Kiosco

El Periódico Extremadura

Entrevista Reyes Maroto Illera Ministra de Industria, Turismo y Comercio

«Cuando conocimos el proyecto de la mina de Cáceres, fuimos los primeros en recomendar que se cambiara»

La ministra de Industria, Reyes Maroto. EL PERIÓDICO

Extremadura va a tener un papel «protagonista» en la revolución industrial verde, pronostica la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (Medina del Campo, Valladolid, 1973). Por lo pronto, el pasado lunes se dio un paso en esa dirección con la firma del compromiso entre empresas e instituciones para que la gigafactoría de baterías para coches eléctricos de Navalmoral de la Mata pueda estar funcionando en 2025. Un proyecto que se materializará con la ayuda de los fondos Next Generation y que es fruto, asegura, «de mucho trabajo, de visitar muchos países, de hablar con muchos actores y de encontrar en Envision y en otras empresas una receptividad a invertir en España».

A la gigafactoría de baterías de litio aspiraban otras regiones, ¿cuáles fueron las bazas que hicieron que acabase llegando a Extremadura?

Las que dijo el CEO de Envision [Lei Zhang, durante el acto del pasado lunes en Navalmoral]: el sol, el agua, y el acceso a materias primas, en particular al litio. Y luego el espacio, el suelo. Navalmoral cuenta con un polígono con espacio suficiente para albergar la planta. Esos elementos fueron los que hicieron que Extremadura fuera la elegida.

Tras anunciarse su construcción, se ha conocido que Volkswagen volvía a interesarse por la región, en este caso con vistas a una posible fábrica de cables para vehículos eléctricos, ¿en qué medida Navalmoral puede convertirse en un polo de atracción de otras empresas del sector a territorio extremeño?

El hecho de que llegue una primera inversión y sobre todo de la envergadura que tiene esta planta hace que otros actores del ecosistema vean la oportunidad de estar cerca de ella y que busquen sinergias. Entiendo que ese es el motivo por el que el grupo Volkswagen u otras empresas de la cadena de valor industrial del sector del automóvil vinculado a lo que va a ser la electrificación encuentren en Navalmoral o en Extremadura también un lugar donde ubicarse y desarrollar su proyecto industrial.

¿Pero desde el ministerio se trabaja con otros inversores que ya hayan mostrado interés por establecerse cerca de la futura planta?

Hay que ser prudentes, pero creo que se dan las condiciones como para que puedan llegar otras empresas vinculadas a la industria automovilística dentro de lo que es la parte de la electrificación y también al desarrollo de las energías renovables. Efectivamente, estamos trabajando con empresas en el desarrollo de otros proyectos industriales que tienen que concretarse y espero que Extremadura los tenga porque además se lo merece. Si se ha sentido fuera de las revoluciones industriales que se han desarrollado hasta ahora en otras partes de España y del mundo, hoy podemos decir que va a ser protagonista de esta revolución industrial verde del siglo XXI.

Antes de la llegada de este proyecto, cuando se conoció que Volkswagen escogía Sagunto para su planta de baterías, se señaló como uno de los puntos débiles de la candidatura extremeña la falta de personal cualificado. ¿Llegará a tiempo la región de poder cubrir las necesidades de la fábrica de Envision y Acciona con mano de obra de aquí? 

Efectivamente, es un reto. Y estamos en estos momentos afrontándolo. Extremadura ha sido la primera región en abordar el curso de experto en almacenamiento de baterías que hemos hecho con la Escuela de Organización Industrial y la academia de la Alianza Europea de las Baterías. Este curso se ha centrado en desempleados, a los que hay que estimular para que vean que esto puede ser una oportunidad para ellos. El proyecto incluye también la colaboración con la Universidad de Extremadura y tenemos que abrirlo a más centros de formación. Navalmoral y el entorno tienen el reto de crear ciclos de formación profesional sobre todo para que la gente más joven se pueda emplear en esta fábrica. Luego está la atracción del talento. Estoy convencida de que también se va a generar un atractivo para que se vea Extremadura como un lugar en el que trabajar y donde vivir. Hay tiempo, porque la fábrica estará operativa en 2025. Es un compromiso que tenemos, capacitar el talento de la población local para que sea ella en primera persona la que se beneficie de estas inversiones. 

