Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

REUNIÓN ENTRE LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN Y LAS EMPRESAS QUE GESTIONAN LOS COMEDORES ESCOLARES

La Junta reconoce a los catering que no puede cambiar el contrato

Legalmente solo se permite en las obras, suministro de energía y fabricación de armas. Los afectados se reunirán de nuevo para valorar protestas o parar el servicio

Varios alumnos almuerzan en el comedor escolar de un colegio. ARCINIEGA

La Junta de Extremadura reconoce a los catering de los comedores escolares que no puede modificar el contrato vigente para compensar el alza de los precios de los alimentos. Así se lo hizo saber ayer a los responsables de las seis empresas que se encargan de la gestión del servicio en la región en una reunión mantenida con la consejera de Educación, Esther Gutiérrez, el director general del Ente Público Extremeño de Servicios Educativos Complementarios, Carlos Pérez Vidarte y el secretario general de la consejería, Francisco Javier Amaya. Duró casi tres horas. No obstante les trasladó que, desde los servicios jurídicos, se sigue estudiando el asunto por si se encontrara algún encaje legal que hasta ahora se les escapa.

Como ya ha informado este diario los catering solicitan que se revisen los precios porque, desde que comenzara el curso, están trabajando a pérdidas. Con la inflación el precio fijado en el contrato no les llega ni para cubrir gastos. Pierden más de un 15% por cada menú, lo que se traduce en casi un euro de los 4,20 que cuesta cada comida.

Desde Educación, aseguran, están atados de pies y manos pues «la regulación de la revisión de precios es competencia estatal». Y lo explica la Consejería de Hacienda y Administración Pública: La normativa en vigor contempla esta modificación por la inflación de la economía, pero con ciertas condiciones; es decir, «sólo se pueden revisar los precios de los contratos públicos de obras, suministro de energía, de suministro de fabricación de armamento y de equipamiento de las Administraciones públicas». Por tanto, no cabe en el sector de la alimentación.

El convenio expira a final de curso. Muchas no creen que puedan aguantar trabajando a pérdidas hasta junio

decoration

Este mismo argumento se le trasladó ayer también a los catering. Entre otras cosas porque ellos solicitan, y así se lo comunicaron a la consejería en el encuentro, que se les conceda el mismo trato que al sector de la construcción, con el que se han modificado ya al alza 35 contratos de obras en colegios por el encarecimiento de los materiales, para evitar precisamente que se paralicen los trabajos pendientes en los centros educativos. Hay otros 30 contratos pendientes de modificación.

El actual convenio de los catering se prorrogó el pasado mes de junio y expira a final del presente curso (podría ampliarse otro año más pero en estas condiciones los catering se niegan). Educación sí se compromete a redactar una nueva licitación con la actualización de los precios, pero para su entrada en vigor ya en septiembre del 2023. Hasta entonces las empresas tendrán que continuar trabajando a pérdidas. Muchas dudan de que puedan continuar hasta final de curso porque están ahogadas.

Los catering se han emplazado ahora a una nueva reunión para valorar la información trasladada por la Administración regional. Será ahí cuando decidan si pasan a la acción con la realización de protestas e incluso la paralización del servicio, que prestan a 13.800 alumnos. 

Compartir el artículo

stats