como las de Navidades y Rebajas—, lo que también está generando dudas a la hora de realizar las contrataciones. Las empresas están «adaptándose a este nuevo ordenamiento jurídico», lo que puede dar lugar a veces a «equivocaciones», aduce.

Mejora de los derechos

Desde los sindicatos ponen en valor el incremento de derechos que ha significado para muchos trabajadores habituados a los contratos temporales el pasar a la modalidad fija discontinua. Supone «más calidad en el empleo, más efectividad y menos siniestralidad», sintetiza Francisco Jiménez, secretario de Empleo y Formación de CCOO Extremadura. «El contrato que ha derogado el fijo discontinuo es el de obra y servicio, que no especificaba una duración determinada, que quedaba al albur de la empresa. Se estaba trabajando sin saber hasta cuándo», resalta.

En Extremadura, según los datos de afiliación a la Seguridad Social, la media de abril de trabajadores dados de alta con este modelo de contrato sobrepasó los 6.800, un 57,6% más que un año antes. Aparte de ganar estabilidad, otra de las ventajas que aporta es la mayor indemnización por despido, que se equipara a la del resto de indefinidos: 20 días de salario por año trabajado si es procedente y 33 si es improcedente, por encima de los 12 días por año de los temporales. También la antigüedad pasa a computarse teniendo en cuenta toda la duración de la relación laboral.

«Supone más calidad en el empleo, más efectividad y menos siniestralidad»

Francisco Jiménez - Secretario de Empleo y Formación de CCOO Extremadura

decoration

Jiménez señala que la reforma laboral aún deja algunos «márgenes para la contratación temporal en situaciones y sectores específicos. En agricultura, por ejemplo, se permite cierta encadenación de contratos». Por eso, defiende que el mayor problema «está en que se tiendan a consignar como temporales contratos que tienen que ser fijos discontinuos, aprovechándose de que existen excepciones a la norma. Ahí es donde tiene que estar la Inspección».

«Es un contrato con los mismos derechos y garantías que tiene un indefinido y que acaba con la temporalidad y la estacionalidad», destaca en esta misma línea Francisco Morcillo, secretario de Política Institucional y Empleo de UGT Extremadura, que recuerda que antes de la reforma laboral, «cuatro de cada diez contratos eran de menos de 15 días en Extremadura». Morcillo hace hincapié también en que «cuando un trabajador tiene más estabilidad, tiene también más formación» y que con «la experiencia adquirida se reducen los accidente de trabajo».

Compartir el artículo

stats