En Extremadura hay dos proyectos para extraer litio, uno en Cañaveral y otro en Cáceres, que es el que está generando más rechazo entre la población, ¿está vinculada la mina en Cáceres a la fábrica de Navalmoral? 

Tenemos que buscar soluciones a esa mina. Nosotros hemos estado trabajando tanto con el gobierno local como con la empresa y la Junta para tratar de encontrarlas. Parece que la solución pasa por que sea cerrada. El planteamiento inicial es que fuera a cielo abierto y claramente ha habido un rechazo local a eso. Nosotros también veíamos problemas en el diseño de ese proyecto y como digo estamos trabajando en la búsqueda de una solución que no tenga ningún efecto negativo desde el punto de vista ambiental. Creo que si llegamos a definir un nuevo proyecto y trabajamos con las entidades locales y con los vecinos y vecinas para que tengan el convencimiento de que se cumplen con todos los requisitos, podremos llegar a una solución.

¿Sería un proyecto necesario para que toda la cadena de valor del litio quedase en España?

La riqueza que Extremadura tiene en litio hay que analizarla y definir bien los proyectos y claramente este es un elemento que suma. Son dos minas que van a ser muy importantes para poder contar con litio. El hecho de que haya desarrollo industrial asociado a la extracción es algo que estaban pidiendo los extremeños y extremeñas. Que hubiese un proceso industrial y que no sea que se extraiga el material para que luego se vaya a otros países europeos o a China. Que revierta en la riqueza local.

¿Cree entonces indispensable que se evite que haya rechazo social?, que no sería bueno continuar con este proyecto si la población sigue sin estar de acuerdo con él...

Sin duda. Nosotros cuando conocimos el proyecto de la mina fuimos los primeros en recomendar a la empresa que lo cambiara, que no podía ver la luz con un rechazo tan mayoritario de los vecinos y vecinas de Cáceres. Claramente el ayuntamiento también lo entendió así y por eso lo rechazaba. Las cosas siempre es mejor hacerlas de la mano de todos los actores, y para nosotros la población local es fundamental. Y si ella no entiende que un proyecto cumple con sus expectativas de creación de riqueza, de protección medioambiental o de generación de valor, algo no estamos haciendo bien. Hablando con todos puede encontrarse un diseño de este u otros proyectos que se puedan presentar para que cumplan estas condiciones. Y que sean bienvenidos siempre por la población local.

A día de hoy la principal industria que tenemos en la región sigue siendo la central de Almaraz. En la coyuntura actual, en la que incluso se está valorando reactivar una térmica como la de As Pontes, ¿podría haber marcha atrás en el calendario de cierre de las nucleares? De acuerdo a él, Almaraz sería la primera en parar...

España está ahora mismo en condiciones de tener soberanía energética, que pasa sí o sí por las fuentes renovables. Creo que España ha dado un mensaje muy claro en cuanto a cuál es nuestra hora de ruta: el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y la ley de cambio climático. Eso está atrayendo muchísimas inversiones, está dando buenos resultados y es en lo que hay que profundizar, al margen de lo que está pasando en otros países. La UE tiene una hoja de ruta muy exigente que es el green deal. Tenemos que descarbonizar la economía en 2050 y hasta ahí podemos llegar de una manera ordenada o lo podemos hacer de una manera desordenada como a lo mejor están pensando hacer otros países europeos. A nosotros nos está yendo bien con esta hoja de ruta ordenada, con una legislación que facilita las inversiones y con los fondos europeos, que están acompañando al sector privado que viene a España a invertir en energía verde, en industria verde o en turismo sostenible.

España recibió en junio más de 8,2 millones de pasajeros internacionales, el 86% del nivel precovid, ¿confía en superar este año las cifras anteriores a la pandemia en volumen o en gasto turísticos?

