Los sindicatos hablan de un seguimiento «masivo» que irá «a más» y Afruex tilda de «mínimo» el impacto