Extremadura logra bajar del año la espera para la ley de dependencia

Sigue lejos de los 6 meses que establece la ley y aún hay casi 3.000 mayores pendientes de valoración

La región subvencionará la figura del asistente personal, que es fundamental para la promoción de la autonomía

Una mujer acompaña a una anciana, en una fotografía de archivo.

Una mujer acompaña a una anciana, en una fotografía de archivo. / EL PERIÓDICO

Extremadura logra bajar de la barrera de los doce meses en la tramitación de la ley de dependencia. Según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales en funciones, en estos momentos los mayores esperan 361 días desde que entregan la solicitud hasta que se les valora, once meses menos que en enero del 2021 (una bajada del 47,8%), cuando se puso en marcha el plan de choque con el objetivo precisamente de reducir esos tiempos de espera. Es la primera vez que ese periodo de tramitación baja del plazo de un año, aunque continúa aún muy lejos de los seis meses que marca la ley de dependencia, la mitad de lo que se espera ahora mismo en Extremadura. En concreto en la región los mayores aguardan de media 154 días desde la solicitud hasta la valoración y 176 desde esa valoración hasta que se realiza el Programa Individualizado de Atención (PIA), que es el documento donde se notifican las circunstancias de la persona dependiente para poder dotarla de las ayudas necesarias. Una vez que se logran estos pasos la prestación tarda alrededor de un mes más. En total 361 días; es decir, ligeramente por debajo de los 12 meses desde la solicitud de la dependencia hasta que llega la atención pedida.

Solo en el mes de mayo se ha conseguido recortar casi un mes en esos plazos. El objetivo que se marcó la Junta de Extremadura fue poder tramitar las ayudas en el plazo de seis meses que marca la ley en 2024 y para ello en esta legislatura se ha incrementado un 74,82% la inyección que recibe la región del Estado, tal y como se acordó en el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia. De esta forma la comunidad autónoma recibirá este año 23,6 millones de euros, 10,1 millones más que en 2022. «El mes de mayo ha supuesto un avance sustancial en materia de dependencia, lo que va a permitir a Extremadura progresar significativamente en el sistema de atención a la Dependencia», aseguran desde la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

De las que más recibe

Esta inversión sitúa este año a Extremadura como la cuarta comunidad con mayor incremento presupuestario con respecto a lo recibido en 2022 (el año anterior la región estaba la décima en esta lista). «Este incremento va a permitir avanzar más rápidamente en el cambio del modelo de atención ya iniciado en Extremadura y que parte de un nuevo modelo centrado en la persona», asegura la consejería, así como «seguir avanzando en la reducción de las listas de espera y en los tiempos de atención, incrementar las intensidades en la atención, el aumento de las cuantías mínimas y un crecimiento de las plazas residenciales en las diferentes modalidades para las personas en situación de dependencia».

Hay casi 6.000 extremeños pendientes de prestación, un 8,3% más que cuando comenzó el plan de choque

No obstante a principios de junio había todavía 2.801 mayores en lista de espera pendientes de valoración, son 895 menos que en enero de 2021 (-24,22%) pero todas, asegura Sanidad, llevan menos de seis meses esperando. Pendientes de prestación, es decir, ya han sido valoradas pero aún no se les ha concedido la ayuda a la que tienen derecho, hay en estos momentos 5.995 dependientes. Son 270 más que cuando se puso en marcha el plan de choque, lo que supone que esta lista de espera para recibir la subvención ha aumentado un 6,8%. No obstante, subraya la Junta, ha crecido «a menor ritmo» que lo que lo ha hecho el número de solicitudes, que ha aumentado un 8,3%, y el de las personas valoradas, que han subido un 10,18%.

Promoción de la autonomía

Por otro lado, el Ejecutivo autonómico en funciones recuerda también que la región subvencionará la figura del asistente social, una de las medidas fundamentales para la promoción de la autonomía personal de las personas con discapacidad. Permite que cuenten con la ayuda de un profesional como vía «para hacer efectivo el derecho a vivir de forma independiente y a ser incluido en la comunidad», como recoge el artículo 19 de la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Se han concedido 37.842 ayudas, la mayoría son servicios acreditados tanto públicos como privados

Esta medida se aprobó en el acuerdo del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia el 23 de mayo, donde se establecieron las condiciones de acceso a la asistencia personal. El acuerdo debe aún ser desarrollado mediante real decreto pero va a permitir que Extremadura pueda regular la prestación económica destinada a la contratación de esta figura, por horas. Esto facilitará a los beneficiarios «el acceso a la educación y al trabajo, así como a una vida más autónoma en el ejercicio de las actividades básicas de la vida diaria», asegura la Junta. Es un «avance importantísimo -insiste- en la promoción de la autonomía de las personas en situación de dependencia, en cualquiera de sus grados».

Según el Sistema de Información del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia el 1 de junio Extremadura tenía 57.364 solicitudes vigentes, lo que supone un incremento de 4.387 personas más desde que se pusiera en marcha el plan de choque (un aumento del 8,3%). Esto sitúa a la región como la segunda que más solicitudes recibe con respecto a la población, con una tasa de 5,44; es decir, 1,15 puntos por encima de la media nacional.

En la región se han concedido 37.842 prestaciones, 6.125 más que en 2021 (+19,3%). El 83,3% se basan en servicios acreditados, tanto públicos como privados.

Suscríbete para seguir leyendo