Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

LAS PLANTAS DE PEDIATRÍA ESTÁN YA LLENAS DE NIÑOS DIAGNOSTICADOS DE VIRUS RESPIRATORIOS

Sanidad refuerza las ucis pediátricas ante el repunte de ingresos por bronquiolitis

Ya se están atendiendo más casos que en 2021 y se espera una oleada de infecciones la próxima semana. Según los médicos, el virus está siendo más agresivo y afectando de forma grave a bebés más pequeños

Un pediatra ausculta a un bebé con bronquiolitis. EL PERIÓDICO

Extremadura está reforzando la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pediátrica -solo hay una en la región, en Badajoz-, las de Neonatología y las plantas que atienden a menores, en previsión de que en los próximos días haya un repunte de ingresos por bronquiolitis, una infección de las vías respiratorias que dificulta la respiración y que afecta a bebés menores de dos años. De momento, según confirma el Servicio Extremeño de Salud (SES), en la región no se ha saturado aún ninguna unidad por este motivo, como sí ha ocurrido en otras zonas del país como Cataluña, Valencia, Madrid o Aragón, pero se espera que, a partir de la próxima semana, la situación se complique. La bronquiolitis comienza como un catarro de las vías altas (tos, mocos,...) y entra en la fase aguda entre el quinto y el sexto día de infección; por eso los especialistas prevén que en «cuatro o cinco días» la situación pueda complicarse, porque empezarán a acudir a los hospitales los que ahora presentan esa primera sintomatología. Y, según la Asociación Española de Pediatría, entre el 2 y el 6 % de los niños afectados va a requerir ingreso hospitalario.

Es por eso que, precisamente para evitar que las plantas se desborden, desde la dirección general de Asistencia Sanitaria del SES se ha emitido un aviso a los hospitales con el objetivo de que se refuercen las áreas, para que puedan «organizar convenientemente» los ingresos esperados. No obstante, a pesar de que las plantas no están por ahora saturadas, en estos momentos más del 90% de los ingresos registrados en estas unidades se deben a infecciones respiratorias.

Lo que mantiene en vilo a los especialistas es que este año el virus se ha adelantado unos meses, ya que hasta ahora el pico de las infecciones se situaba entre diciembre y enero. En cambio esta campaña los pediatras ya están notando un incremento de consultas tanto en los centros de Atención Primaria como en las urgencias hospitalarias, que están atendiendo a un número de pacientes muy por encima de lo que suele ser habitual por estas fechas. «La bronquiolitis grave solemos verla a partir de diciembre, cuando comienza el frío, pero este año ya estamos viendo casos por estas fechas», asegura a este diario el jefe de Pediatría del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, Moisés Zambrano. En este centro hospitalario había ayer nueve bebés en la Unidad de Cuidados Intermedios (es el paso anterior a la uci, ya que en la capital cacereña no cuentan con servicios intensivos pediátricos).

Cambio climático

Este adelanto en la aparición del virus se debe, indica este pediatra, principalmente a dos razones: al cambio climático y a la pandemia del coronavirus. Esto último además está llevando a que este año las bronquiolitis estén afectando, de forma más grave, a bebés de pocos meses. «En el invierno de 2020 no vimos ningún caso de bronquiolitis por la protección de las mascarillas, el año pasado afectó de forma más grave a niños de un año y pico, que fueron los que nacieron en 2020 pero que no habían tenido contacto con el virus por las mascarillas, y este año estamos viendo a niños lactantes muy pequeños, que son los que todavía no han estado nunca en contacto con el virus y no se han inmunizado; los más mayores ya se inmunizaron el año pasado», señala Moisés Zambrano.

"La bronquiolitis puede ser algo banal pero, cuando no evoluciona bien, puede requerir incluso una intubación"

Moisés Zambrano - JEFE DE PEDIATRÍA DEL HOSPITAL SAN PEDRO DE ALCÁNTARA (CÁCERES)

decoration

El problema es que para estos niños menores de seis meses no existe tratamiento eficaz, ya que no se les pueden administrar broncodilatadores, como a los más mayores. «Lo único que funciona es darle oxígeno y flujo de aire, el siguiente paso es la uci. La bronquiolitis puede ser algo banal pero, cuando no evoluciona bien, puede requerir incluso una intubación», advierte el doctor Zambrano, que recuerda que el 60% de los que ingresan necesitan ese aporte de oxígeno y entre un 8 y un 10% termina en las unidades de cuidados intensivos.

Los problemas respiratorios también pueden afectar a niños mayores de dos años, aunque en estos casos sufren bronquitis aguda, no bronquiolitis. «Las bronquitis también pueden llevar a un ingreso porque no todos los niños responden bien a los tratamientos con broncodilatadores y muchos también necesitan ingreso hospitalario y pueden terminar en uci», añade. Por eso insiste en la importancia de prevenir la situación, evitando el contacto con personas infectadas. 

Faltan fármacos para tratar los virus respiratorios

El incremento de los casos de infecciones respiratorias ha llevado a las farmacias a tener un «desabastecimiento puntual» de ciertos medicamentos que se utilizan para tratar las bronquiolitis o las bronquitis. Es el caso de la prednisolona, un corticoides en jarabe que tiene acción antiinflamatoria e inmunodepresora. También de la amoxicilina infantil que, aunque no se prescribe para los virus respiratorios porque estos no se tratan con antibióticos, sí se receta para enfermedades respiratorias causadas por bacterias. El desabastecimiento es común en todo el territorio nacional y también se nota en Extremadura. Según explica el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Badajoz, Cecilio Venegas, no significa que no los haya, sino que las industrias proporcionan pocas cantidades y, al haber más demanda, se agotan por temporadas.

¿Qué hay que saber de la bronquiolitis?

  1. ¿QUÉ ES? Es el primer episodio de dificultad respiratoria en niños de hasta dos años. Se trata de una hinchazón y acumulación de moco en las vías aéreas más pequeñas de los pulmones (los bronquiolos), causada generalmente por una infección viral. Empieza como un catarro de las vías altas, con o sin fiebre, que después se pasa a las vías bajas. Es una enfermedad común, aunque a veces se presenta de forma grave, para lo que se requiere hospitalización.
  2. ¿QUE VIRUS LA CAUSA? La causa más frecuente es el Virus Respiratorio Sincitial (VRS), aunque hay otros que también pueden provocarla, como el rinoviris, adenovirus, influenza y parainfluenza.
  3. ¿A QUIÉN AFECTA? Principalmente a los niños menores de dos años, con una mayor incidencia en los lactantes de entre dos y seis meses.
  4. ¿CÓMO SE CONTAGIA? Se propaga si se entra en contacto directo con las secreciones de la nariz o la garganta, al toser o estornudar, de alguien que tenga la enfermedad.
  5. ¿CUÁLES SON LOS SIGNOS DE ALARMA? Respiración agitada (más de 60 respiraciones por minuto), labios azulados, tiraje subcostal (bamboleo por debajo de las costillas al respirar), signos de somnolencia o mayor irritabilidad, falta de apetito (los lactantes dejan de comer porque les cuesta tomar el pecho o el biberón al no poder respirar) o vómitos.
  6. ¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR? Evitar que los bebés entren en contacto con personas afectadas por un catarro, higiene de manos, evitar el tabaquismo materno y lactancia materna, que ayuda a que las madres pasen sus anticuerpos a los bebés. 

Compartir el artículo

stats