Kiosco

El Periódico Extremadura

Su presencia pretende ser «disuasoria»

50 efectivos del Ejército vigilan ya los montes de Jerte, Gata y La Vera

Una compañía de la Brigada Extremadura XI trabaja coordinada con el Infoex para prevenir los incendios. Van en patrullas que recorren día y noche el terreno en coche y a pie.

Efectivos del Infoex y de la Brigada Extremadura XI en una de las zonas en las que se han desplegado este verano. consejería de agricultura

Desde hace más de dos semanas 50 efectivos de la Brigada Extremadura XI del ejército refuerzan la vigilancia en la zona norte de Extremadura para prevenir los incendios, especialmente con el fin de que su presencia ejerza un efecto «disuasorio» en aquellos casos en los que el origen del fuego no se debe a causas naturales. La colaboración entre el Ministerio de Defensa y la Junta de Extremadura se puso en pie tras la oleada de incendios de la primera quincena de julio, que llegó a concentrar tres grandes fuegos a la vez en Las Hurdes, Casas de Miravete y la Garganta de los Infiernos (este último intencionado) que calcinaron más de 6.000 hectáreas. El Ejército de Tierra se ha sumado así en una iniciativa pionera (la única experiencia previa es en Galicia), a la labor de vigilancia que ya realizan los efectivos del Plan Infoex y también la Guardia Civil a través de las unidades de seguridad ciudadana y el Seprona.

Los nuevos trabajos de vigilancia comenzaron el pasado 28 de julio y se centran en los montes de La Vera, la Sierra de Gata y el Valle Jerte. «Nosotros tenemos ya nuestras casetas de vigilancia y sabemos a través de ellos cuando hay un incendio. La función del ejército ahora es que, además, se vea que alguien está vigilando», dijo la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal en una entrevista en este diario tras acordarse el refuerzo del sistema de vigilancia con el ejército. 

Prioridad en el norte de Extremadura

Las tareas de vigilancia se iban a llevar a cabo en principio en todo el arco norte de Extremadura, pero tras analizar las posibles rutas y lugares en los que poder establecer las bases de estas patrullas, se comprobó que solamente era posible definir dos áreas de trabajo. Así se estableció Gata y Jerte -Vera, «tirando de estadística, en atención al número de incendios y a la causalidad», concretan desde la Conserjería de Agricultura. La cuestión es que Las Hurdes son una zona con menor número de incendios; «y el gran fuego de este año ha sido por causas naturales», recuerdan. Acreditaron que el origen fue un rayo. «Eso no quita que, en las reuniones semanales que se mantienen entre miembros del Centro Operativo Regional y del Ejército, se pueden variar las zonas de vigilancia y actuación a otras que se consideren necesarias», matizan también.

Las prioridades y zonas a vigilar las definió el Infoex «en función del número de incendios y la causalidad»

decoration

Para cumplir con la misión de apoyo encomendada a la Brigada Extremadura XI, el Ejército ha creado y desplegado en el norte de la provincia de Cáceres una compañía integrada por personal de todas las unidades de la brigada. Está constituida por una plana mayor y dos secciones motorizadas con vehículos todoterreno, junto con elementos de apoyo logístico (abastecimiento, mantenimiento y sanidad) necesario para atenderlos, informan desde la oficina de comunicación de la Brigada Extremadura.

El número de militares en esta unidad frente a los incendios es de 65, y de ellos hay unos 50 desplegados sobre el terreno en distintas patrullas de entre dos y cuatro personas; que van recorriendo las zonas que les asigna el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de la Junta de Extremadura. Hay unos 28 efectivos en la zona de Gata y los demás (22) se reparten entre el Valle del Jerte y la Vera.

El resto del operativo hasta los 65 destinados a estas tareas, lo integran otro núcleo localizado en la base General Menacho (en Badajoz), que se encuentra «en alerta, organizado y preparado para ser desplegados rápidamente», si fuera necesario aumentar la presencia de medios sobre el terreno para cumplir con el efecto disuasorio que se pretende que tenga en estas zonas la presencia de los militares. Son otros 15 efectivos más.

Efectivos del Infoex y el Ejército, en una de las zonas en las que está desplegado. Consejería de Agricultura

El equipo del ejército lo completa también una célula de dirección y gestión, que actúa desde la base pacense en Bótoa y que es la que sirve de enlace con los responsables del Infoex, con el fin de coordinar el desarrollo de las patrullas. Es el Infoex, en todo caso, el que determina la planificación diaria de los efectivos del Ejército, tal y como se acordó en la reunión de planificación que mantuvieron el pasado 20 de julio la delegación de Gobierno, la Junta de Extremadura, la Brigada Extremadura XI y la Guardia Civil para reforzar el dispositivo de vigilancia y prevención de incendios forestales en este verano, en el que las condiciones son más adversas por la sequedad del terreno y el ambiente.

Patrullas itinerantes día y noche

La presencia del ejército en las zonas de la Vera, la Sierra de Gata y el Valle del Jerte, se lleva a cabo en patrullas que van tanto en vehículos como a pie, en coordinación diaria con los responsables del Infoex de cada una de las áreas. Recorren las zonas que se les asignan «tanto en horario nocturno como diurno y sin que se acojan a horarios concretos ni a itinerarios fijos», detallan desde la Brigada Extremadura. Cada día se van modificando las rutas y los horarios para abarcar todo el territorio en el que están desplegados, en función de las prioridades que les van marcando desde el Infoex.

«Se trata de contribuir a la prevención de incendios, mediante la disuasión, proporcionado la seguridad de la población y la preservación del medioambiente», precisan desde la Brigada Extremadura sobre el cometido. La coordinación establece que los avisos en caso de incendio los dirijan al Centro Operativo Regional en Cáceres, y «los avisos de actitudes y hechos sospechosos» se realicen a la Comandancia de la Guardia Civil en Cáceres, con quien están en estrecho contacto.

«La experiencia está siendo positiva. Pero habrá que esperar al final de la operación para determinar y valorar con mayor exactitud el resultado», valoran desde la Consejería de Agricultura. Hasta cuándo se mantendrá la colaboración no está definido: «El Ejército de Tierra permanecerá activado prestando el apoyo solicitado hasta que se ordene», precisan en la Brigada Extremadura XI.

Compartir el artículo

stats