El auge de la costa de interior

Cara y cruz de las playas de agua dulce de Extremadura

La región suma ya nueve espacios con esta categoría. El empleo es una de sus fortalezas

Entre las debilidades, la fuerte competencia y la necesidad de mejorar las comunicaciones

Imagen de la playa de Orellana.

Imagen de la playa de Orellana. / El Periódico

Extremadura, pese a no tener mar, sí dispone de destinos fluviales para huir del calor durante la época estival. Las dos provincias de la comunidad autónoma albergan nueve playas de agua dulce con bandera azul. En concreto, las zonas catalogadas que ya ondean este distintivo en Badajoz son Orellana la Vieja, Cheles, Alange, Campanario, Casas de Don Pedro (Los Calicantos), Castuera (Isla del Zújar), Herrera del Duque (El Espolón-Peloche) y Talarrubias-Puerto Peña. En Cáceres lo luce únicamente Cañamero (Cancho del Fresno)

Ahora la región se marca como objetivo duplicar las banderas azules en aguas continentales en los próximos años. Extremadura es un destino azul sostenible, con más de 1.500 kilómetros de costa interior y una gran oferta de turismo termal, fluvial y activo, avalada por los controles que cada año lleva a cabo el Ministerio de Sanidad.

¿Pero cuáles son las fortalezas y debilidades de este sector? El pasado 30 de junio se izó la primera bandera de la provincia cacereña, en la playa del embalse del Cancho del Fresno. El alcalde de Cañamero, David Peña, destaca la buena aceptación «dentro de las limitaciones» de esta playa. Detalla que la zona está recibiendo una media diaria de casi un centenar de visitantes, en su «mayoría extremeños», aunque también acuden alemanes y portugueses. En su caso, la sequía no afecta al complejo, porque no han sufrido desembalses, y argumenta que con la bandera azul el comercio y la hostelería del pueblo han mejorado ostensiblemente.

En la otra cara de la moneda, la alcaldesa de Orellana la Vieja, Pilar Carmona, quien indica que «el mes de julio no ha sido tan bueno como otros años». Lo tilda de «flojo» y cree que se debe a que «cada vez hay más competencia en el sector de las banderas azules». Eso sí, confía en que en agosto se pueda remontar. La playa genera alrededor de 50 puestos de trabajo.

Los objetivos de este sector son, entre otros, captar más turistas, que gasten más y alarguen su estancia en las zonas de baño; dinamizar la hostelería y las actividades complementarias; consolidar una red regional de zonas de baño como referente de calidad e innovar en modelos de gestión, basados en principios como la sostenibilidad.

Los expertos consultados por este diario apuntan que para promover el turismo como un verdadero motor de cambio social «es necesario concienciar a entidades públicas, empresas, residentes y turistas de que, desplegando una estrategia de gestión sostenible, se protege el territorio, el patrimonio y el capital social». 

Para ello se hace fundamental, añaden, aprovechar las oportunidades de la digitalización y la sostenibilidad, puesto que en algunos casos «las prácticas de gestión que se utilizan se pueden considerar antiguas o desfasadas».

Otro de los objetivos es mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación y trabajar en el aumento de la generación de empleo. Tampoco olvidan la necesidad de mejorar las conexiones de Extremadura y, por lo tanto, la llegada de viajeros nacionales e internacionales. En este sentido, hacen hincapié en la accesibilidad con un tren digno y por autovías. Pese a todo, estiman que Extremadura es una de las regiones de interior de España con mayor potencial turístico en los próximos años. 

Estas son las playas con bandera azul en Extremadura

Playa de Cañamero.

Playa de Cañamero. / El Periódico

Cañamero, la benjamina de la provincia de Cáceres

La playa del Cancho del Fresno, en Cañamero, se ha convertido este 2023 en la novena en obtener la bandera azul en Extremadura y en la primera en hacerlo para la provincia de Cáceres. El río Ruecas baña estas aguas cristalinas situadas en el Geoparque Mundial de la Unesco Villuercas-Ibores-Jara. Lo más destacable del espacio es su enclave natural y las instalaciones adaptadas al baño y a la práctica de distintos deportes acuáticos.

