PLAN INFOEX 2024 PARA LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES EN LA ÉPOCA DECLARADA DE ALTO RIESGO

“El objetivo es el mismo siempre: volver todos a casa y eliminar la amenaza que supone un incendio forestal”

El pasado 18 de junio comenzó la campaña de verano de incendios en la región, en la que trabajarán 1.200 efectivos, entre ellos 850 bomberos forestales y 250 agentes del medio natural. El consejero de Gestión Forestal y Mundo Rural, Ignacio Higuero, llama a extremar las precauciones a toda la población para prevenir incendios forestales en esta época del año. Para luchar contra ellos están listos las 24 horas profesionales como Yass Amrani, coordinador de los medios aéreos de Sky Helicópteros, que cuenta cómo es su día a día en este servicio.

Yass Amrani, coordinador de los medios aéreos de SkyHelicópteros.

Yass Amrani, coordinador de los medios aéreos de SkyHelicópteros. / EL PERIÓDICO

Lucas Maldonado

¿Cómo y cuándo comenzó su carrera como piloto de helicópteros y coordinador de los medios aéreos de Sky Helicópteros?

En el mundo de la aviación hay un componente vocacional importante. El camino para llegar a comandante es un camino difícil e incluso a veces muy tedioso. Por ello hay muchos que empiezan y se apean en el camino. Es un mundo que hay que ser paciente y más, en una operación tan hostil como puede ser la lucha contra incendios. En mi caso, inicié mi andadura el año 2005 en una academia en Girona donde después de un “bautizo” aéreo en un pequeño Robinson 22 (helicóptero ligero que dedican las academias para la enseñanza), decidí querer dedicarme a ello. Cierto es que en mi caso empecé con una edad tardía (cerca de los 30 años), pero las posibilidades tanto laborales como económicas en aquel momento hicieron que pudiese apostar por ello. Eso sí, lo digo siempre, fue el peor año de mi vida debido a que compaginar estudios, vuelos, trabajo, vida y todo eso a más de un 100% es agotador. Pero llega el momento en el que ya dispones de tu licencia y ya eres apto para volar. Como toda profesión, en la aviación se requiere de una experiencia y capacidad de gestión para la ejecución del vuelo. Esa experiencia se va adquiriendo conforme pasan los años y vas realizando operaciones diversas dentro del ámbito de los trabajos aéreos. Personalmente, siempre digo, que las horas de vuelo de un piloto, no radican únicamente en la habilidad a los mandos (que también tiene su importancia, claro está), sino la capacidad de análisis, gestión y resolución que se realiza en cabina y en el entorno de la operación. En la operación de lucha contra incendios puedo asegurar que el nivel de “inputs” por segundo que se generan es enormemente importante dado la hostilidad del entorno y la variabilidad de los elementos operacionales. No es una operación sencilla.

Distintos medios en extinción de incendios del Plan Infoex.

Distintos medios en extinción de incendios del Plan Infoex. / EL PERIÓDICO

Como comento, la capacidad de gestión en cabina es importante, pero también fuera de ella. Coordinar tu operativa durante el día a día, es un parámetro indispensable para que, tanto desde el punto de vista normativo como operacional, se desarrolle con las máximas garantías de seguridad. Pero nosotros como pilotos, formamos parte de un puzzle que justamente garantiza un estándar de seguridad. Las compañías propiamente, normativas, inspecciones y auditorias, así como unos entrenamientos periódicos y requeridos, hacen que las tripulaciones puedan desarrollar correctamente las operaciones con un equilibro entre seguridad y eficacia.

En mi rol de Coordinador de la Región de Extremadura de la compañía Sky Helicópteros, no dejo de ser una pieza más dentro del puzzle donde básicamente sirvo de enlace y canalizador de esos elementos para, juntamente con la compañía, obtener respuesta proactiva.

