visita a las obras de la industria. la construcción empezó en abril y se han invertido ya 73 millones, el 30% de la primera FASE

La fábrica de diamantes de Trujillo empezará a producir en mayo de 2024 y busca personal

La primera de las tres fases tendrá 168 reactores y estará a pleno rendimiento en noviembre de 2024 

Diamond Foundry ya ha realizado 14 contratos, en un año serán 123 trabajadores y en 2027, unos 300

VÍDEO | Así avanzan las obras de la fábrica de diamantes de Trujillo

Carlos Gil

La fábrica de diamantes sintéticos que Diamond Foundry está construyendo en Trujillo prevé empezar a producir a partir de mayo de 2024. Las obras de la primera de las tres fases de la industria avanzan al ritmo esperado y estarán terminadas el próximo abril. Actualmente se encuentran ejecutadas al 20% y se han invertido hasta la fecha 73 millones de los 242 que costará la primera fase. La segunda fase arrancará en 2025 y la tercera, en 2026, con lo que se espera que a finales de 2027 la fábrica está a pleno rendimiento para alcanzar el objetivo de producir cinco millones de quilates al año y con energía 100% renovable. 

Los primeros diamantes que salgan de Trujillo se venderán en bruto principalmente para el sector de la joyería y posteriormente se pondrá en marcha la fabricación de obleas de diamante monocristalinos para la creación de semiconductores o microchips necesarios para la industria tecnologica y del vehículo eléctrico, entre otras.

Un operario trabaja en el interior de la planta en construcción, ayer en Trujillo.

Un operario trabaja en el interior de la planta en construcción, ayer en Trujillo. / Carlos Gil

Pero para llegar a ese momento la industria irá entrando en funcionamiento poco a poco. La primera fase, en construcción, está compuesta por una nave industrial de unos 6.000 metros cuadrados en la que habrá una parte destinada a distintas oficinas y una gran sala donde ubicarán 168 reactores de plasma que son el corazón de este proyecto. En el interior de estos reactores, que emplean tecnología puntera propia de Diamond Foundry, se producirán los diamantes sintéticos mediante un proceso industrial que emula las características del interior de la Tierra, donde se producen estas joyas de manera natural. 

A partir de que finalicen las obras el próximo abril y se inaugure la primera planta (en un acto en el que no se descarta la presencia de Leonardo DiCaprio, accionista de Diamond Foundry) se irán poniendo en marcha paulatinamente las distintas lineas de producción (entre seis y ocho por planta) para que todas las de la primera fase estén 100% operativas a finales de 2024», explica Agustín Carreño, de Arram Consultores, que ayer visitó las obras junto a Rebeca Brandys, Javier Feliciano y Ramón Naranjo, miembros del equipo de Diamond Foundry en España, quienes ofrecieron más detalles del proyecto industrial.

Personal de Diamond Foundry, de Arran Consultores y constructores, ayer, durante la visita a las obras.

Personal de Diamond Foundry, de Arran Consultores y constructores, ayer, durante la visita a las obras. / Carlos Gil

La fachada exterior de la fábrica está recubierta con unas losas que recuerdan al exterior de un castillo, en alusión al casco histórico de la localidad extremeña. Por lo demás, la fábrica de Trujillo replica la planta de producción que la compañía tiene desde 2017 en la ciudad de Wenatchee, en el estado de Washington, aunque la extremeña es de mayor tamaño, explican. 

Funcionará de día y de noche

Y una vez en marcha la primera fase, comenzará la segunda que supondrá la construcción de una nueva nave con capacidad para unos 170 reactores y una tercera similar que, en total, supondrán una inversión de 670 millones procedentes de tres vías de financiación: propia, incentivos regionales y del Fondo de la Inversión Industrial Productiva del Ministerio de Industria. Las tres plantas estarán conectadas a los servicios comunes de energía, a los sistema refrigeración y de extracción y almacenamiento de gases que lleva aparejado el proyecto y en los que también ya se está trabajando.

La industria presume de que sus diamantes serán 100% sostenibles y para ello las salas de producción estarán alimentadas por energía solar, a través de una planta fotovoltaica que justo esta semana ha iniciado los trámites para su construcción, pero que no estará lista hasta 2027. No obstante, las tres plantas de producción estarán enganchadas también a la subestación de Iberdrola (actualmente se realizan trabajos para adaptar la potencia a las necesidades de la industria) porque los reactores funcionarán las 24 horas del día. «Necesitamos tener la seguridad de que hay suministro eléctrico para no interrumpir el proceso productivo». Además, la promotora también trabaja en un proyecto para poder reutilizar las aguas residuales de Trujillo para la refrigeración de los reactores y reducir así el consumo.

Trabajadores en el interior de la planta de Trujillo.

Trabajadores en el interior de la planta de Trujillo. / Carlos Gil

Ofertas de empleo en su web: df.com

Y mientras la construcción avanza, Diamond Foundry también ha iniciado ya el proceso de contratación, dado que además requiere de personal especializado. Ya ha realizado 14 contrataciones, principalmente de miembros directivos, y busca a través de su página web (df.com), distintos perfiles de ingenieros, químicos y personal técnico. Para noviembre de 2024, cuando la primera fase esté a pleno rendimiento, necesita 123 trabajadores y para 2027 habrá creado unos 300 empleos directos. Para lograr estos especialistas, la empresa formará al personal que trabaje con los reactores de 4 a 6 meses en la fábrica de Wenatchee y también está en contacto con la Universidad de Extremadura y con la Junta para ofertar cursos formativos especializados.

Suscríbete para seguir leyendo