Orellana la Vieja.

Orellana la Vieja. / El Periódico

Orellana la Vieja, la primera costa natural de España

En la localidad pacense de Orellana la Vieja se sitúa la primera playa de interior de toda España que logró obtener el distintivo de bandera azul. Se pueden realizar diversos deportes y actividades acuáticas (vela, piragüismo, pesca...) en aguas limpias y puras. También es conocida como playa Costa Dulce. Es otro de los tesoros que mejor guarda la región para la época estival. 

Playa de Cheles.

Playa de Cheles. / El Periódico

Cheles, un paraíso rodeado de encinas en Alqueva

En el Lago de Alqueva, considerado como un espacio privilegiado, se encuentra la playa de Cheles, ubicada entre Extremadura y Portugal. El área recreativa está en una zona de arena y jardín, donde tomar el sol y alquilar barcas. Tiene hasta nombre propio, ‘La Dehesa’, lo que da una pista evidente del paraje que la rodea. Es la prueba de que la naturaleza posee sus propios parques acuáticos.

Playa de Alange.

Playa de Alange. / El Periódico

Alange, aguas tranquilas a un paso de la Mérida romana

Para playa de aguas tranquilas la de Alange, a pocos kilómetros de Mérida. Es posiblemente uno de los enclaves más conocidos de la provincia de Badajoz. Son viejos o nuevos veraneantes que año tras año ocupan las mismas zonas ajardinadas de este lugar. Es un acierto seguro para una excursión de todo el día de playa, con parada imprescindible en la capital extremeña o en el balneario del municipio.

Isla del Zújar.

Isla del Zújar. / El Periódico

Isla del Zújar, un complejo de verano en Castuera

A orillas del embalse, cerca de Castuera, se encuentra un paraje natural que lleva por nombre Isla del Zújar. Es un entorno en el que poder disfrutar de la tranquilidad del entorno, playa de arena, embarcaciones de pedales, canoas, bicicletas, juegos de petanca, rutas en barco y rutas de senderos y de gastronomía para vivir la experiencia de los sabores de la comarca.

Los Calicantos.

Los Calicantos. / El Periódico

Los Calicantos, clásica en la zona de la Siberia

Un clásico para olvidarse del calor en Siberia Extremeña. La playa Los Calicantos se encuentra a unos cinco kilómetros de Casas de Don Pedro. Se trata de un paraje único que hace olvidar lo lejos que está el mar. En la margen derecha del río Guadiana, en la cola del embalse de Orellana junto a un bosque de eucaliptos, cuenta con chiringuito, sombrillas y un amplio aparcamiento. 

Playa de Campanario.

Playa de Campanario. / El Periódico

Campanario, un lujo en la penillanura extremeña

La playa de Campanario es una de las más frecuentadas de Extremadura. El paisaje es el propio de la penillanura extremeña. Ofrece aguas muy tranquilas y un entorno de paz y sosiego. Estos ingredientes la convierten en uno destinos obligados de la región en la época estival para visitantes de fuera y de dentro. En la misma también se pueden practicar deportes de agua.

Puerto Peña.

Puerto Peña. / El Periódico

Puerto Peña, entre los halcones de Talarrubias

La playa de Puerto Peña se encuentra en el embalse de García de Sola. Alrededor de él se pueden practicar actividades acuáticas, de cicloturismo, escalada o rutas a caballo. Los amantes de la pesca también pueden disfrutar con la gran diversidad de peces existentes. Igualmente, se pueden avistar aves como buitres, cigüeñas, águilas, álhalcones, o cernícalos, entre otros.

Playa de Peloche.

Playa de Peloche. / El Periódico

Peloche, de la biosfera a Herrera del Duque

Peloche es una pedanía de Herrera del Duque, perteneciente a la provincia de Badajoz. Está encuadrada en la reserva de la biosfera de La Siberia y cuenta con un rico patrimonio natural y paisajístico. Herrera del  Duque y Peloche son naturaleza en estado puro, y en ese contexto se sitúa su playa de costa interior que también ha logrado hacerse con la bandera azul.

Suscríbete para seguir leyendo