Estamos en un cambio de modelo en el sector turístico. A pesar del impacto de la pandemia, hemos salido de ella aumentando el gasto turístico y la estancia media. Estamos de hecho ya en niveles prepandemia en lo que es el gasto, que yo asocio siempre a calidad. En volumen vamos a tener un verano extraordinario y probablemente estaremos muy cerca de los niveles prepandemia.

En relación a los fondos europeos, hay controversia sobre la velocidad a la que están ejecutándose, ¿están llegando y se están activando al ritmo que tenía previsto el Gobierno?

Llevamos apenas un año ejecutándolos pero en el caso del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, por poner datos, hasta el 30 de junio hemos autorizado más del 65% de los fondos. Es decir, o ya se ha recibido el dinero o están en tramitación pero ya sobre la base de proyectos concretos. Son 4.600 millones de euros en un año. Eso significa que sí estamos ejecutando los fondos. Sabíamos que en 2022 íbamos a coger la velocidad de crucero, una vez que en 2021 habíamos diseñado programas que son nuevos, por ejemplo el PERTE para el desarrollo del vehículo eléctrico y conectado, un programa que nos ha llevado más de un año porque hemos tenido que negociar el marco de ayudas con la Comisión Europea. Creo que hay muchos interesados, sobre todo el Partido Popular, en que estos fondos no lleguen, pero somos una economía que ha demostrado que es resiliente, hemos salido de una pandemia reforzados y con una creación de empleo extraordinaria. En el último año se han creado más de 331.000 empleos en el sector turístico, el más afectado por la pandemia y que hoy lidera la creación de empleo. Estos fondos europeos suponen una oportunidad única y Extremadura los ha sabido aprovechar porque ha estado alineada con el resto de administraciones para no quedar atrás de este plan que supone sin duda una nueva revolución en nuestra industria, nuestro comercio y nuestro turismo. Aquellos que lo han creído así hoy son los principales beneficiarios de los fondos. Espero que acabemos el año y que esta sombra de duda que sobre todo el Partido Popular está generando se revierta y podamos decir que estos fondos eran lo que necesitábamos para dejar atrás la pandemia y abrir una nueva etapa en la que además estamos conviviendo con los impactos de la guerra. 

Precisamente, con el impacto que está teniendo la guerra en el suministro energético, ¿pueden descartarse restricciones al consumo de energía en la industria española este invierno?

En el caso de España contamos con recursos como para dar tranquilidad a las empresas y a los consumidores de que no vamos a tener esos problemas de suministro que sí pueden tener otros países europeos más dependientes del gas y del petróleo rusos. En nuestro caso claramente no es así. El impacto puede venir como estamos viendo por la vía del incremento de precios y por eso estamos tomando las medidas de reducción de la carga fiscal en la factura eléctrica o los 20 céntimos de subvención por litro de carburante, entre otras.

Las exportaciones españolas acumulan hasta mayo un 24% de incremento, más de un 22% en el caso de las extremeñas, ¿será este un año récord para el comercio exterior?

En la anterior crisis la manera de compensar la caída de la demanda interna fue reforzando la internacionalización de las empresas españolas. Esto ahora es un input para que el sector exportador contribuya a la recuperación económica. Mes tras mes estamos teniendo récord de exportaciones. Es difícil hacer previsiones por los impactos de la guerra en las cadenas de valor de suministro pero creo que sí, que podemos continuar creciendo en el comercio exterior. El reto es seguir animando a las empresas a que se internacionalicen, hacer un acompañamiento financiero, con nuevos fondos que hemos puesto a su disposición, y en la búsqueda de nuevos mercados. Ahora estamos muy activos en Estados Unidos, y para nosotros el mercado asiático es también uno de los que tienen un amplio potencial de despliegue para las empresas españolas. Y Extremadura, con estas nuevas inversiones, también va a reforzar su cadena de valor en la exportación, porque serán muchas las baterías que desde la planta de Envision se ensamblen en otros países. Serán productos hechos en Extremadura y que se venderán en todas partes del mundo.

Compartir el artículo

stats