La descarbonización del campo

El tractor de hidrógeno ya llegó

Lobón acogió ayer una jornada destinada a fomentar el consumo del hidrógeno verde entre los agricultores y ganaderos

Esta tecnología puede emplearse tanto para sustituir al gasóleo en la maquinaria agrícola como en grupos electrógenos para riego

Un tractor durante la recogida de trigo.

Un tractor durante la recogida de trigo. / Europa Press / Carlos Castro

Redacción

Son varios los prototipos de tractores eléctricos que se han desarrollado hasta la fecha, pero la llegada al mercado de esos modelos, en especial los de mayor potencia, se antoja complicada y a unos precios poco en sintonía con el bolsillo de los agricultores. Algo similar a lo que ocurre con otra maquinaria agrícola pesada. En este escenario, los motores de hidrógeno, ya sean de origen o transformando los de propulsión diesel, aparecen como una alternativa que también avanza en la descarbonización, al tiempo que ayuda a reducir costes. 

Lobón acogió ayer una jornada destinada a fomentar el consumo del hidrógeno verde entre los agricultores y ganaderos. La organizaron la firma Golendus, especializada en esta tecnología, SOIH2 y el ayuntamiento de esta localidad pacense, y a ella asistió la directora General de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Agricultura extremeña, Raquel Pastor.

Las aplicaciones del hidrógeno en el sector agroganadero van más allá de la maquinaria agrícola, y pueden llevarse también a los sistemas de regadío o las explotaciones ganaderas, muchas veces intensivas en el uso de energía (como granjas porcinas o avícolas).

Recurrir a esta tecnología facilita «una reducción bastante importante» de los costes energéticos de las explotaciones agrarias, con «un ahorro que puede ser de hasta un 40%», siendo «conservadores», defiende Gema Alejandra González, CEO y fundadora de Golendus. Uno de los ámbitos de actuación de esta firma extremeña es la transformación de motores y equipos industriales de combustión a hidrógeno, con lo que pueden sustituir el diésel por este gas.

La inversión que hay que efectuar para el cambio y el periodo de amortización del desembolso inicial dependerá de cómo de intensivo sea el uso de la maquinaria, su antigüedad (las más viejas suelen ser menos eficientes) o del precio al que estén los combustibles fósiles. 

En el caso de los tractores, cada uno es «un mundo», por lo que previamente se efectúa «un estudio específico» (se hace uno de forma gratuita a todos los clientes interesados). En él se abordan, entre otros aspectos, «cuánta autonomía se necesita», ya que «lo más caro en el sistema de transformación es el almacenamiento».

Un kit de autoconsumo permite producir el hidrógeno en la misma explotación

Si se opta por el kit de autoconsumo, que es el que hace posible producir el hidrógeno en las propias instalaciones (integrado por los electrolizadores, los sistemas de almacenamiento, el grupo electrógeno y la instalación fotovoltaica), con él se podrá atender tanto el suministro a la maquinaria como otros usos de la explotación (el riego, por ejemplo). Escogiendo esta alternativa, que es la que permite ser autosuficiente, el periodo de amortización de la inversión puede estar en torno a los «cuatro años».

Esta también sería una opción interesante, arguye González, para aquellas empresas agropecuarias que tengan ya una instalación fotovoltaica en marcha. En la mayoría de ellas, aduce, siempre hay una parte de la energía que no se usa, que se «suele perder» y que podría destinarse a generar hidrógeno para usar en grupos electrógenos o maquinaria agrícola.

Gran potencial en la región

La directora general de Industria, Energía y Minas de la Junta de Extremadura, Raquel Pastor, puso en valor ayer durante su intervención en la jornada el «gran potencial» de Extremadura para desarrollar proyectos de producción de hidrógeno verde, y destacó que Lobón vaya a acoger la primera fábrica de electrolizadores del país.

«Tenemos por delante un futuro prometedor para potenciar la generación de hidrógeno, su almacenamiento y empleo en múltiples sectores», continuó la directora, recordando que Extremadura cuenta con importantes recursos hídricos y gran capacidad de agua embalsada, además de ser «región líder» en generación de energías renovables, sobre todo en la instalación de plantas fotovoltaicas.

Asimismo, apuntó que la Junta está simplificando procedimientos para agilizar permisos y ayudas que faciliten precisamente la instalación de nuevos proyectos como los que se debatirán a lo largo de la jornada.

Reducción de costes

«El hidrógeno verde es una oportunidad con presente y futuro para el desarrollo económico e industrial de Extremadura», insistió Pastor, señalando las opciones que presenta para el desarrollo de áreas rurales, a la hora de abaratar costes, «reduciendo el gasto en carburante» en el sector agroganadero.

Produciendo hidrógeno, incidió, se conseguirán «mayores cotas de descarbonización, avanzar en la transición ecológica, así como contar con fuentes propias de energía, siendo más independientes de terceros países», y contando con una mayor seguridad de suministro de combustible.

Para avanzar en el sector, Extremadura necesita «remar hacia el mismo puerto», fomentando la relación entre empresas y administraciones, aportando tanto desde lo público como desde lo privado, ayudas y capital a la implantación de proyectos ligados a la producción de este gas, razonó.

Al respecto, recordó que la región cuenta con normativa facilitadora, al haberse declarado de interés general la producción de hidrógeno verde en la región.

De este modo, resaltó que la Junta apoyará «en todo lo posible» proyectos que generen energías, economía y sostenibilidad. «Tenemos claro que potenciar la producción de hidrógeno nos posicionará en mejores perspectivas de empleo, riqueza y atracción de población», remachó.

Suscríbete para seguir leyendo