La región ES LA SEGUNDA COMUNIDAD QUE MÁS GASTA PERO DE LAS QUE MÁS TARDA EN CONCEDER LAS SUBVENCIONES

1.573 mayores a la espera de la ayuda de dependencia murieron sin recibirla

Extremadura es la quinta que tiene un mayor porcentaje de ancianos en el limbo de estas prestaciones, casi el 16%

«Es de las que más invierte pero de las más ineficientes», critica el colectivo de directores de servicios sociales

Una cuidadora junto a una persona mayor.

Una cuidadora junto a una persona mayor. / EL PERIÓDICO

En Extremadura fallecieron el pasado año 1.573 mayores sin recibir la ayuda de dependencia. Estaban a la espera de que les fuera concedida pero murieron antes de que la Junta de Extremadura terminase los trámites para su concesión, según el Observatorio de la Dependencia. Es la consecuencia de la gestión en materia de dependencia en la región, que es «ineficiente», según denuncia la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales. Un informe elaborado por este foro de profesionales detalla que la extremeña es la segunda comunidad que más gastó por persona dependiente en el año 2022, en concreto 11.264 euros. Gasta incluso por encima de la media nacional, que se sitúa en 8.135 euros por persona dependiente. Solo invierte más que Extremadura País Vasco, que gastó el año pasado 13.390 euros.

La extremeña es también la región que más dinero público destina a dependencia por total de población, 257,94 euros, cuando la media del conjunto del país está en 160,78 euros. También aquí la única región que supera a Extremadura es País Vasco, con un gasto autonómico de 355,07 euros. Y esto incluso habiendo sido una de las nueve comunidades autónomas que redujeron el año pasado un 3,87% el dinero destinado a dependencia. En concreto se gastaron 11 millones de euros menos.

Según estas cifras cabría esperar que la región fuera de las más ágiles a la hora de conceder las prestaciones a los mayores, pero no es así. Según el Observatorio de la Dependencia Extremadura tiene un 15,73% de ancianos en el limbo de la dependencia, es decir, que podrían ser beneficiarios de una ayuda pero que siguen en lista de espera sin que haya sido tramitada (la media nacional está en el 11,90%). Según estos datos es la quinta por la cola, superada por Canarias (16,93%); País Vasco (17,53%); La Rioja (18,94%) y Cataluña (27,08%). En concreto Extremadura tiene 9.080 personas pendientes de una prestación, de las que 2.958 están aún pendientes de valoración. El resto ya han sido evaluadas pero aún no han concluido las gestiones para que termine el proceso de concesión.

Gasto por persona dependiente al año.

Gasto por persona dependiente al año. / FUENTE: ASOCIACIÓN ESTATAL DE DIRECTORES Y GERENTES EN SERVICIOS SOCIALES

También está a la cola en tiempo medio de espera desde la solicitud de dependencia. En la región se tardan de media 381 días en resolver las peticiones de esta subvención, cuando la ley fija un máximo de 180 días. La media nacional está en 344, también por encima de este límite. Según estos datos Extremadura es la cuarta comunidad con mayor tiempo de espera, superada por Canarias, donde se tarda en resolver de media 977 días, Andalucía (544) y Murcia (486).

Servicios descentralizados

Los datos son contradictorios porque mientras es de las comunidades que más gasta por persona dependiente es de las que peor gestiona. «Esto lo que demuestra es que es la más ineficiente», apunta el presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez, quien asegura que hay «un abuso de prestaciones económicas vinculado a los servicios sociales». Lo que significa que gasta mucho en el proceso de tramitación de la prestación sin conseguir los resultados esperados.

A juicio de Ramírez una de las razones de esta falta de eficacia es que Extremadura no tiene «descentralizados» los servicios sociales. En la región «no se cuenta con los ayuntamientos», por eso es «menos eficiente». «Los que mejor conocen a los mayores son los asistentes sociales de los ayuntamientos. Castilla y León y Navarra, que gestionan con la colaboración de las entidades locales, tienen los mejores resultados en cuanto a eficiencia», subraya Ramírez.

Lo que debería hacer Extremadura, puntualiza el presidente de la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, es contar con los servicios municipales para gestionar las solicitudes, los informes sociales, la valoración, el Programa Individual de Atención (PIA) y la evaluación posterior. «En Castilla y León y en Navarra todo lo llevan trabajadores de los ayuntamientos», explica José Manuel Ramírez. Mientras que en otras comunidades como Andalucía, se reparten el trabajo: el informe social y el PIA los hacen los ayuntamientos y el resto, la Junta. «Todos los estudios concluyen que cuanta más proximidad, mayor eficiencia. Reducir la burocracia es clave», sostiene.

Suscríbete para seguir leyendo