El agua ha dado poca tregua en la última semana, con lluvias que han sido este viernes especialmente intensas y generalizadas en Extremadura. Se registraron episodios muy fuertes que provocaron incidencias en algunos puntos de la región y obligaron a cortar también la carretera CC-174 entre Zarza la Mayor y la frontera portuguesa tras desbordarse el río Eljas. Ha sido el incidente más destacado de la jornada en las vías de la comunidad, según los datos del subsector de Tráfico de la Guardia Civil. Pero no el único contratiempo por las precipitaciones en Extremadura, que ha llegado a concentrar por la mañana ocho de las diez localidades más lluviosas de la jornada según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Jaraicejo es la localidad más lluviosa al final de esta jornada, con más de 55 litros acumulados, seguida de Alburquerque (54) y Cáceres (50,2), que ha marcado máximos en los registros de precipitaciones en un día. Precisamente en Cáceres se ha desbordado el cauce de la Ribera del Marco y ha inundado una zona de huertas; y también se han producido importantes balsas en distintos puntos de la ciudad, que han obligado a intervenir a los bomberos y los servicios de limpieza.

Además, en Badajoz los bomberos han tenido que actuar también para rescatar a cuatro coches atrapados por el agua en una rotonda de Las Vaguadas; y en La Codosera, el río Gévora se ha desbordado y ha inundado la zona de la piscina y del Molino del Duque.

Alerta amarilla en buena parte de Extremadura

El Centro de Atención de Urgencias y Emergencias 112 de Extremadura ha mantenido activa hasta las 18.00 horas la alerta amarilla por lluvias intensas en el norte de la provincia de Cáceres, en la Meseta Cacereña; y en la zona de las Vegas del Guadiana, ante la previsión de que se acumularan precipitaciones de más de 40 litros, como sucedió. 

Los datos recopilados por la delegación extremeña de la Aemet sitúan junto a Jaraicejo, Alburquerque y Cáceres otras dos localidades con volúmenes importantes de agua acumulada: Puebla de Obando (47,4) y Badajoz (38,4). Además en el registro a nivel nacional de la Aemet, ocho de las diez localidades que aparecían por la mañana entre las más lluviosas eran extremeñas, lideradas entonces por Cáceres, que al mediodía ya acumulaba más de 46 litros. Las otras eran Badajoz, Puebla de Obando, Jaraicejo, Alburquerque, Garganta la Olla, Navalvillar de Ibor y Trujillo. A última hora de este viernes Jaraicejo se mantenía como la décima localidad más lluviosa del país.

El registro nacional de la Aemet llegó a tener ocho localidades extremeñas entre las diez más lluviosas

Está previsto que las precipitaciones den una cierta tregua la noche de este viernes, que se mantendrá el sábado, a la espera de otro nuevo frente el domingo. De hecho la previsión que lanzan desde la Aemet para los próximos días incluye unos modelos que pronostican «un rosario de borrascas» que seguirán dejando «lluvias intensas y generalizadas en Extremadura», incide el portavoz de la Aemet, Manuel Lara. Se espera que estas lluvias sean las primeras que se dejen notar ya en los embalses, con valores que podrían empezar a ir al alza en las próximas semanas en la cuenca del Guadiana, la más castigada por la sequía.

Un puente pasado por agua en Extremadura

Lo cierto es que la semana de puentes ha ido avanzado marcada por la lluvia que han dejado la sucesión de borrascas que han ido entrando fundamentalmente por el oeste de la península. El mismo frente que causó graves inundaciones en Lisboa ha dejado intensas lluvias en el norte extremeño, con especial incidencia en algunos puntos de la comarca de La Vera, donde se recogieron más de 90,8 litros por metro cuadrado durante la jornada festiva del 8 de diciembre. Ese día dos localidades extremeñas, ambas en la provincia de Cáceres, se situaron entre las más lluviosas de España al haber registrado unos valores acumulados que van desde esos 90,8 litros por metro cuadrado recogidos en Garganta la Olla, la tercera con mayor precipitación del país; hasta los 68,8 de Madrigal de la Vera. Garganta la Olla también se situó el lunes 5 de diciembre como la segunda localidad más lluviosa del país con 86 litros acumulados. Además se registraron 50 litros en Piornal y 32 de Serradilla, también en la provincia de Cáceres.

Las lluvias no han esquivado esta vez la mitad sur de la región, con la cuenca del Guadiana en situación crítica porque sus embalses se encuentran al 22% de su capacidad. En la última semana se han recogido valores importantes también en la provincia de Badajoz, como los 27 litros de Zafra o los 26 de Jerez de los Caballeros el 8 de diciembre. El mismo dato se registró también en Azuaga en esa jornada, lo que contrasta con los 20 litros que se habían acumulado en la localidad durante todo el mes de noviembre. Estos días también dejaron valores de 27 litros en Barcarrota o 24 en Badajoz.

Agua «beneficiosa» para el campo

Más allá de los datos, están los efectos que estos pueden tener para revertir la situación de sequía que atraviesa la región y atajar sus consecuencias sobre unos embalses en situación crítica, y un campo incapaz de aguantar otra campaña sin agua. Precisamente en el campo estas lluvias generalizadas e intensas de los últimos días se reciben de momento con alivio. «Ahora mismo todo el agua que caiga es muy beneficiosa. La única forma de que se recuperen los embalses es que haya episodios continuados como este; lo necesitamos», ha reconocido el presidente de Apag Extremadura Asaja, Juan Metidieri. 

El agua está teniendo de momento alguna incidencia en la recogida de aceituna de almazara, que está en marcha; pero las previsiones de fruto son este año tan malas, precisamente por la falta de agua, que en el sector dan por buenas las lluvias que puedan suponer el inicio de la recuperación con la vista ya en la campaña de 2023. «Los daños de momentos son mínimos, es mucho mayor el beneficio», ha incidido Metidieri.