El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, advirtió este miércoles de que los recursos naturales de la comunidad autónoma no saldrán de ésta y que las industrias que quieran contar con ellos tendrán que transformarlos en ella.

Fernández Vara habló sobre El potencial económico y logístico de Extremadura en el Salón Internacional de la Logística de Barcelona (SIL) y aseguró que los tiempos en los que los recursos naturales y la mano de obra se iban a otro sitio «se han acabado». «Haremos lo que haya que hacer para que esto no sea así», insistió.

El jefe del Ejecutivo regional destacó igualmente que la comunidad es la que tiene más recursos naturales vinculados a la minería, como cobre, níquel o cobalto, y que las empresas que quieran utilizarlos tendrán que montar sus industrias en la propia región.

Aseguró que están en conversaciones para la fabricación de productos como baterías o semiconductores en Extremadura. «Vamos a ser los primeros en llegar», dijo, «aunque hay gente a la que esto no le gusta, pero los tiempos de la caridad se han terminado».

Por ello, apostó por una solidaridad bien entendida. «No hay mejor solidaridad que la que te dejen competir contigo»; y reclamó que no le «corten la alas» a Extremadura ya que, en unos años, la comunidad tiene que ser capaz «de no depender de nadie».

«Tarde a las revoluciones»

Aunque según Fernández Vara la región llegó tarde a todas las revoluciones de la historia, eso «se acabó» e insistió en que «la gran diferencia entre lo que fuimos y lo que seremos es la logística y todo lo que ello conlleva».

Así, recordó que la comunidad dispone de cuatro millones de metros cuadrados de suelo logístico y de otros 1,8 millones en desarrollo, lo que les «ha cambiado la vida».

Mencionó que Extremadura es una región fronteriza que durante mucho tiempo vivió de espaldas a Portugal y que ahora se ha convertido en un punto de «conexión fundamental» que une la capital del país vecino con ciudades como Madrid o Barcelona.

Consideró fundamental que el tren de mercancías atraviese toda la Península, desde Extremadura a Barcelona y Valencia, y recordó que en unas semanas entrará en servicio el tramo Badajoz-Plasencia de la plataforma de alta velocidad (eso sí, lo hará sin catenarias, sin electrificación, de manera que no será un tren de alta velocidad, sino de altas prestaciones, al menos hasta el próximo verano).

Por otra parte, Vara también puso el foco en que la pandemia y la guerra en Ucrania han puesto de manifiesto la necesidad de que Europa recupere su soberanía industrial, energética y agraria y destacó que quien esté en esta carrera «correrá la Formula 1».

Potenciar la FP

Además, abogó por la gran reforma pendiente que hay en España, la de la educación, y apostó por un modelo que dé respuesta a las necesidades actuales, lo que pasa por potenciar la Formación Profesional (FP).

También subrayó que España tiene que hacer un proceso de inmigración «ordenado» o habrá serios problemas para encontrar trabajadores, como ya los hay en sectores como la agricultura o la hostelería (el efecto covid ha provocado, por ejemplo, que la región tenga 3.000 camareros menos que antes de la pandemia; entre los motivos, las malas condiciones económicas). 

Fernández Vara pidió a Europa que haga compatible la protección de la naturaleza y el medio ambiente con la industria y dijo que, si Europa quiere proteger determinados espacios, «hay que monetizarlos porque hay pueblos que no tienen ni una sola hectárea de suelo no protegido».

«Estamos en el momento de mayor oportunidad de nuestra historia y lo vamos a aprovechar... Que nadie se ponga por delante porque lo arrollamos», expresó.