Además, con el PLAN INFOEX analizamos y gestionamos de manera conjunta las posibilidades del operativo y atendemos soluciones de operatividad y optimización de los recursos de los que dispone la comunidad en aras de una mejor calidad de servicio. Siempre digo que para que algo funcione, es importante la intervigilancia y la “empatía profesional” para poder sugerir o atender las demandas o propuestas de mejora que se puedan producir. 

Un helicóptero ayuda a las labores de extinción de un incendio.

Un helicóptero ayuda a las labores de extinción de un incendio. / EL PERIÓDICO

¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrenta en la coordinación y respuesta a incendios forestales?

Como piloto de LCI (Lucha Contra Incendios), los desafíos son múltiples dado que el entorno como he comentado es variable y hostil. Pero la finalidad es idéntica en todos los casos: volver todos a casa y eliminar la amenaza que supone un incendio forestal. Ello es una premisa que tanto mis compañeros de profesión como yo, tenemos claro. Es importante destacar, que para actuar en un incendio forestal, las variables del propio incendio como del entorno han de estar supervisados de manera constante. El vuelo a baja altura, las maniobras de carga de agua, el lanzamiento, cables de alta tensión, la presencia de aves, y un largo etcétera, son algunos de los peligros a los que nos enfrentamos. Si, además, le sumamos que hemos de apoyar de manera eficaz al personal de tierra para “abrirles” ventanas de actuación y atender a sus necesidades en la extinción, podemos imaginar la carga mental de trabajo que se genera dentro de cabina. Desde el punto de vista de la gestión o la coordinación de los medios dispuestos en la comunidad por la compañía, la finalidad principal es que todo el operativo esté listo para poder hacer frente a las necesidades que se puedan presentar, y dar respuesta eficaz por parte todos los componentes que formamos la compañía (tripulaciones, técnicos de mantenimiento, etcétera). Al final, esa predisposición y análisis constante de ganancias marginales, es lo que juntamente con el INFOEX, hacen que podamos desarrollar nuestra tarea con seguridad y eficiencia.

Cuadro de mandos de un helicóptero del Infoex en pleno vuelo.

Cuadro de mandos de un helicóptero del Infoex en pleno vuelo. / EL PERIÓDICO

¿Qué avances tecnológicos recientes han sido más significativos en la lucha contra incendios desde el aire?

Puede sonar atrevido hablar de avances en un global o de otras Comunidades Autónomas. Pero sí me atrevo a destacar las mejoras instauradas en la Comunidad de Extremadura por lo menos, desde el año 2016 que es desde cuando estamos operando. En el mundo de los incendios forestales, por lo que se refiere a medios aéreos, la evolución en esta comunidad ha radicado en dos líneas muy definidas. Una primera línea es la del concepto de gestión de los medios y su coordinación. El control de los medios aéreos, su control de la actividad, su planificación y una combinación con la estrategia de extinción hacen posible una optimización del recurso así como una fluidez del mismo. Para ello son necesarias aplicaciones informáticas que recojan dichas necesidades y puedan dar información rápida y en tiempo real, a los directores de extinción. La segunda línea tiene una relación directa con esa gestión y aquí es lo que podemos observar de manera directa con la inversión en tecnología. La inclusión de aeronaves de última generación con una capacidad de transporte y carga de agua, que se ajustan a la necesidad del territorio y al dispositivo, es un ejemplo de optimización. Se ha incorporado un sistema de telecomunicaciones y de transmisión de imágenes en tiempo real y con alta resolución, que permite la visualización en directo del incendio, perimetrar, y realizar composiciones de imagen con diferentes espectros que ayudan a la composición de lugar del director de extinción y por ende, a una optimización de la estrategia en caso de ser necesario. Además, una modernización del equipo y sobre todo del modelo habitual del CMA (Coordinación de Medios Aéreos) que son nuestros “controladores aéreos”, ha sido clave para la seguridad de las aeronaves y como punto de enlace para la Dirección de Extinción. En estos puntos, la comunidad puedo decir que ha sido una de las pioneras.

