ENTREVISTA | Leticia Mateos Responsable de Organización y Relaciones Laborales de la Compañía Española de Tabaco en Rama (Cetarsa)

«Debemos ser valientes, las mujeres somos quienes sostenemos la vida»

Leticia Mateos, responsable de Organización y Relaciones Laborales de Cetarsa.

Leticia Mateos, responsable de Organización y Relaciones Laborales de Cetarsa. / Jorge Armestar

Juan José Ventura

Juan José Ventura

¿Cómo describiría el papel de la mujer en el mundo laboral de hoy en día, específicamente en la industria tabaquera?

Pese a los avances, aún queda camino por recorrer. Las conquistas laborales no han sido suficientes y las mujeres seguimos estando más golpeadas por el desempleo, la temporalidad, las jornadas parciales para el cuidado de personas dependientes o los menores salarios. Somos minoría a la hora de emprender un negocio y existe un techo de cristal que sigue impidiendo una presencia mayoritaria en la toma de decisiones empresariales, y además en entornos rurales las mujeres se han enfrentado históricamente a una discriminación significativa en lo que respecta a la propiedad, la remuneración, la capacidad decisoria o el acceso a recursos y mercados.  A pesar de todo esto, creo que afortunadamente, algo está cambiando; con datos esperanzadores, como que ocho de cada diez mujeres en edad de trabajar ya lo hacen, sus puestos están cada vez mejor remunerados y desempeñan funciones directivas con mayor frecuencia. Las mujeres hemos adquirido mayor relevancia a la hora de iniciar un negocio y somos el motor del crecimiento del autoempleo en España. Parece que por fin, se va comprendiendo que, el verdadero poder de una empresa radica en la diversidad y en aprovechar las fortalezas únicas que cada profesional aporta, sea hombre o mujer.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentan las mujeres en puestos directivos y de liderazgo en tu empresa?

Actualmente, bajo mi punto de vista, considero que uno de los mayores desafíos no solo en nuestra empresa sino para la economía de nuestro país, está en la imposibilidad de la mujer en muchas ocasiones de sumarse al mercado de trabajo u optar a posiciones de mayor liderazgo, por la dificultad de conciliar su vida familiar y laboral, al asumir la mayor parte de los cuidados de mayores, menores y personas dependientes. Se ha avanzado en términos de conciliación, cuestión distinta es conseguir la corresponsabilidad real. Considero que este es uno de los principales desafíos al que, no solo nos enfrentamos las mujeres, sino la sociedad en su conjunto.

¿Qué medidas ha implementado Cetarsa para promover la igualdad de género y apoyar el desarrollo profesional de las mujeres en la organización?

Con más de 35 años de historia, Cetarsa tiene nombre de mujer. La sostenibilidad y el compromiso con la sociedad están en el centro de nuestra identidad, trabajando día a día en el impacto positivo que promueva la inclusión y el desarrollo. Los proyectos de nuestra organización están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS 8 (crecimiento económico) ,10 (reducción de las desigualdades). 17 (generación de alianzas para el desarrollo sostenible), y muy especialmente el ODS 5 (igualdad de género). Debemos trabajar siempre desde el prisma de igualdad, conciliación y dirección estratégica de personas. Actualmente, Cetarsa se encuentra trabajando en su Plan de Igualdad, utilizando todas las herramientas, para conseguir saltar de la igualdad legal a la real.

¿Qué consejos daría a las mujeres que aspiran a roles de liderazgo en la industria tabacalera?

En un mundo acelerado y en constante cambio, la diversidad, la equidad y la inclusión ya no deben ser simples palabras repetidas, sino pilares esenciales en la estrategia empresarial. El liderazgo actual exige empatía y escucha activa de los equipos. Nada vamos a conseguir si no dedicamos un tiempo sustancial de nuestro día a día a escuchar y a involucrar realmente a las personas con las que trabajamos, con autenticidad y transparencia. Para avanzar en el liderazgo femenino es clave fomentar la iniciativa emprendedora dentro de la organización, involucrando a los equipos con entusiasmo y disipando sus miedos a tomar decisiones o equivocarse. En este marco, animaría a las mujeres a impulsar e impulsarse a través del ‘Liderazgo Femenino’, sustentándolo en cuatro pilares: empatía activa (desde la firmeza compasiva), influencia honesta (desde la autenticidad), iniciativa emprendedora (incluso dentro de tu Organización) y humildad (desde el sano orgullo).

¿Cómo crees que la celebración del Día de la Mujer puede impactar positivamente en la conciencia colectiva sobre la igualdad de género en el ámbito laboral?

