negociaciones para formar gobierno

Guardiola rebaja el tono y ve "imprescindible" un acuerdo de "respeto" con Vox

Suspende sin fecha el cónclave sobre el diálogo con la ultraderecha, pero insiste en un pacto «programático»

Asume en una carta el impacto negativo que la crisis del PP extremeño está teniendo en la carrera del 23J 

La presidenta del PP de Extremadura, María Guardiola, en el juramento como diputada este martes.

La presidenta del PP de Extremadura, María Guardiola, en el juramento como diputada este martes. / Jorge Armestar

Giro de guion o al menos paso atrás en las negociaciones para formar gobierno en Extremadura. No habrá de momento junta directiva regional ni ejecutiva del PP para abordar las conversaciones con Vox y sí que se considera ya «imprescindible el respeto, el diálogo y el acuerdo programático» con la formación en Extremadura» para «pasar página a las políticas socialistas». La presidenta del Partido Popular extremeño, María Guardiola, ha dirigido este lunes una carta a los militantes y altos cargos de los populares en la región en la que explica que se suspende y aplaza sin fecha la reunión prevista para este martes en un hotel de Mérida. 

Estaba previsto un cónclave con participación de los principales cargos populares de la región y la propia Guardiola para abordar la situación sobre el diálogo con Vox tras la crisis abierta la semana pasada ante la falta de acuerdo y el endurecimiento del tono en la constitución de la Asamblea de Extremadura. Entonces se dieron todos los puentes por rotos. Ahora parece que se busca rebajar la tensión con la mirada puesta la necesidad de entendimiento entre PP y Vox en Extremadura para formar gobierno; pero también con vista a las elecciones generales del 23 J. «Extremadura y España quieren y merecen un cambio», recoge en la misiva, remitida unas horas después de que se diera a conocer la ruptura con el equipo de asesores que ha gestionado los movimientos de Guardiola desde que alcanzó la presidencia del PP tras unos audios en contra del líder de Vox, Santiago Abascal.

O Vox rebaja sus expectativas o Guardiola cede. Su marcha por ahora queda descartada

¿Habrá pacto con Vox? Parece ser lo que busca propiciar esa carta firmada por Guardiola, en la que señala que «el PP autonómico va a seguir trabajando en un diálogo que nos permita, como resultado tener pronto una alternativa de gobierno para poner fin al ciclo socialista». Es la primera vez que lo dice tras dinamitarse la negociación hace una semana y colocar la líder del PP extremeño sobre la mesa una repetición electoral ante su negativa a sentar a Vox en el gobierno como piden.

Solo caben dos opciones: O Vox rebaja sus expectativas o Guardiola cede y los incluye en su gobierno. La opción de dimitir o echarse al lado queda descartada según las fuentes consultadas.

Guardiola pone en valor en esa carta que las urnas dieron el pasado 28M al PP extremeño 28 diputados y el 39% de los votos, y se muestra «convencida de que pronto iniciaremos la marcha como gobierno para cambiar nuestra tierra». A continuación asume, eso sí, que no es posible sin el apoyo de los cinco diputados que obtuvo ese día Vox en la Asamblea y alude directamente al «respeto» que la formación de ultraderecha ha exigido desde la noche del 28M, aunque también al pacto programático que ella siempre ha defendido. «Soy muy consciente de que también es imprescindible el respeto, el diálogo y el acuerdo programático con la formación de Vox en Extremadura. Compartimos una prioridad, pasar página a las políticas socialistas. Es lo que nos debe preocupar», escribe Guardiola al final de esa carta. 

La misiva firmada por María Guardiola aborda el escenario autonómico, pero está también el tablero nacional, sacudido para el PP a raíz de los pactos con Vox en otras regiones, pero más en la última semana por la confrontación con la ultraderecha que ha exhibido hasta ahora la dirigente extremeña. En ese documento, remitido a última hora del domingo y fechado en hoy lunes, 26 de junio, Guardiola reconoce que «en un mes volvemos a tener una cita importantísima en la que nos jugamos el futuro de nuestro país» y explica que «por eso y para evitar interpretaciones malintencionadas o distracciones que nos aparten del camino, he decidido aplazar la Junta Directiva Autonómica y el Comité Ejecutivo Regional convocados para el martes 27 de junio hasta nueva fecha que será comunicada oportunamente».

Guardiola impacta en el 23J

La presidenta de los populares extremeños señala la prioridad de aupar a Alberto Núñez Feijóo a La Moncloa y considera que en ese camino «se está usando la situación postelectoral en Extremadura «para tratar de influir en la campaña nacional». «No queremos que se utilicen nuestras reuniones para hacer daño al PP en su conjunto», apunta.

"Se está usando la situación poselectoral en nuestra comunidad autónoma y al PP de Extremadura para tratar de influir en la campaña nacional", dice Guardiola en la carta

María Guardiola ha estado en la última semana en el foco mediático nacional por sus choques dialécticos con Vox que tuvieron su máxima expresión en el pasado 20 de junio, cuando se constituyó la Asamblea de Extremadura, donde el PSOE se alzó con el control de la cámara legislativa y tres de los seis puestos (la presidencia, una vicepresidencia y una secretaría) por la falta de acuerdo entre PP y Vox. Ambas formaciones mostraron una ruptura total del diálogo tras cruzar un día antes propuestas y mensajes en los que los populares reclamaban un acuerdo de investidura con Vox fuera del gobierno y la formación ultra pedía situarse al frente de varias consejerías. Se tendieron la mano después, aunque con un tono (Guardiola dijo que no formaría gobierno con quienes "niegan la violencia machista, quienes usan el trazo gordo, quienes están deshumanizando a los inmigrantes y quienes despliegan una lona y tiran a la papelera una bandera LGTBI") y un cruce de reproches en los que se responsabilizaban mutuamente de la falta de acuerdo. Tras eso ha pasado en los últimos días a un perfil mucho más bajo, sin actos y sin pronunciarse en sus redes sociales; y una semana después, el PP extremeño parece tratar de rebajar la crispación y Guardiola vuelve a buscar la senda del diálogo con Vox.

TEMAS