«La demanda de leche materna en Extremadura se está atendiendo en la medida de lo posible porque la petición ha aumentado mucho y en ocasiones no se logra responder completamente a las necesidades. Lo deseable sería tener más donaciones para poder afronta debidamente esa necesidad», explica una portavoz del Banco de Leche Materna de Extremadura. Los destinatarios de esas peticiones son los bebés prematuros, con menos de 1.500 gramos de peso y menos de 37 semanas de gestación, y de forma prioritaria por debajo de 32 semanas. Por esas condiciones, todos los receptores están ingresados en la Unidad de Neonatos (la UCI para los recién nacidos), otro de los requisitos ahora para que se les alimente con las donaciones de leche ante la escasez que hay. 

El Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres es el primero de Extremadura que trabaja para impulsar las donaciones a través de la Comisión de Lactancia, un órgano multidisciplinar para implantar una estrategia humanizada de atención al nacimiento y la lactancia. Solo en el hospital de Cáceres han nacido 14 niños prematuros en los nueve primeros meses del año y a lo largo del 2021 se atendió con leche donada a 30 bebés ingresados. Ese año nacieron 77 prematuros allí. Pero la realidad es que no hay una estadística pormenorizada de la situación y solo se puede hablar de tendencias al alza: los datos del Ministerio de Sanidad únicamente recogen partos, pero no la semana de gestación; y en los datos del SES tampoco hay un registro uniforme porque, aunque el sistema Jara permite anotar la semana de gestación, no siempre se hace. Depende del criterio del profesional. 

Media dispar de nacimientos de prematuros

Tomando dos de las áreas de salud con un registro más pormenorizado, la media es además muy dispar: en el área de Mérida, la tasa de partos prematuros se situó en el 13,7% en el 2021 y la media de la última década es del 12.7%; en la de Don Benito- Villanueva, la media de último año fue del 20,1%, pero la de la última década cae al 11,6%, según los datos del SES. En la región hubo 6.700 partos en el último año, según el Ministerio de Sanidad.  

«Las tasas de natalidad han bajado en todos sitios, pero el porcentaje de prematuros se mantiene en torno al 7% o el 7,5% en España», reconoce la neonatóloga María Solo de Zaldívar. «Las madres son cada vez más mayores y las técnicas de reproducción asistida aumentan también los riesgos de prematuridad», sitúa entre las causas. 

La tasa en España está en el 7,5% pero los datos pero los en la región lo elevan al 13,6%

En cuanto a las consecuencias, esas tasas de prematuros suponen que la necesidad de leche materna es mayor también para atener las necesidades de estos bebés, puesto que las madres no siempre pueden hacerlo: esa demanda al alza no va acompañada por las donaciones que aunque ahora están empezando a recuperarse muy levemente mantienen las reservas del Banco de Leche materna siempre al límite y han obligado en varios momentos, también este año, «a priorizar entre unos niños y otros», reconoce la doctora. Junto a eso, recuerdan en el banco de leche, «es de esperar que cada vez tenga mayores indicaciones y, por tanto, debemos dirigir nuestros esfuerzos para que el número de donantes sea cada vez mayor».

En estos momentos hay unas 70 donantes. Es un buen dato porque duplica las cifras del peor momento de la pandemia (30 en 2020 y 40 en 2021) y eso «ha permitido que las reservas crezcan» según indican desde el banco, aunque es cierto que no da aún para que la situación sea desahogada. «Nuestro deseo y nuestros esfuerzos están dirigidos a que cada vez haya más donantes de leche materna para poder satisfacer la demanda, que efectivamente y quizá por el aumento de nacimientos de bebes prematuros, es mayor», señalan desde el banco de leche. 

«Unos pocos mililitros son como una vacuna para estos bebés»

El Comité de Lactancia del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres es único en Extremadura. Se creó en el año 2012 como un primer paso para llegar a convertirse en un centro acreditado en la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN) impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef para promover la lactancia materna «viendo los beneficios que conlleva tanto para la madre como para el niño», dice María Solo de Zaldívar, neonatóloga y presidenta de la Comisión de Lactancia que está impulsando esa tarea. 

Ella es la cara visible, pero el comité es un órgano multidisciplinar que engloba a matronas, ginecólogos, trabajadoras sociales y personal de los centros de salud y grupos de lactancia. La acreditación «está aún lejos», reconoce, pero se han ido dando pasos destacados en la última década para acompañar a las madres y a los bebés; entre ellos trabajar en un protocolo para separar «lo mínimo» a los niños de las madres «y que la lactancia se pueda instaurar lo antes posible»; pero también «abrir las unidades de neonatos para que las madres puedan acceder en cualquier momento para alimentar al bebé» (antes había unas horas marcadas). «Este cambio es esencial para todos los bebés y especialmente en ellos porque son estos bebés de Neonatos los más vulnerables, puesto que la mayoría están porque son prematuros. Unos pocos mililitros para ellos son como una vacuna, aunque sea solo del calostro (la primera leche)», explica. Esa es también la razón por la que estos niños prematuros son los candidatos preferentes para recibir las donaciones del banco de leche materna, y no siempre se ha podido atender con ellos la demanda como era deseable.

Al margen de los bebés con más problemas, la estrategia de humanización en la que trabajan desde la única Comisión de Lactancia en marcha en Extremadura busca también asentar la alimentación sin biberones en los primeros meses de vida «Ayudando a las mujeres a resolver las dificultades que surjan tanto en el hospital como en su casa. 

Las estadísticas del INE revelan que el 70% de las mujeres dan el pecho en el primer mes y medio, solo el 50% lo mantienen en los tres primeros meses de vida del bebé y apenas un 25% continúa hasta los seis meses de lactancia exclusiva que recomienda la OMS, pero otro de los objetivos del Comité de Lactancia es organizar un registro que aporte datos más fiables sobre las tasas de lactancia. «Se trata de que conozcamos le punto de partida para poder marcar a dónde llegamos y cómo lo hacemos», dice Solo de Zaldívar. 

Las claves

Prematuros: La indicación principal de la leche del banco son los recién nacidos de menos de 1500 gramos, pretérmino o enfermos, cuyas madres pueden amamantarlos. 

Donar desde casa: La donación se hace desde casa. Un servicio de transporte, recoge los biberones en el domicilio de la donante, se prepara y se almacenan a -40ºC.

Colaboración: Los equipos de matronas y unidades de Neonatología, son de vital importancia para informar a las posibles donantes de los beneficios de hacerlo.