Kiosco

El Periódico Extremadura

LA CARRERA POR EL VEHÍCULO ELÉCTRICO

La fábrica de baterías de Navalmoral demandará ingenieros industriales, químicos y montadores

Fernández Vara aboga por "dar un giro de 180 grados" a la Formación Profesional para dar respuesta a los 3.000 empleos que la gigafactoría necesitará en un horizonte a dos años. Ya se han dado pasos, como un curso para desempleados y el máster de la UEx

Montaje de una batería eléctrica Audi

Ingenieros industriales, químicos y especialistas en mecánica y electrónica, pero también montadores y personal de mantenimiento. Son algunos de los perfiles que demandará la gigafábrica de baterías que la multinacional china Envision y Acciona quieren construir en Navalmoral de la Mata. Sobre la mesa una inversión de mil millones de euros y la creación de 3.000 nuevos empleos verdes cuando la factoría esté funcionando a pleno rendimiento en 2025. Y por delante, el «inmenso reto» de formar la mano de obra que tendrá que dar respuesta a esa demanda.

La planta de Envision ofrece una alternativa realista de futuro para la economía de Campo Arañuelo tras el anunciado cierre de la central nuclear de Almaraz, pero su repercusión y efecto catalizador de desarrollo llegará a toda la región. El proyecto de baterías que llegará a Navalmoral es menor en cuanto a inversión que el de Volkswagen que finalmente irá a Sagunto (7.000 millones, frente a los 3.000 que se podrían alcanzar en Navalmoral con las ayudas del Perte del vehículo eléctrico y conectado) pero la diferencia en cuanto a capacidad es solo de 10 GWh (Acciona y Envision prevén llegar hasta 30 GWh en 2030 si hay demanda) y las previsiones de empleo son similares. 

Y precisamente fue la falta de mano de obra cualificada uno de los aspectos que arguyó Volkswagen (junto a los déficits de logística) para decantarse finalmente por la Comunidad Valenciana. Un argumento que tanto la Junta de Extremadura como patronal y sindicatos han rebatido. 

El consejero de Economía, Rafael España, aseguró en la Asamblea que se podrían haber desarrollado los planes de formación necesarios, e incluso haber propiciado el retorno de los trabajadores extremeños que emigraron en su momento a las costas del Levante o el norte del país «fruto de la reestructuración del sector automovilístico». 

Planes de formación

La mayor parte de la mano de obra en este tipo de fábricas es personal destinado a la cadena de producción y montaje: no se necesita una alta cualificación, pero sí conocimientos específicos que deberían llegar a través de cursos y una oferta complementaria de FP. El propio presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, lo confirmaba este viernes: «Hay que dar un giro de 180 grados a la oferta de formación profesional de Extremadura».

Y también la consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez, se pronunció en el mismo sentido. «La FP integrada va a ser la gran aliada en el sentido de que la mano de obra no puede ser una excusa», afirmó en el I Foro Conecta Empleo, promovido por la Diputación Provincial de Cáceres. Según dijo, el nuevo plan de FP integrada está muy avanzado y será «un paso de gran importancia para el futuro, porque convierte a la FP en una formación más flexible y más cercana a las necesidades del mercado de trabajo».

No obstante, a la espera de aprobar esa nueva oferta de ciclos, en Extremadura ya se han dado pasos. Desde el mes de abril el Sexpe imparte un curso de formación en baterías dirigido a desempleados, con el objetivo de que puedan trabajar en este sector. Se trata de una iniciativa pionera en España que quiere extenderse a otras comunidades autónomas y que la ministra de Industria presentó incluso en Bruselas. El curso consta de 300 horas de formación (150 teóricas y 150 prácticas) y se estructura en siete módulos relacionados con el almacenamiento, gestión, fundamentos y control de baterías.  

Ingenieros y químicos

Para trabajar en la gigafactoría de Navalmoral se requerirán, asimismo, otros perfiles mucho más cualificados y técnicos. «Cualquiera de los grados que tenemos ahora en la Escuela de Ingenierías Industriales serían válidos», explica José Luis Canito, director del centro de la Universidad de Extremadura (UEx) en Badajoz.

«Van a hacer falta ingenieros industriales, ingenieros mecánicos, de Electrónica y Automatización». También los graduados en Ingeniería Química, sobre todo los especializados en electroquímica o con formación específica en baterías de iones.

Para potenciar la formación en este ámbito, la Uex ya ha puesto en marcha durante este curso un máster propio en diseño y fabricación de baterías de litio con la participación de Phi4tech, la compañía que construirá la fábrica de celdas de baterías en Badajoz. 

En el curso han participado una veintena de alumnos y Canito destaca la buena acogida, pues es el primero de esta temática que se pone en marcha en España. En el centro ya están preparando la segunda edición, que comenzará en septiembre, y de cara a los próximos años se plantean aumentar las plazas e incluso otro máster más específico sobre las baterías de litio.

Compartir el artículo

stats