Kiosco

El Periódico Extremadura

LITIO EN VALDEFLORES

La mina de Cáceres asusta (algo) menos

Cambio en la percepción del proyecto al no escucharse solo posiciones en contra. El sector empresarial rompe en los últimos meses el rechazo casi unánime que había sobre esta iniciativa. El patrocinio del Cáceres de Baloncesto es otra variación en el posicionamiento de la mina en la sociedad cacereña. Pese a cambios en las últimas semanas, sigue habiendo un amplio sector ciudadano que rechaza la mina

El presidente del Cáceres y el consejero de la empresa, el pasado lunes, cuando se anunció el patrocinio del equipo. Silvia Sánchez Fernández

Si una imagen vale más que mil palabras, esa se vio el pasado lunes cuando el presidente del Cáceres Patrimonio de la Humanidad, José Manuel Sánchez, y el consejero delegado de Extremadura New Energies, Ramón Jiménez, hicieron público el patrocino del equipo por parte de la empresa que desde este año es la imagen del proyecto de la mina de litio en Valdeflores. Esa foto es una muestra del cambio que la iniciativa ha tenido dentro de la sociedad cacereña en los últimos meses y que tiene su reflejo en que ahora son más las voces que están a favor del proyecto o a que, al menos, se estudie. 

Ese cambio ha sido abanderado por las organizaciones empresariales, que de manera clara se han posicionado a favor de la iniciativa, algo que hasta hace unos meses no se había producido. Sin embargo, este cambio ha tenido en las manifestaciones del alcalde, Luis Salaya, el exponente más relevante al ser la administración que preside la que tiene que decidir, además de la Junta, sobre la viabilidad de la mina. El regidor ha pasado de no creerse el proyecto de mina subterránea a afirmar que al menos se tiene que estudiar.

«En Cáceres no tenemos nada, por lo tanto bienvenidos todos los proyectos», opinó Diego Hernández, presidente del Círculo Empresarial Cacereño. La entrada de la empresa de la mina en esta asociación empresarial fue un punto de inflexión. A este apoyo siguieron otros. «Cáceres está empresarialmente muerta, ¿por qué se va la gente?, pues porque no se ve prosperidad», reflexionó Hernández, que insistió en que la mina, si pasa los requisitos ambientales, es «una oportunidad para Cáceres para generar empleo».

Si la entrada en el Círculo Empresarial tuvo un valor, también fue importante la presentación que del boceto del nuevo proyecto se hizo en la Cámara de Comercio, un encuentro en el que la empresa tuvo el apoyo de la Cámara cacereña. «Es una oportunidad para que se genere un tejido industrial», comentó Gabriel Álvarez, presidente de la Cámara de Comercio. «Si medioambientalmente cumple, -el proyecto de mina y planta industrial y metalúrgica- tiene más cosas a favor que en contra», apostilló Álvarez, que subrayó que lo que se tiene que hacer es trabajar para que alrededor de este proyecto haya más empresas y que se garantice la participación de empresas cacereñas.

Álvarez explicó que el cambio de posicionamiento se debe a la modificación del proyecto, que de cielo abierto pasará a ser subterráneo. La agrupación de asociaciones de vecinos, que reúne a 38 colectivos de la ciudad, mantiene su no al proyecto de cielo abierto, pero en la asamblea que el colectivo celebró la noche del miércoles se acordó por la mayoría de las asociaciones aceptar la reunión que le ha propuesto la empresa para conocer su plan de explotación subterránea. «Es una reunión solo para informarnos», explicó el presidente de la agrupación, José Antonio Ayuso, que recordó que a esta entrevista con los responsables de Extremadura New Energies seguirá otra con la plataforma Salvemos la Montaña, colectivo ciudadano que está abanderando el rechazo a la mina. Tras estas dos reuniones se convocará una nueva asamblea de la agrupación de asociaciones de vecinos de la que saldrá una posición oficial de la agrupación sobre el proyecto.

La plataforma explicó en una reunión que se celebró el martes en la biblioteca los motivos por los que recela de la nueva idea de una mina subterránea: incidencia en el territorio, contaminación ambiental, riesgo de que con empresas pantallas se deje el proyecto sin la restauración del territorio, repercusión en el Calerizo..., «si hay una protesta ciudadana y una oposición, -el proyecto- se frena», comentó Santiago Márquez, uno de los representantes de la plataforma. En ese encuentro se habló de la posición del alcalde, Luis Salaya, que de un rechazo al proyecto ha pasado a defender que al menos se estudie el plan subterráneo.

Salaya explicó hace una semana, tras un encuentro con Unidas Podemos, que su cambio de posición respecto a la mina se explica porque en un principio «no se dio credibilidad» al anuncio de mina subterránea, «lo que cambia ahora fue que a partir de la reunión que mantengo con la empresa nos creemos que realmente se está planteando un proyecto de mina subterránea porque la empresa se muestra abierta a renunciar a los hipotéticos derechos que pueda tener sobre una mina a cielo abierto». «A día de hoy sí nos creemos que se está planteando un proyecto de mina subterránea sobre el que mantenemos ciertas incógnitas», apostilló el regidor, que aseguró que no se está planteando ningún cambio del plan de urbanismo en relación a la mina.

El portavoz del grupo municipal del PP, el principal partido de la oposición y que desde las primeras elecciones democráticas en 1979 ha gobernado los mismos años que el PSOE, explicó que para su partido hay tres premisas que se tienen que cumplir para que se acepte la nueva iniciativa. Esas condiciones son que tenga un amplio consenso social, que traiga industria asociada (que no sea solo una extracción) y que sea medioambientalmente viable. «Lo que queremos ver es el proyecto, el que se registre, entonces lo analizaremos y tomaremos una decisión». «Si se cumplen esas tres premisas, entonces podría ser beneficioso», manifestó Mateos.

Pero para que ese proyecto se registre todavía queda un proceso que puede ser más o menos largo en función de la decisión de la empresa de retirar o mantener el recurso que se presentó ante el juzgado por la negativa de la Junta a conceder el permiso de investigación de los recursos mineros en Valdeflores. Si se mantiene el recurso, la duración del proceso la marcará el fallo judicial.

«Se siguen analizando los pros y los contras» de la retirada del recurso, aseguró Ramón Jiménez, que es el consejero delegado de Extremadura New Energies, quien explicó que el riesgo que no se quiere correr es que la renuncia al recurso suponga la pérdida de los derechos que la empresa tiene sobre la explotación del yacimiento. Si se perdiesen, podían pasar a otras solicitudes hechas a la Junta para el mismo espacio. Las dos siguientes también tienen vinculación con las dos empresas que forman Tecnología Extremeña del Litio, Infinity Lithium y Sacyr, que son las promotoras del proyecto de la mina. Una de esas solicitudes es de Sacyr y la otra es de Castilla Mining, empresa vinculada a Infinity. Uno de los riesgos que no quieren correrse es que la renuncia al recurso conlleve que también se anulen las solicitudes siguientes al tener vínculos empresariales, y que por tanto se corra el turno y la solicitud del permiso pase a la siguiente, que es de la empresa holandesa AMG, que no tiene relación con Infinity ni con Sacyr.

Compartir el artículo

stats