Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

evolución demográfica de extremadura

Cáceres pierde en la última década el doble de población que Badajoz

La provincia cacereña reduce sus habitantes en un 6,7%; mientras que la pacense, en un 3,7%. La región se ha quedado sin 51.000 residentes desde 2012, estando ahora en 1.053.302 personas

«La provincia de Cáceres se está quedando atrás, sobre todo en los aspectos económicos. Badajoz tiene mucho más dinamismo, especialmente la capital pacense, que sabe aprovechar la frontera que existe con Portugal», dice Domingo Barbolla, sociólogo y antropólogo de la Universidad de Extremadura (Uex). Y se va más atrás en el tiempo para explicar el fenómeno: «Es que poner en Mérida toda la logística de la Administración regional fue un error, porque allí se han concentrado todos los recursos. Eso ha provocado que la provincia de Cáceres haya perdido esa fuerza que antes tenía el norte sobre el sur». Barbolla hace estas reflexiones frente a los datos de población del Instituto Nacional de Estadística (INE) que analizan los diez últimos años, en los que se evidencia que los municipios cacereños han sufrido mucho más la caída demográfica que los de Badajoz.

Así, en la última década la provincia de Cáceres se ha quedado sin un 6,7% de sus habitantes; mientras que el descenso en la de Badajoz ha sido del 3,7%.

En números absolutos, la provincia de Cáceres ha pasado de 412.501 residentes en 2012 a 386.302 (26.199 menos) a 1 de enero de 2019. Por su parte, la de Badajoz ha ido de 691.842 habitantes en 2012 a los 667.000 (24.842 menos) de este año.

En cuanto a la evolución demográfica a nivel regional, Extremadura ha pasado en la última década de una población de 1.104.343 personas a otra de 1.053.302. Las cifras significan 51.041 moradores menos (una bajada general del 4,6%).

Sangría demográfica

Lo cierto es que la sangría demográfica es una de las heridas que perduran en la comunidad autónoma; y especialmente en la provincia de Cáceres, la cual se incluye en las zonas del país denominadas la ‘España Vaciada’.

¿Supondrán un revulsivo para asentar población los próximos proyectos que se esperan, casi todos localizados al norte de la región? Pendientes están la gigafactoría de Navalmoral de la Mata, la fábrica de diamantes de Trujillo, la explotación de la mina de Cañaveral... 

Al respecto, Barbolla expresa: «Pero solo hay que fijarse, por ejemplo, en la fábrica de diamantes de Trujillo. ¿Cuánto tiempo hace ya que dijeron que la iban a hacer? Lo que ocurre con las trabas burocráticas a la hora de montar un proyecto es una vergüenza, porque se retrasa todo demasiado. Si fuera verdad que esas iniciativas se ponen en marcha en la provincia de Cáceres, claro que sería un revulsivo». Y añade este profesor de la Uex: «La realidad es que vivimos en una dinámica en la que queremos resultados inmediatos; y eso choca con las demoras que siempre provocan los trámites administrativos».

¿Funcionan las ayudas a la natalidad? «Está más que comprobado que no. Aspiramos a que la población esté formada, y si tienen formación, busca un empleo acorde a la misma; un trabajo que no se encuentra en Extremadura. Por muchas ayudas que se den, esas personas se van a marchar, que sobre todo son mujeres jóvenes que, si forman una familia, lo harán fuera de la región», manifiesta Barbolla. «De ahí la importancia de que lo proyectos salgan adelante y no sean solo promesas electorales», concluye.

Compartir el artículo

stats