El lince ibérico es una especie endémica en la península Ibérica a pesar de los esfuerzos de las administraciones españolas por salvar a este mamífero carnívoro. De los 1.365 ejemplares censados en España, 164 se encuentran en Extremadura. De ahí el empeño de la Junta por mantener la población de este felino salvaje en la región y, entre las múltiples acciones organizadas, desde 2005 ha instalado unas peculiares señales de tráfico que solo se ven en territorio extremeño, en carreteras como las Ex-118 y la Ex-103, entre otras.

Se trata de una señal triangular de peligro un la figura de un lince en su interior. Por el momento, se han colocado en aquellas carreteras por donde se divisan a estos mamíferos. Con ello se pretende evitar los atropellos.

Algunas carreteras

En la vía Ex-118, que une Guadalupe y Navalmoral de la Mata, se pueden ver carteles y señales con las que de pide a los conductores precaución en un tramo de 13 kilómetros, zona de paso de estos animales en peligro de extinción y que se han reintroducido en la zona.

La señalización se ha colocado en Bohonal de Ibor, Peraleda de la Mata y el embalse de Valdecañas, así como en el tramo de la vía que discurre por las ruinas romanas de Talavera la Vieja. Como medida complementaria, en la zona del Arroyo de Santa María se ha construido un paso seco, es decir, un pequeño muro anexo para que la fauna silvestre pueda cruzar por el túnel. Al circular por los tramos de esa carretera, el conducto debe circular a 70 kilómetros por hora.

En Badajoz

La Ex-118 es la segunda vía autonómica con señalética específica que advierte de la presencia del lince ibérico, ya que en 2015 se instalaron señales verticales en la carretera Ex-103 que limitan la velocidad a 50 kilómetros a la hora en el paso del río Matachel y a 70 kilómetros a la hora en otras zonas con presencia de estos felinos.

La Ex-103 atraviesa las localidades de Puebla de Alcocer, Castuera, Malpartida de la Serena, Higuera de la Serena, Valencia de las Torres, Higuera de Llerena, Llerena, Pallares, Monesterio, Calera de León y Cabeza la Vaca.

Señalítica advirtiendo de la presencia de linces ibéricos EFE