Kiosco

El Periódico Extremadura

EL TREN EN EXTREMADURA

Transportes reconoce que faltó personal de refuerzo en la puesta en servicio del Alvia

La secretaria de Estado descarta que el calor o las pendientes estén detrás del "cúmulo de incidencias" de los primeros días. De momento se mantienen los tiempos de viaje y solo se bonificarán al 50% los trayectos con más de 15 minutos de retraso

Tren Alvia circulando por Extremadura

"Era una puesta en servicio muy complicada y se deberían haber reforzado las brigadas de mantenimiento". Son palabras de la secretaria de Estado de Transportes, Isabel Pardo de Vera, que este miércoles se ha reunido en Mérida con la consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias, para abordar la crisis del tren en Extremadura. Según Pardo de Vera, los técnicos han descartado que las pendientes del trazado extremeño o el calor como dijeron los presidentes de Renfe y Adif el pasado viernes estén detrás del "cúmulo de incidencias" de los primeros días y tan solo ha reconocido que, al tratarse de una puesta en servicio "especial" porque la vía aún tiene algunos tramos en obras, se debería haber contado con más personal in situ, incluido el de las empresas contratistas, por si surgían complicaciones.

Y es precisamente lo que se ha hecho para dar solución al problema: monitorizar la línea y mantener el refuerzo del mantenimiento después de que en los últimos cuatro días se hayan conseguido "unos horarios aceptables". "Los problemas están acotados y hemos puesto medios, no se tendrían que volver a producir", ha señalado Pardo de Vera.

La secretaria de Estado ha reconocido que algunas de las incidencias de infraestructura tardaron en resolverse y que el objetivo ahora es que si se vuelven a repetir, la respuesta sea "inmediata" para que los usuarios sufran "el mínimo impacto". Así, se han incorporado a las labores de vigilancia personal de las empresas contratistas de las vías y de los accionamientos de desvío, y se han duplicado las brigadas de mantenimiento de Adif.

Tiempos de viaje

Por lo que se refiere a los trenes, se descarta que los fallos se deban al calor o a los tramos con pendiente, como se barajó en un primer momento: Pardo de Vera ha reconocido que en el trazado de Galicia las pendientes son, de hecho, más acusadas que en Extremadura. Las altas temperaturas también se descartan porque el problema de la se dio solo un día y no se ha vuelto a repetir. Igualmente, el fabricante y el mantenedor han comprobado el correcto funcionamiento del disyuntor, mecanismo que reduce la velocidad del material rodante cuando detecta un sobrecalentamiento.

Isabel Pardo de Vera (izquierda), reunida con Leire Iglesias y la directora general de Transportes de la Junta. EL PERIÓDICO

De esta forma, todo apunta que el retraso que hayan podido causar los trenes se debe, más que a las incidencias técnicas, a otros factores externos como los "ajustados tiempos de viaje". Un ejemplo: para la bajada de pasajeros en Atocha-Cercanías se contemplan dos minutos, un tiempo "demasiado optimista", según Pardo de Vera, teniendo además en cuenta la alta demanda que ha tenido el servicio. Igualmente, "cuesta llegar al tiempo" en el cambio de vía que es necesario para entrar en la estación de Mérida.

La secretaria de Estado reconoce se verán obligados a corregir en unos minutos los tiempos de viaje, pero como "no tiene que ver con problemas técnicos", y tras comprobar que "ahora mismo no existe ninguna causa" para que el servicio no funcione correctamente, Renfe renuncia a modificar los horarios: mantiene el viaje de Badajoz a Madrid en 4 horas y 18 minutos (4 horas 28 minutos en el caso del Intercity) y solo bonificará al 50% los trayectos del Alvia y el Intercity que sufran retrasos superiores a los 15 minutos (en el resto del país la compensación se produce cuando los retrasos superan los 70 y 60 minutos, respectivamente).

Puesta en servicio "rigurosa"

Pardo de Vera ha iniciado su intervención ante la prensa pidiendo disculpas a los extremeños y reconociendo que el compromiso del Gobierno con el tren "se ha visto frustrado" con las incidencias y retrasos, por las que siente "disgusto y enfado". Frente a las críticas por las prisas en la inauguración, ha asegurado que se trabajó en una puesta en servicio "rigurosa" teniendo en cuenta todos los condicionantes de seguridad, y que pese al "cúmulo de incidencias y los retrasos inaceptables", en los últimos cuatro días el servicio ha funcionado correctamente tras tomar las medidas pertinentes.

Entiende que aún es poco tiempo para dar la crisis por zanjada, pero asegura que si vuelve a darse una incidencia, "no será por falta de recursos, de refuerzo y de la importancia que tiene este hito, la puesta en servicio de la primera fase de la alta velocidad a Extremadura".

Por su parte, la consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias,  ha considerado que las medidas implantadas ahora "se deberían haber previsto desde el minuto uno". "Para recuperar la confianza hay que ganárselo, y para ganárselo hay que garantizar que los trenes sean puntuales y fiables", ha concluido.

Compartir el artículo

stats