Kiosco

El Periódico Extremadura

DATOS DE LA ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA

Cuatro de cada diez horas extras hechas en Extremadura no se pagan

Semanalmente, los asalariados extremeños hacen unas 45.000 fuera de horario y que no se remuneran. El Ministerio de Trabajo ha anunciado la creación de un algoritmo para controlar estas infracciones

Cuatro de cada diez horas extras hechas en la región no se pagan 13-05-2019 - CASTELLON - TRABAJADORES DE UNA EMPRESA FICHANDO PARA CONTROLAR LAS HORAS EXTRAS - FOTO GABRIEL UTIEL

De cada diez horas extras que realizan los asalariados extremeños, cuatro no son remuneradas. Es lo que revelan los datos de la última Encuesta de Población Activa realizada por el INE, la del primer trimestre de este año, de acuerdo a los cuales, en la semana de referencia (la anterior a la realización de la entrevista) el conjunto de los trabajadores por cuenta ajena extremeños completaron su jornada laboral con un total de 119.000 horas extraordinarias, de las que solo 73.900 fueron retribuidas

A finales de mayo pasado, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, anunció la puesta en marcha de «un nuevo algoritmo desde Inspección de Trabajo» para fiscalizar este tiempo de más que se echa en el tajo y, sobre todo, perseguir aquel que no sea retribuido. Cada semana se realizan en España 6,6 millones de horas por encima de lo establecido, de las que cerca de 2,9 se hacen «sin recibir compensación alguna», lamentó la ministra, que lo tildó de «una realidad inaceptable».

«Las horas extraordinarias están más que normalizadas, ya sean pagadas o no», y entre las primeras unas veces compensadas «como está estipulado y otras con un sobre en negro o metiéndolas como incentivos», reconocen fuentes de la Inspección de Trabajo en Extremadura. «El problema es que no hay un sistema para poderlas controlar, la legislación no nos lo permite. Una persona que no está dada de alta, que tiene el contrato mal hecho o que no tiene prevención de riesgos laborales, lo puedo probar, pero una hora extra, es muy difícil», añaden. 

Como máximo, 80

El número máximo de horas extraordinarias al año a efectuar por un trabajador es de 80, pero no se computan como tales si son compensadas mediante descansos dentro de los cuatro meses siguientes a su realización. «Si vas a una empresa y encuentras a alguien que hace horas extras y te dicen que no se están pagando ni cotizando porque en dos o tres meses se las van a compensar con periodos de descanso, ¿cómo controlas eso?», arguyen las mencionadas fuentes, a la vez que se muestran escépticas sobre la efectividad que tendrá el algoritmo, denominado Max ('Más algoritmos para menos horas extra'). 

La teoría es que, a partir de diferentes variables, como la dimensión de la plantilla o la facturación de la empresa, este algoritmo permita hacer aflorar este exceso de tiempo realizado indebidamente. «Hay que probar que las horas se hacen, no suponerlo», esgrimen desde Inspección, de lo contrario el juez nos va a anular el acta en dos minutos». «Esto sería cuestión de que cuando se contrata a un trabajador y se le da de alta, se le ponga claramente su horario. Y que si hay que cambiarlo en cualquier momento, se comunique por escrito y quede un registro público», remachan.

Las horas extras no declaradas se pueden castigar tanto por su no cotización (hay que abonar lo no desembolsado más una multa proporcional) como por el impago a los trabajadores, aunque si estos últimos quieren reclamar el salario que les corresponde deberán acudir al juzgado.

Francisco Jiménez, secretario de Formación y Empleo de CCOO de Extremadura, califica el dato de horas extras no remuneradas como «escandaloso» y hace hincapié en que este tipo de abusos «ha crecido exponencialmente con la irrupción de las plataformas de reparto». Es precisamente proteger a los trabajadores de este sector, incide, una de las principales motivaciones que ha estado detrás de la idea de crear el algoritmo. Considera que su utilización puede ayudar a fiscalizar el tiempo realizado por los trabajadores fuera de su horario laboral, una vez que la «la inspección no tiene recursos suficientes» para desarrollar esta labor, aunque pide que también incorpore un «mecanismo» sancionador que desincentive estos incumplimientos por parte de las empresas. 

Los trabajadores, detalla, no suelen denunciar esta clase de infracciones por temor a represalias. «Es muy difícil que lo hagan, solamente cuando se ha extinguido la relación laboral es cuando pueden decidir reclamar», pero en esos casos lo normal es que se encuentren de nuevo con la dificultad de tener que probar esos excesos horarios.

Pérdida de puestos de trabajo

Un informe publicado el año pasado por UGT subrayaba «la pérdida notable de puestos de trabajo» que supone el recurso a las horas extras, ya sean pagadas o no, por parte de las empresa. Con datos de 2020, estimaba que con ellas se podrían haber creado más de 180.000 puestos de trabajo a tiempo completo en España. Respecto al total de salario perdido, partiendo de que en ese año se realizaron 150 millones que no fueron retribuidas, los asalariados dejaron de percibir un importe total de aproximadamente 2.500 millones de euros, mientras que la merma de recursos para la Seguridad Social ascendió a unos 750 millones de euros en cotizaciones.

Francisco Morcillo, secretario de Política Institucional y Empleo de UGT Extremadura, lamenta que en empresas «de determinados sectores» sea algo frecuente establecer que por norma «se tiene que echar una hora más sin remunerar» o que incluso si este tiempo se acaba pagando no se haga «a razón del convenio». Aunque admite que controlarlas es «complicado» y más con el auge del teletrabajo, subraya también que «la gran mayoría de los convenios regulan los horarios», lo que debería favorecer que se detectasen las irregularidades. 

Igualmente, critica que, «en un país con una alta contratación a tiempo parcial involuntaria», estos mismos asalariados, a los que no se les ofrece la jornada completa, tengan que realizar en ocasiones horas extraordinarias, a pesar de estar prohibidas en este tipo de contrato salvo por razones de fuerza mayor.

Compartir el artículo

stats