Partamos de que existe aún la necesidad de seguir consiguiendo mayores cuotas de “igualdad sustantiva”. Una vez alcanzada la “igualdad formal”, hay que seguir apelando a la sociedad y a las instituciones para continuar avanzando hacia la igualdad sustantiva, ya que los datos demuestran que todavía queda un largo trecho que recorrer para que mujeres y hombres cuenten con las mismas oportunidades efectivas. La igualdad no es una cuestión de mujeres. De hecho, es uno de los objetivos recogidos en la Agenda 2030 en favor de las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las alianzas: lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas. Avanzar en igualdad es avanzar en el progreso social. Los avances conseguidos en igualdad no son el final del camino, sino parte del recorrido, arduo y más lento de lo que sería deseable, en el avance hacia la igualdad real y efectiva. Creo que aún queda mucho por mostrar, explicar e informar sobre la necesidad de seguir tomando medidas efectivas por la igualdad, destacando los avances logrados, pero reivindicando a la vez el pensamiento crítico como antídoto ante las fuentes de desinformación y vulneración de derechos fundamentales. Es primordial sensibilizar a la parte de la población que no es consciente de la desigualdad estructural o la que piensa que la sociedad ya es igualitaria (el llamado «espejismo de la igualdad») y no alcanza a percibir la diferencia entre la igualdad legal e igualdad real, en condiciones y resultados. 

¿Qué programas o iniciativas tiene Cetarsa para fomentar la participación de las mujeres en áreas técnicas o tradicionalmente dominadas por hombres?

Entre las iniciativas que considero más relevantes y necesarias en este sentido, son las enmarcadas en visibilizar mujeres profesionales del área STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics). De la mano, me parece primordial trabajar en la necesidad de tener referentes. Conocer historias y trayectorias de otras mujeres con estos perfiles, y contar las nuestras. Estamos trabajando en este sentido. Queremos llevar a cabo proyectos para fomentar la vocación de las mujeres en las denominadas áreas STEM, interviniendo junto con otros agentes culturales, sociales, educativos y económicos, informando sobre las ventajas y oportunidades que brinda el ámbito científico-tecnológico- técnico, y que pueden desarrollarse en nuestra empresa.

¿Cuál ha sido su experiencia personal como mujer en una posición de responsabilidad en una empresa como Cetarsa?

Soy consciente de que nos enfrentamos a intensos desafíos enmarcados en los tiempos que vivimos, y en general las organizaciones están en pleno proceso de transformación, siendo el objetivo de siempre poner al cliente en el centro de las estrategias, pero para lograrlo ahora más que nunca debemos posicionar a las personas que forman nuestros equipos de trabajo. Es primordial para mí respetar la diversidad y promover la igualdad; potenciando un liderazgo inclusivo en toda la cadena de responsabilidades e impulsar una cultura de compromiso social y valores compartidos entre el personal.

¿Qué importancia tiene la diversidad de género en la innovación y el éxito empresarial en la industria tabaquera?

La inclusión de la perspectiva de género en los equipos de innovación fomenta la diversidad de ideas y enfoques. Las diferentes experiencias y perspectivas de hombres y mujeres pueden generar soluciones más creativas y efectivas a los desafíos empresariales. También es muy importante tener en cuenta que, al considerar la perspectiva de género, las empresas pueden identificar necesidades y oportunidades que de otra manera podrían pasar desapercibidas. Esto permite desarrollar productos y servicios que satisfagan las demandas de un mercado diverso y amplios y mejorar la toma de decisiones, al considerar diferentes puntos de vista. Además, la diversidad de género en los equipos de innovación puede fomentar la creatividad y la resolución de problemas de manera más efectiva. Incorporar la perspectiva de género en las políticas de innovación, hace además a las empresas más atractivas para el talento diverso. Esto contribuye a la retención de empleados ya la atracción de profesionales altamente cualificados.

¿Qué mensaje te gustaría transmitir a las mujeres que trabajan en Cetarsa y a aquellas que aspiran a formar parte de la industria en el futuro?

Son tiempos en los que tocan que nosotras mismas seamos las primeras en dar valor a lo que hacemos, ya que invertimos mucho tiempo, esfuerzo y dedicación, y además convertirnos en ‘personas escaleras’, ayudando a subir escalones al resto de mujeres. Debemos ser valientes, pese a los estereotipos, la cultura, la historia y las situaciones geográficas, las mujeres somos quienes sostenemos la vida. Tenemos que ayudarnos y apoyarnos, juntas con un mensaje de fuerza y esperanza avanzaremos y haremos a avanzar a todos en sociedades sin desigualdad, respetándonos a nosotras mismas y quienes nos rodean. Impulsar a las mujeres en su capacitación y formación, así como en las habilidades y la confianza que necesitan para tener éxito, un objetivo para trabajar por un futuro sostenible, con un foco especial en aquellas pertenecientes al ámbito rural, que habitan en las regiones más afectadas por el fenómeno de la despoblación. La Igualdad real solo será posible cuando empresas, instituciones, administraciones y sociedad nos involucremos con este desafío. Hombres y mujeres, debemos seguir trabajando conjuntamente para invertir unas cifras aún bajas de presencia de la mujer en muchos sectores. No debemos dejar que nadie dude de nuestro talento y capacidades, y el primero que tiene que creer en lo que vales eres tú mismo. Las personas que ocupamos algún puesto de liderazgo, tenemos el deber y la responsabilidad de identificar las capacidades de cada persona y orientarles para potenciarlos. Las sinergias mueven el mundo y la igualdad debe impulsarse desde todos los polos. Impulsar la igualdad real desde la infancia y adolescencia hasta las empresas, las familias y la sociedad. Porque trabajando de manera transversal es como podremos acercarnos al tan ansiado salto de la igualdad legal a la real.