Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

LA ENTREVISTA Antonio Hidalgo RECTOR EN FUNCIONES DE LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

«Los campus necesitan una mejora importante, pero no teníamos dinero»

Una imagen de archivo del rector en funciones de la Uex, Antonio Hidalgo. FRANCIS VILLEGAS

Recibe a este diario por teléfono, de camino a Suecia, donde la Universidad de Extremadura (Uex) lidera un proyecto con otras nueve universidades europeas. Eso, dice el rector ya en funciones de la Uex, Antonio Hidalgo, ha contribuido a dar mayor visibilidad a la institución, uno de los puntos fuertes de su mandato. Ha estado cuatro años en el cargo pero un problema de salud le ha impedido presentarse a la reelección. Reconoce que le hubiera gustado pero se aparta porque no está al 100%. «En el último año he estado mucho tiempo de baja, eso no se puede tolerar porque no da buena imagen de la universidad», asiente. Confía en Pedro Fernández Salguero, de momento único candidato a sucederle. Y asegura que su mandato, con el covid de por medio, ha sido «raro» y «complicado».

Presentó su dimisión el 23 de septiembre. ¿Cómo han sido estos cuatro años?

Muy complejos. Ha habido una pandemia, una crisis de energía,… Ha sido raro. En la pandemia lo que hicimos fue intentar salvar los papeles para seguir en pie.

¿Ha podido hacer todo lo que tenía en mente?

Se han hecho cosas que se querían hacer porque, al fin y al cabo, la gran mayoría del programa, en nuestro caso, era una gestión seria de todos los recursos que teníamos. Y seguir intentando visibilizar la universidad, aquí y fuera de aquí, que se ha logrado,… Pero fundamentalmente los mayores esfuerzos han sido seguir manteniendo, con unas condiciones adversas, la maquinaria de la universidad con clases presenciales e intentar que no se propagara el covid en nuestras aulas. Para llegar a eso hay que seguir manteniendo al profesorado y al alumnado.

¿Qué cosas le hubiera gustado terminar?

Quedan muchas cosas. Me gustaría haber tenido un mejor reparto del trabajo del profesorado, para que sea más equitativo.

«Me gustan los campus fuera de las ciudades, donde los jóvenes puedan compartir entre facultades»

decoration

¿A qué se refiere exactamente?

Nosotros somos docentes e investigadores simultáneamente. El que investiga mucho y lo hace bien intenta demandar menos horas de docencia, pero los recursos que tenemos es lo que nos permite mantener al profesorado, por lo que, si reducimos el trabajo a esos investigadores buenos, necesitas que esas clases las asuman otros. Por eso, solo si tienes bien medido qué hace cada profesor, puedes asignar más o menos horas de clases y hacer un reparto más justo de todo el trabajo.

Siempre ha dicho que los campus necesitan una mejora, ¿es otra de las cosas que ha quedado pendiente?

Necesitan una mejora sustancial y se necesita una inversión de la que no hemos dispuesto. En Cáceres se necesita claramente un asfaltado de todas las instalaciones, volver a revisar el ajardinamiento que se hizo hace 15 años,… Los campus actuales son más amables y más modernos. Me hubiera gustado poder adecentarlos para darles una vista mucho más conjunta, donde la vida universitaria fuera más agradable.

¿Perjudica el hecho de que los campus estén alejados de las ciudades, como el caso de Cáceres?

No, prefiero campus nucleares, separados de la ciudad y destinados a ser universitarios, con esa identidad de campus, donde los estudiantes puedan compartir entre facultades, eso enriquece mucho.

«Invertimos cientos de miles de euros en mantener la universidad durante el coronavirus»

decoration

El covid lo paró todo, ¿qué le hubiera gustado desarrollar y no pudo por la pandemia?

Necesitábamos invertir en medios docentes, pero toda la inversión en docencia se nos ha ido en el covid, para poner medios telemáticos. En condiciones normales, ese dinero se habría utilizado para reformar laboratorios y actualizar el material y las condiciones de las prácticas.

