Historias de vida

Las gemelas extremeñas del amor: “Tenemos el corazón abierto si alguien viene de buen rollo, si no, que ni lo intente”

Cristina y Marisa Zapata, las populares camareras de First Dates, viven un dulce momento profesional en sus 25 años de carrera en la interpretación

Nos encantaría volver a trabajar en Mérida con alguna Antígona o un clásico de Disney”

Extremeñas de pura cepa, como los ibéricos de bellota de la dehesa de Fregenal de la Sierra, el pueblo de las hermanas Cristina y Marisa Zapata. Las famosas gemelas de First Dates, el programa de citas de Cuatro, se sinceran con este periódico cuando cumplen un cuarto de siglo de profesión atravesando un dulce momento televisivo.

Estas simpáticas y divertidas frexnenses que llegaron a Madrid hace 20 años repartiendo “puerta a puerta” su ‘videobook’, le dijeron a sus padres, bien chicas, aquello de: “Papá, ¡quiero ser artista!”. Y dicho y hecho, fue su propio progenitor quien las preparó para presentarse a las pruebas de acceso a la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla, de donde salieron licenciadas y dispuestas a comerse el mundo, pero “con los pies muy en la tierra”.

Las gemelas con sus padres

Las gemelas con sus padres / Cedida

“Esta profesión es muy volátil, un día estás arriba y otro abajo. Nosotras tenemos muy presente cómo nos han criado nuestros padres y la popularidad no ha cambiado nuestra forma de ser”, confiesan las hermanas sobre el salto a la fama después de una jornada de grabación del ‘dating show’ en el que sirven la cena a los comensales del restaurante capitaneado por Carlos Sobera. “En el pueblo tenemos a nuestros amigos de toda la vida, tener una buena base de amistad es importante porque son la familia que has elegido”, completan.

Tenemos muchas ganas de seguir creciendo como actrices y presentadoras

Estamos buscando un representante para tener más oportunidades; todo lo hemos conseguido por nosotras mismas

Las gemelas estudiaron hasta COU en Fregenal, donde recibieron clases de solfeo y piano en la escuela municipal de música, y aprendieron guitarra por su cuenta, hasta que entraron en Arte Dramático. “Queríamos ser cantantes por eso estudiamos solfeo, pero nos hemos centrado en la interpretación”.

“Vinimos a Madrid sin conocer nada, tocando puerta a puerta con nuestro ‘videobook’, ahora llamas a una productora y mandas un link, pero entonces no sabíamos ni enviar un email con un archivo adjunto”, recuerdan bromeando las actrices, que para llegar donde están hoy han dedicado años de trabajo en un mundo, el de la interpretación, en el que, precisan, “solo el 8%” de los actores del país están activos laboralmente.

Las gemelas Zapata en el restaurante del amor

Las gemelas Zapata en el restaurante del amor / Cedida

Representante

“Estamos intentando buscar algún representante para tener más oportunidades, pero es muy difícil porque tienen ya las carteras cerradas y hay muchos actores. Así que todo lo hemos conseguido por nosotras mismas”, explican las extremeñas, que se presentaron hace ocho años a un casting de gemelas para un reality show del que no les dieron detalles.

Al principio salíamos un día a la semana en First Dates, pero poco a poco nos fueron añadiendo días y ahora estamos de lunes a viernes”, detallan a la vez que revelan que lo que se cuece en el programa no es teatro sino pura y dura realidad. “Todo es verdad, de hecho si la productora se entera de que alguien viene de cachondeo no le deja participar”.

Con Cupido revoloteando en su restaurante, a Cristina y Marisa no les ha apuntado aún el flechazo de la conquista, por eso “tenemos el corazón abierto si alguien viene de buen rollo, si no, que ni lo intente”, zanja Marisa, que confiesa no haber tenido la misma suerte que su gemela en las relaciones amorosas. “Ahora estoy sola, pero en el amor me ha ido bien, he tenido parejas muy bonitas”, apostilla Cristina.

Las hermas gemelas Zapata

Las hermas gemelas Zapata / Cedida

Nuevos proyectos

Las actrices tienen en ciernes un espectáculo cómico y de terror con el director Víctor Matellano, un proyecto que se está macerando y que compaginan con la televisión. Para el futuro desean cine y ficción y, por supuesto, quieren trabajar en su tierra. “Nos encantaría volver a Mérida, por ejemplo, con una Antígona o un clásico de Disney como Caperucita Roja o Blancanieves”.

En el Teatro Romano debutaron con ‘El sueño de una noche de verano’ hace dos décadas y desde entonces, casting tras casting, han pasado por Canal Sur, Canal Extremadura, Telemadrid o La Sexta hasta convertirse en caras habituales de la pequeña pantalla con ocho temporadas en First Dates.

Estas gemelas que de pequeñas admiraban a la Pantoja y cantaban por Parchís, La Década Prodigiosa o Mecano, no quieren bajarse del escenario para cumplir otro medio siglo sobre él: “Tenemos muchas ganas de seguir creciendo como actrices y presentadoras”. Para conseguirlo, Cristina y Marisa Zapata están en la misma carrera de fondo que sus referentes teatrales, a quienes no ponen nombre y apellidos porque, aseguran, donde se ve el crecimiento de un personaje es en el propio escenario. ¡Mucha mierda para estas extremeñas de película!. Su trayectoria y sus trabajos se pueden seguir en sus redes sociales: @marisazapatatv @cristinazapata7 @actricesgemelaszapata