Como he comentado, el análisis constante de las necesidades y dar vida a las ganancias marginales que podemos usar, hacen que se disponga al momento de la información necesaria para la toma de decisiones.

Palanca de mandos de un helicóptero del Infoex.

Palanca de mandos de un helicóptero del Infoex. / EL PERIÓDICO

 ¿Cómo se decide la estrategia de ataque aéreo en un incendio forestal?

La estrategia de un incendio forestal la deciden los Directores de Extinción (Coordinadores y Agentes del Medio Natural). Ellos nos dan las instrucciones necesarias para iniciar la extinción y nosotros ejecutamos las maniobras para ello. Pero dado que disponemos un punto de vista global mientras volamos, para la toma de decisiones se apoyan en nosotros para recabar información de su estado y posible evolución. La llegada de las mejoras tecnológicas antes citadas, hace que esa información llegue más rápida y precisa, y, por tanto, se optimiza. Nunca hay dos incendios iguales. Sí en tipología, pero cada uno muestra más o menos factores variables. Al final, se trata de ejecutar una serie de maniobras y coordinarnos entre los diferentes medios aéreos que intervienen para conseguir la finalidad de extinguir.

¿Cómo se coordina el trabajo entre los medios aéreos y terrestres durante un incendio?

El método de comunicación siempre es la radiofrecuencia. Las aeronaves y los equipos terrestres, van equipados con emisoras de largo alcance y con canales digitales separados por grupos, que permiten que las comunicaciones sean globales para un sector o grupo, y además que no impidan las comunicaciones en otras partes de la región. En cabina, estamos pendientes tanto de las comunicaciones operativas como de las aeronáuticas. Pero es mandatorio disponer de comunicación. La transmisión de información es vital para el buen desarrollo seguro de la operación y obtención de resultados y por ello, no se pueden escatimar recursos en asegurarlos.

Una labor importantísima para la gestión de un gran incendio forestal y que tiene relación con cómo nos coordinamos (sobre todo cuando existe un gran número de aeronaves), es la coordinación aérea (CMA). Es una parte fundamental para la organización de las aeronaves y desarrollo de la estrategia. Extremadura cuenta con un modelo muy adecuado y ajustado con grandes profesionales, que hacen dos funciones fundamentales: el mantener el orden de prioridades de las aeronaves con instrucciones claras y concisas, y además la comunicación constante con los puestos de mando organizadores de la estrategia de extinción usando los medios tecnológicos de última generación. El modelo en algunas regiones es más simplista, pero aquí puedo asegurar que se ha evolucionado mucho. Eso a nosotros como tripulaciones, nos tranquiliza mucho.

¿Qué medidas de prevención considera esenciales para evitar incendios forestales?

Eso es una pregunta compleja y llena de variables, en la que la respuesta creo que es mejor que la contesten los expertos en el tema. Yo sé mucho de vuelo y poco de gestión forestal (risas). Pero Extremadura cuenta con equipos vinculados no solo a la extinción, sino a la prevención y cuya profesionalidad colaboraría a resolver esta cuestión de manera más clara que mi visión. Los Coordinadores, el colectivo de Agentes del Medio Natural, y un largo etcétera de profesionales, son candidatos a garantizar una respuesta más realista.

¿Cómo afectan las condiciones climáticas extremas, como las olas de calor y las sequías, a su trabajo?

Con respecto a operación, nos afectan de la misma manera que a los compañeros que actúan en tierra. Altas temperaturas en cabina, pérdida de líquidos y sales que remediamos con hidratación frecuente. En sentido más genérico, estas situaciones extraordinarias (aunque cada vez más frecuentes), hacen que la 'chispa' sea menor para producir la misma intensidad. También estos factores colaboran en que disponemos de menos lugares para poder disponer de agua para la extinción y, por tanto, la cadencia de descargas de agua o retardante, pueden ser más espaciadas. Las aeronaves, por una cuestión de densidad de aire “trabajan más” y por ende, hemos de prestar más atención a los parámetros. Es un conjunto de ajustes que hay que realizar y que hemos de tener en cuenta. 

