según BBVA Research

Extremadura recupera el PIB per cápita previo a la pandemia

El Producto Interior Bruto aumentó un 4,1% en 2022, frente al 5,5% nacional

Extremadura recupera el PIB per cápita previo a la pandemia

Extremadura recupera el PIB per cápita previo a la pandemia / Eduardo Parra

Redacción

El PIB extremeño aumentó un 4,1% al cierre de 2022 y crecerá un 1,5% este año, en línea con el alza media estatal (1,4%). Son las estimaciones de BBVA Research, que ayer presentó en Mérida el informe anual ‘Situación Extremadura’, donde se avanza que la comunidad autónoma se habría quedado a solo un punto porcentual de recuperar el nivel de PIB anterior a la crisis sanitaria, aunque en términos per cápita ya se habría situado en línea con el valor prepandémico. 

Para 2024 se prevé que la economía extremeña avance un 3,2%, dos décimas menos que el incremento previsto para todo el país (3,4%). De cumplirse estas previsiones, Extremadura crearía unos 15.500 nuevos puestos de trabajo hasta 2024, pero la tasa de paro se situaría todavía en el 16% al final del bienio, según se informó ayer desde BBVA a través de una nota de prensa.

La presentación del informe corrió a cargo de Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research para España, y de Asunción Álvarez, directora Regional Sur de la entidad financiera. De acuerdo a él, la recuperación del PIB extremeño a niveles previos a la pandemia estaría marcada por una menor contracción de la economía en 2020, al tener el turismo un menor peso en la actividad económica que en otras comunidades autónomas, y por una rápida recuperación del empleo, que continuó su impulso durante el pasado ejercicio, especialmente en las áreas urbanas de Mérida y Cáceres. En 2022, la tasa de paro habría cerrado el año en un 17,3% y, en adelante, BBVA Research prevé que se reduzca hasta el 16% en 2024. 

Así las cosas, el crecimiento de la economía extremeña en 2022 habría quedado 1,4 puntos porcentuales por debajo del de España, algo que se explica de nuevo por el menor impacto del empuje del turismo en la economía, y que se registra pese a la menor exposición de Extremadura a las importaciones de energía, materias primas y semimanufacturas, cuyos mercados internacionales se han visto más distorsionados por la guerra en Ucrania. 

Inflación e incertidumbre

La inflación, la incertidumbre y el menor dinamismo del mercado laboral a finales del año pasado habrían desacelerado el avance del consumo. Por otro lado, el sector agrario, con mayor peso en la región que en otros territorios del Estado, también mostró un comportamiento relativamente negativo en 2022 (tras la evolución favorable en 2021), que se detecta tanto en la afiliación a la Seguridad Social como en la producción y exportación de productos como el aceite. El aumento del coste de los insumos y la sequía explican, en parte, este menor dinamismo del agro.