¿Cuánto se llegó a gastar la universidad en adaptarse al covid?

Cientos de miles de euros. Hemos tenido que reforzar nuestros sistemas informáticos al completo para aguantar un sustento de toda la docencia y de la evaluación en virtual. Ha habido que invertir en grabadoras, cámaras, el software de videoconferencias,…

¿Todo lo que se implantó se mantiene? ¿Se utiliza?

Evidentemente somos una universidad presencial y debemos seguir manteniendo esa seña de identidad pero sí que se utiliza mucho más que en prepandemia. Solo el hecho de que podamos tener la capacidad de, ante alumnos que no están, remitirles lo que necesiten, transmitirles materiales a través del campus virtual, conversar con ellos mediante medios alternativos a las tutorías,… es mejorar, porque son herramientas para poder estar conectados a los alumnos y en eso hemos ganado.

Sí ha conseguido, al menos, iniciar el proyecto de ahorro energético…

La instalación de las placas solares para el ahorro energético y la reducción de contaminación era uno de los proyectos que tenía en mente. Por fin ya están los obreros y de eso me siento muy contento. Se están colocando en todos los campus salvo en Plasencia, porque es un edificio histórico y no podemos intervenir en él. En Cáceres y Badajoz se ha configurado un anillo de media tensión del que toman energía todos los edificios. Nosotros hemos buscado los techos más idóneos para montar esas placas solares que vierten a ese anillo del que todos se abastecen de energía, independientemente de qué facultad lo produzca y cuál lo consuma. Todo es para todos.

¿Cuánto se estima que podría ahorrar la universidad?

No menos del 40%.

Los ránkings de Shanghái, ¿ayudan a dar visibilidad?

Mi primer año como rector me di cuenta de que la Uex no aparecía en algunas materias. En el verano del 2019 le escribí directamente una carta al ránking de Shanghái porque quería saber por qué, estando bien colocados en materias de las que se evaluaban, no aparecíamos. Me dijeron que lo estudiarían. Y ese año fue la primera vez que aparecimos como universidad, entre el 800 y el 900 del mundo. Fue ya una alegría. Y lo que hemos ido consiguiendo poco a poco, que ya ha sido gracias a los investigadores de la universidad, ha sido seguir mejorando. Ahora estamos entre los 600 y los 700 del mundo. En el ránking español estamos entre la 16 y la 21 de España. Eso nos da una posición más razonable respecto de nuestros vecinos de cómo lo estamos haciendo.

¿Esto ha influido en el crecimiento de estudiantes?

Seguro. Aunque también la matrícula gratuita de la Junta. Lo que tenemos que vencer es la idea de irse fuera. Hay que pensar en que vivir en cualquiera de las ciudades de Extremadura es mucho más económico. Vivir en Cáceres para una persona de Badajoz es mucho más económico que en Sevilla, que es donde fundamentalmente se van. Y a la inversa, vivir en Badajoz es más barato que en Salamanca o en Madrid. Pero claro, los alumnos tienen otros alicientes, que es el irse y eso va unido a la fama de una ciudad más que el estudio que quiere cursar.

¿Confía en Pedro Fernández Salguero?

En mi equipo hay seis catedráticos a parte de mí y todos tienen la opción de ser rectores. Ellos decidieron que la cabeza visible fuera él, a mí me hubiera dado igual cualquiera, habría supuesto la misma alegría. Cuentan con mi apoyo y mi máximo respeto. Les deseo ánimo porque gestionar una universidad es muy difícil.

¿Cómo es el día a día de un rector?

Me he llevado una sorpresa. Fui vicerrector de profesorado, siempre asumí que era mucho trabajo pero me ha sorprendido mucho la visibilidad del puesto y la cantidad de actos paralelos a los que socialmente estás obligado a asistir. 

Compartir el artículo

stats