Los grupos se dan el plazo de un año para alcanzar el acuerdo

Fiscalidad y despoblación, claves del pacto sobre financiación autonómica

La comisión para consensuar la postura común de Extremadura inicia los trabajos con las solicitudes de comparecencias de expertos e instituciones

PP, PSOE, Vox y Unidas por Extremadura defienden la negociación multilateral: "Privilegios no"

Panorámica del hemiciclo de la Asamblea de Extremadura durante la celebración de un pleno.

Panorámica del hemiciclo de la Asamblea de Extremadura durante la celebración de un pleno. / Asamblea de Extremadura

Cuenta atrás para la negociación de la financiación autonómica. Fiscalidad, despoblación, solidaridad e igualdad territorial son algunas de las prioridades que los grupos parlamentarios defenderán en la comisión de estudio que se ha creado en la Asamblea para consensuar la postura común de Extremadura ante la reforma del sistema. Este pasado miércoles se celebró la primera reunión, en la que sus 13 integrantes elaboraron el plan de trabajo «dentro de la normalidad parlamentaria» y con miras a alcanzar un acuerdo en el plazo de un año. 

Según explicó el diputado del PP Hipólito Pacheco, el primer paso será la comparecencia de los expertos: hasta mediados de julio los grupos podrán solicitar la participación de especialistas e instituciones para mostrar su opinión en la materia. Después, el objetivo es que se pueda establecer un diálogo entre todos y alcanzar conclusiones y acuerdos que puedan ser elevados al pleno y votados por unanimidad de PP, PSOE, Vox y Unidas por Extremadura.

Aunque aún queda un año de negociación por delante, de momento las posturas están alejadas más allá de la exigencia de que a nivel nacional el Gobierno promueva un debate multilateral. «Privilegios no», reiteró Pacheco en alusión a Cataluña.

A juicio del diputado popular, Extremadura debe reivindicar sus derechos ante el Gobierno de Pedro Sánchez tanto en la Conferencia de Presidentes como en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) bajo el liderazgo de la presidenta de la Junta, María Guardiola, y con el «apoyo de todo el espectro de la sociedad extremeña y especialmente» de los grupos parlamentarios.

Negociación multilateral

Para el PP, la financiación autonómica precisa de los principios de solidaridad e igualdad, ambos a su juicio «rotos por el PSOE». Por ello, Pacheco pidió a los socialistas extremeños que «se aclaren» toda vez que el debate y el acuerdo deben producirse «dentro de una negociación multilateral». «Nunca puede ser una negociación individual con una sola comunidad», reiteró Pacheco en declaraciones a los medios recogidas por Europa Press. 

«Una cosa es el modelo fiscal y la otra singularidad. Nosotros lo tenemos muy claro: el sistema de financiación autonómica se debe resolver de manera multilateral», replicó el diputado socialista Jorge Amado tras recordar que fue el PSOE quien impulsó la creación de esta comisión. Los socialistas parten de la premisa «muy clara» de que cualquier ciudadano, viva donde viva, debe aportar financiación en función de lo que tiene y recibir en base a lo que necesita.

Un principio, según Amado, que Guardiola «se ha cargado a la primera de cambio» tras aplicar una rebaja fiscal que «privilegia» a las clases altas y merma las arcas autonómicas al mismo tiempo que se reclaman más fondos al Estado. Por ello, consideran que en este debate se debe hablar también de fiscalidad y tender hacia la armonización entre los territorios.

Desde Vox, su diputado Javier Bravo ya adelanta que sin renunciar a la máxima de que haya acuerdo, su grupo considera que el de la financiación autonómica es un debate «artificial». «Aquí el problema radica en que siempre lloran los mismos, maman los mismos y a los demás nos quedan sin nada», dijo el diputado. Frente a los «auténticos chantajes separatistas que hay ahora», Vox aboga por «una política común desde un gobierno centralizado para que todas las inversiones sean iguales para toda España». 

Por su parte, la diputada de Unidas por Extremadura Irene de Miguel advirtió que esto «no va de golpear a Pedro Sánchez ni generar animadversión hacia Cataluña», sino de lograr una financiación justa y equitativa. Por ello, pide a Guardiola tejer alianzas con territorios que comparten problemáticas con Extremadura: Galicia, Castilla y León o Castilla La Mancha, cuyo envejecimiento y dispersión impiden que se garanticen servicios públicos de calidad.