La Dirección General de Sostenibilidad de la Junta formuló este martes una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) desfavorable para el proyecto de instalación del parque eólico Alijares de 40 megavatios (MW) y su infraestructura de evacuación eléctrica asociada, que tenía previsto ubicarse en el término municipal de Robledillo de Trujillo.

La declaración concluye que dicho proyecto «previsiblemente causará efectos desfavorables significativos» sobre especies catalogadas «en peligro de extinción», como el cernícalo primilla, el águila real o el águila calzada, y sobre hábitats de interés comunitario y ecosistemas forestales esenciales para la recuperación de estas especies.

También señala posibles perjuicios sobre la integridad y coherencia de la Red Natura 2000, sobre yacimientos arqueológicos y elementos etnográficos, sobre el paisaje y los efectos sinérgicos, al considerarse que las medidas previstas por la promotora no son una garantía suficiente de su completa corrección o su adecuada compensación.

Siete aerogeneradores

El parque eólico Alijares, promovido por el Instituto de Energías Renovables SL, estaba compuesto inicialmente por nueve aerogeneradores de 4,5 MW que se reducen a siete aerogeneradores de 6 MW como resultado del trámite de información pública y de las consultas a las administraciones públicas afectadas y a las personas interesadas.

Se trata de aerogeneradores tripalas de 150 metros de diámetro rotor y 105 de altura buje, que se interconectarían mediante dos líneas subterráneas de 30 kV.

Durante el período de información pública, se recibieron alegaciones de dos particulares con fechas 27 de octubre y 11 de noviembre de 2021; y con fecha 9 de noviembre de 2021 de la Asociación para el Desarrollo Integral de Sierra de Montánchez y Tamuja, que también presentó alegaciones al proyecto.

La Plataforma Montánchez celebra la denegación del permiso 

Por su parte, la plataforma cívica Sierra de Montánchez-Natura celebró la denegación del permiso medioambiental para construir esta planta eólica.

El pasado mes de mayo, la citada plataforma instó a la Junta a aligerar los trámites para la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de los proyectos eólicos en la sierra montanchega, al tiempo que criticó la "tibieza" de la Administración regional.

La empresa Reolum, especializada en el desarrollo integral de proyectos de energías limpias, lidera el proyecto Hybrex para la comarca de Montánchez, que aúna parques eólicos y plantas fotovoltaicas para financiar "una comunidad energética" que suponga "rebajar notablemente el coste de la factura eléctrica a la población local", como reclamo principal para la ciudadanía.

El Ayuntamiento de Montánchez se ha posicionado en contra del proyecto, aunque consistorios del entorno firmaron en otoño de 2021 un manifiesto respaldándolo (Robledillo de Trujillo, Hibahernando, Zarza de Montánchez y Santa Ana), según la información aportada por Reolum.

El pasado mes de marzo, la Junta desestimó el permiso para el primer parque eólico previsto por la promotora Reolum en la comarca de Montánchez (para el proyecto Castillejo), al considerar que, "previsiblemente, causará efectos perjudiciales significativos sobre especies en peligro de extinción, hábitats y ecosistemas forestales esenciales".