Hace un año, 4.250 hectómetros cúbicos (hm³) de agua llenaban los embalses de la provincia de Cáceres, rozando el límite de su capacidad (6.758 hm³). Ahora, se quedan cerca de ocupar la mitad. Concretamente, un 47,60% con 3.217 hm³ de agua, lo que supone una caída del 15,29% con respecto al estado en el que se encontraban en 2021. El embalse de Alcántara, el segundo más grande de España desde 1969 y el que regula gran parte del caudal del río Tajo, tampoco llega a cubrir la mitad de su total (47,25%).

Por su parte, la provincia de Badajoz ha sufrido una disminución tan solo del 5,9%. Sin embargo, se encuentra en una situación peor debido a que, actualmente, el agua embalsada solo ocupa un 28,69% de su capacidad. Incluso, el embalse de la Serena, el mayor de España y el tercero más grande Europa, solo alcanza poco más del 15%, ocupando 502 de 3.219 hm³ disponibles.

El principal causante de esta situación es la escasez de precipitaciones sobre todo en la vertiente mediterránea. El pasado enero fue el segundo más seco del siglo actual (el primero fue el de 2005), al igual que febrero.

En comparación a los datos de la semana pasada, apenas han variado. Las lluvias de marzo y abril generaron una ligera recuperación pero de 14.456 hm³ de capacidad en embalses de Extremadura, solo 5.425 hm³ contienen agua.

Las cuencas del Tajo y el Guadiana

La cuenca hidrográfica del río Tajo, la tercera con mayor superficie de la Península Ibérica, ha sufrido una disminución del 0.56% respecto a los datos de la semana anterior. Actualmente, tiene 5.309 hm³ de agua embalsada (de 11.056 hm³).

De la misma forma, la cuenca hidrográfica del río Guadiana, ha disminuido en un 0,44%. Los datos más recientes informan que consta de 2.923 hm³ de agua, frente a casi 9.500 hm³ de capacidad.

Consecuencias

Es necesario visibilizar los efectos de la sequía de los embalses no solo de la región, sino del país, con el fin de concienciar a la población y tomar medidas ante la grave situación actual. La reserva hídrica española se encuentra al 48,97% de su capacidad total. Durante el mes de marzo, los embalses constaron de unos niveles tan bajos que no se veían desde 1995, según la confederación nacional Ecologistas en Acción.

El principal consumidor de agua en el Estado español es el regadío. Según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) recogidos por Ecologistas en Acción, el 85% del consumo total de agua se debe a las más de cuatro millones de hectáreas de regadío que componen el territorio nacional. Por ello, el sector primario ha sido el principal perjudicado, los canales del Orellana y Zújar establecieron restricciones de agua a sus cultivos, tal y como informa La Marea, en el primero solo se garantiza el suministro a los invernaderos, los cultivos permanentes, las hortícolas y al tomate de industria. En Zújar, la dotación para la campaña de este año será de 4.000 metros cúbicos por hectárea. También, en la comarca de Tentudía, estuvieron más de un mes en situación de emergencia y con varios cortes de agua.