Los extremeños más influyentes

Débora Cañete: "Me planteé irme fuera cuando estaba estudiando pero es que soy muy bellotera"

Peluquera. 28 años.

Débora Cañete

Débora Cañete / El Periódico

Débora Cañete (Badajoz, 1996) es una pacense que está conquistando, a base de trabajo y creatividad, el mundo de la peluquería. Con su establecimiento –primero asentado en el barrio de San Fernando, en Badajoz, y luego trasladado al centro- ha llegado a ser reconocida en la prestigiosa revista de moda fundada en 1892, Vogue.

¿Cómo llega usted a montar un salón de peluquería de este calibre?

Pues primero hice un grado medio de Estética y otro de Peluquería. Después me seguí formando: un grado superior de Estilismo y Dirección de Peluquería. Después ya me especialicé en color. Llevo trabajando desde los 17 años y formándome, 11.

Decidí emprender esta aventura en 2019. Siempre me ha gustado aprender y conseguir plasmar ideas y conceptos en nuestros clientes. También me gusta seguir aprendiendo nuevas técnicas y tendencias constantemente, así nuestros clientes están a la última.

¿Por qué decidió apostar por emprender y vivir en su ciudad?

Me gusta mucho Extremadura. Es verdad que me replanteé irme fuera ya incluso cuando estaba estudiando, lo que pasa es que me considero muy bellotera. Badajoz es mi ciudad: todo lo que te aporta creo que no se consigue en otra parte.

¿Por qué decide dedicarse a este mundo?

Era mi pasión desde que era muy pequeña. Siempre he tenido clara vocación por este sector.

¿Cómo es su día a día?

Pues aparentemente monótono, pero en realidad siempre estamos creando cuando llega un cliente al salón. Hay veces que sabes qué se va a realizar pero otras no sabes qué escogerá. Ahí es donde empieza la magia.

¿Cómo es su clientela?

Tengo unas clientas que no me las merezco, son increíbles. Es algo que he recalcado siempre. No puedo estar más orgullosa de la familia que se ha creado en el salón. Usted ha sido reconocida por las más prestigiosas revistas de moda. ¿Cómo se siente?

Muy orgullosa. Aún estoy emocionada. Estoy muy agradecida por este reconocimiento.

Usted es el claro ejemplo de que se pueden hacer grandes cosas desde ciudades pequeñas.

Claro que sí. Considero que todos empezamos desde cero, da igual desde dónde. Lo que importa es que te sientas satisfecho con tu recorrido.

¿Se siente ejemplo de que las cosas se pueden hacer de otra manera?

Las cosas se pueden hacer de muchísimas maneras. Yo emprendí en pandemia y las cosas a lo mejor podrían hacerse hecho de otra forma, pero si no hubiese seguido con mi salón, no me hubiese sentido satisfecha de todo lo que había sacrificado.

¿Cómo está el panorama laboral para el joven extremeño?

Da bastante pena, de hecho. Veo gente joven que apenas emprende, cada vez hay más miedo a hacerlo.

¿Animaría a más personas de su edad a dedicarse a su sector?

Por supuesto. Pero ya no solo a mi sector sino a todo lo que conlleva el sector de la belleza. Hay un abanico muy amplio y no todo es estética y peluquería. Es un sector sacrificado, pero a la vez es el más bonito.