Kiosco

El Periódico Extremadura

Las consecuencias de los procesos de concentración bancaria y de la digitalización

Un 20% de los municipios extremeños vive en absoluta exclusión financiera

Son los 80 que no cuentan con oficina, cajero ni cualquier otro servicio de este tipo. Suman en torno a un 2% de la población, al afectar el problema a los pueblos de menor tamaño

Un 20% de los municipios extremeños vive en absoluta exclusión financiera M. Á. Montero| EUROPA PRESS

Sin sucursal, sin cajero, sin un agente financiero, y sin ningún otro tipo de servicio bancario como los que puedan dar una oficina móvil o una de Correos. Es la situación en la que se encuentran ochenta municipios extremeños, uno de cada cinco. Los procesos de concentración bancaria y los cambios hacia la digitalización continúan agravando el problema de la exclusión financiera en zonas de todo el país, incluidas algunas de Extremadura. Se trata de una cuestión que golpea sobre todo a las poblaciones de menor tamaño, por lo que la proporción de la población afectada es mucho menor, por debajo del 2%. Solo dos de estas localidades están en la provincia de Badajoz y las 78 restantes en la de Cáceres.

Los datos son de diciembre de 2021 y corresponden al informe sobre inclusión financiera recién presentado por el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia y director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Joaquín Maudos, elaborado a petición de las patronales AEB (banca), CECA (cajas de ahorros) y Unacc (cajas rurales).

El informe recoge que si en 2019, antes del covid, en el país había 4.194 municipios sin sucursal bancaria (el 51,6 % del total) y más de 1,3 millones de ciudadanos afectados (2,8 % de la población), dos años más tarde las localidades habían subido a 4.422 (228 más, un 54,3 % del total), y los residentes eran ya más de 1,5 millones, el 3,28% de la población. 

Un 20% de municipios extremeños vive en absoluta exclusión financiera

Entre septiembre de 2008 y finales del año pasado, Extremadura ha perdido 455 oficinas bancarias, un 38%de las alrededor de 1.200 que había en su momento más expansionista. Y eso a pesar de que las tres entidades con sede en la región (Caja Rural de Extremadura, Cajalmendralejo y Banca Pueyo) han mantenido o aumentado su capacidad durante estos años. No obstante, el proceso de ajuste seguido en la última década y media por las cajas de ahorros y por los principales bancos españoles ha ido mermando la red bancaria instalada en la comunidad autónoma. 

78 de estas localidades están en la provincia de Cáceres, por únicamente dos en la de Badajoz

decoration

En cuanto a la cifra de cajeros que dan servicio en Extremadura, se sitúa en 1.146 (915 en sucursales y 231 desplazados). Si se suman los agentes financieros y las oficinas de Correos (190 y 289, respectivamente), la cifra total de puntos de acceso a los servicios bancarios en Extremadura es de 2.385.

Así las cosas, de los 388 municipios extremeños, en 152 (casi cuatro de cada diez) no está abierta al público ninguna oficina bancaria. En ellos vive un 6,3% de la población extremeña. De nuevo las carencias están concentradas en la provincia de Cáceres, donde están ubicadas 121 de estas poblaciones, por 31 en la de Badajoz. 

En 95 de ellas (una de cada cinco de la comunidad autónoma) no hay asimismo un cajero que dé acceso al efectivo; y en 86 tampoco existe la atención de un agente financiero.

Distribuida la población extremeña que no dispone de acceso a servicios financieros en su localidad en función de la distancia al punto más cercano en el que puede disponer de ellos, el 22,3% del total lo tiene a menos de 5 kilómetros; el 52% a entre 5 y 10 kilómetros; el 20,8% a entre 10 y 15 kilómetros; y el 4,9%a entre 15 y 30 kilómetros.

En todo el país, 657.636 residentes -el 1,4 % de la población- padecen lo que podría calificarse como exclusión financiera absoluta, dado que la localidad en la que viven no tiene ni oficina bancaria, ni cajero, ni agente, ni oficina de Correos ni oficina móvil. De ellos, el 43,8% se concentran en Castilla y León, la comunidad más castigada por la falta de servicios bancarios. En total se encuentran en esta situación 3.230 de los 8.131 municipios españoles, un 40%. 

Mejor que en otros países

Pese a todo, el informe concluye que la situación en el país no es tan mala como se deriva «del intenso recorte en la red de oficinas bancarias de los últimos años», porque «la accesibilidad a los servicios bancarios es buena, ya que en la actualidad el 98,6% de la población española reside en un municipio donde al menos hay un punto de acceso a servicios bancarios.

Igualmente, se resalta que gracias a varias medidas adoptadas por el sector bancario (instalando cajeros donde no hay oficinas, habilitando oficinas móviles, firmando un acuerdo con Correos y mediante la colaboración con agentes financieros), 898.131 personas (el 1,9% del total) que residen en 1.192 municipios (14,7% del total) pueden acceder a los servicios bancarios».

Compartir el artículo

stats