El Gobierno central ha licitado por 2,4 millones de euros el contrato de servicios para la redacción del proyecto de trazado y construcción del tramo de la A-58 (Trujillo-Cáceres-Badajoz) entre Bótoa y Badajoz.

Este anuncio se publicará próximamente en el Boletín Oficial del Estado (BOE), según ha informado este lunes el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en un comunicado.

El trazado de la A-58 entre Cáceres y Badajoz discurrirá paralelamente a la carretera N-523, la cual fue cedida al Gobierno por parte de la Junta de Extremadura a través del real decreto 334/2019 sobre cambio de titularidad de la carretera Ex-100 (Cáceres-Badajoz).

Con ello, la carretera Ex-100 pasó a formar parte de la Red de Carreteras del Estado como N-523.

Este proyecto, con un presupuesto estimado de 80,7 millones de euros, incluye la proyección entre los kilómetros 66,5 y 76,5 de la N-523 de un tramo de autovía sobre la base del trazado redactado por la Junta de Extremadura, con limitación total de accesos y caminos de servicios laterales conectados con el tronco a través de nudos.

En este sentido, se incluye el enlace de Valdebótoa en el entorno del kilómetro 73, para conectar las vías de servicio necesarias para reordenar los accesos existentes y actuar como acceso al núcleo urbano secundario de Bótoa.

Te puede interesar:

Entre los kilómetros 76,5 y 80,25 de la N-523 se diseñará además la transformación de esta vía en carretera multicarril mediante la duplicación de su calzada, creándose glorietas intermedias que permitirán reordenar los múltiples accesos a explotaciones agrícolas extensivas (zonas regables del Guadiana).

En el enlace entre la N-523 y la A-5 se estudiarán y proyectarán por su parte mejoras puntuales.