¿Qué tipo de entrenamiento y formación reciben los pilotos y el personal del plan Infoex?

Hay que definir claramente dos tipos. Los propios que realizan las tripulaciones para la operación y que vienen definidos por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea como requisito indispensable para garantizar los estándares de seguridad, y después los entrenamientos combinados con el personal del plan INFOEX, en los que mediante sesiones definidas y con temporalidades establecidas, realizamos recurrentemente con la finalidad de dar a conocer y entrenar los procedimientos de embarque, operación, procedimientos ante eventuales emergencias a bordo, seguridad, etcétera.

Esto hace que antes de embarcar en una aeronave dedicada a la operación LCI, el personal haya pasado una instrucción inicial y recurrente cada 30 días. Es la manera de que el equipo siga una línea estandarizada con la finalidad de garantizar seguridad y eficiencia. Pero no menos importante, es la formación recíproca del dispositivo del plan INFOEX hacia las tripulaciones, cosa que provoca el conocimiento del sistema y por tanto, un aumento en la intervigilancia en la intervención así como una “empatía profesional” de todos los intervinientes.

¿Qué importancia tiene la conservación y el manejo sostenible del territorio en la prevención de incendios?

Este tema daría para una entrevista muchísimo más extensa. En todos los años que llevo dedicado a la extinción, he podido ver diferentes modelos de comportamientos del fuego. La lectura de un incendio es única y nunca actúas siguiendo un estándar. Las condiciones son cambiantes, intervienen muchas variables que hacen que no te puedas relajar. He visto propagarse incendios en montes gestionados, con mosaico y que han arrasado miles de hectáreas en horas, como también propagaciones diferentes a lo esperado y cuya “carta de presentación” a la arribada, no coincide con la resolución final en materia de hectáreas afectadas. Lo que sí que sé, es que el monte quema y seguirá quemando; eso es una realidad que hemos de aceptar. Pero la naturaleza es sabia y sabe regularse. Sabe qué vegetación es la más apropiada para las condiciones actuales, y que zonas deben tener más atención. La fauna hará lo mismo. El fuego ha sido siempre una herramienta de gestión de las masas forestales, así como lo han sido los aprovechamientos u otras maneras. Simplemente, hay veces que el fuego (intencionado o no), gestiona.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir a la población para ayudar en la prevención de incendios forestales?

La información hacia la población es muy accesible. Redes, campañas, reportajes, etcétera. Todo está al alcance de la mano para quien quiere conocer y minimizar el impacto. Pero la información como siempre digo, ha de ser información de calidad y ajustada a la realidad del territorio. No sirven teorías o líneas globalizadas. Hemos de evitar “falsos mantras” o “gurús del apocalipsis” que lo único que consiguen es alertar de manera inconsciente a la población. Considero que la población en general, dispone de suficiente criterio para seleccionar las recomendaciones y entender el motivo de aplicar o no restricciones. Y todos los intervinientes o colectivos que estamos de manera directa o indirecta relacionada con los incendios forestales, transmitimos una porción del mensaje que es el que la población ha de interpretar.

Además, como apunte final, solo reconocer el gran trabajo y mi admiración suprema que siento hacia cada uno de los miembros de este dispositivo sin excepción, a cada uno de los compañeros con quien me encuentro en las intervenciones, a quienes ponen toda su profesionalidad y empeño para que las aeronaves estén listas para la operación, y a todos aquellos que hacen que nuestro trabajo sea más sencillo. 

UE FEADER  | JUNTA DE EXTREMADURA

UE FEADER / JUNTA DE EXTREMADURA